1. Vivir el equinoccio

No sabes nada de Yucatán si no has vivido este fenómeno de la astroarqueología . Sin dejar de lado los cálculos, las matemáticas y la arquitectura, el simple hecho de estar presente en Dzibilchaltún o Chichén Itzá para recibir a la primavera es un evento que marcará un antes y un después en tu vida.

 

2. Nadar en agua rosada

¡Sí, rosada! La salinidad del Río Lagartos produce un agua de un color increíble, en la que puedes flotar sin ningún esfuerzo de tu parte.

 

3. Comer chile habanero

¿Cómo puedes tener ante tus ojos el chile más picante del mundo y no sentirte tentado a saber si las leyendas de su picor son ciertas? Vamos, ¡muestra tu valentía y prueba el chile habanero!

A photo posted by EL YUCATECO (@elyucateco_la) on

 

4. ¡Visitar el punto del impacto que extinguió a los dinosaurios!

Ok, la verdad es que no se puede ver, pero…sería algo muy cool, ¿no? Lo importante es saber que ahí empezó todo. Además, hay playas preciosas y se come muy bien 😉

A photo posted by Mimo (@miguel.moguel) on

 

5. Conocer la catedral más antigua del continente americano

¿Qué piensas de poder remontarte al momento donde comienza el choque cultural y religioso entre los españoles y los nativos en tierra firme?

A photo posted by . (@fbnnslife) on

 

6. Nadar en cenotes

¿Qué tal darte un chapuzón en agua que emerge de la tierra de manera natural y cristalina? Te aseguro que no encontrarás nada mejor para mitigar un calor de mas de 40 grados. Tenemos mas de 2000, así que si no los conoces es porque no quieres.

A photo posted by CLAUGIANN (@claugiann) on

 

7. ¡Comer!

La cochinita pibil es un platillo delicioso, pero créeme que Yucatán es mucho más que eso: relleno negro, relleno blanco, escabeche oriental (del oriente del estado, nada que ver con China), panuchos, salbutes, tamales colados, vaporcitos, queso relleno, longaniza de Valladolid, carne ahumada de temozón, puchero, frijol con puerco..Uf ¡de lo que te has estado perdiendo!

 

8. Enamorarte de nuestras costas

Porque nuestra costa esmeralda enamora…Y si no que lo digan los miles de extranjeros que han hecho de Yucatán el lugar donde pasar sus veranos y vacaciones acostaditos en la hamaca escuchando el romper de las olas.

 

9. Ir a Chichén Itzá

Aunque no vas a ser de esos afortunados que sí pudieron subir a la pirámide antes de que lo prohibieran, Chichén Itzá es una de las maravillas del mundo. Así que si tienes la oportunidad , ve gózalo y enorgullécete como nosotros.

A photo posted by CLAUGIANN (@claugiann) on

 

10. Ver un atardecer de esos bien rojos

Piensa en atardecer como un ritual diario y disfruta de uno de los fenómenos naturales más bonitos que tiene la capital. ¡Algunos son increíbles, mira si no!