Con sólo cuatro mil pobladores, Mineral de Pozos tiene su origen en la industria minera (aquí puedes leer una excelente reseña histórica), que luego de su apogeo y su caída lo dejó convertido en un verdadero “pueblo fantasma”. Hoy, sin embargo, ha resurgido de sus cenizas gracias al impulso turístico y es un auténtico tesoro que México tiene para ti.

 

1. Dejarte llevar sin rumbo fijo por sus callecitas mágicas y encontrarte con paisajes como este…

 

2. …¡O como este!

A photo posted by Faby Rosiles (@fabyrosiles) on

 

3. Recorre las ruinas de las minas y del antiguo pueblito para aprender más de la historia de nuestro país.

A photo posted by Juan Borcegui (@borcegui) on

 

4. Puedes hacerlo solo o contratar a algún guía, que seguramente te contará todos los secretos que guardan estas paredes…

A photo posted by Juan Borcegui (@borcegui) on

 

5. ¡Y ni hablar de la cantidad de fotos increíbles que vas a poder sacar!

A photo posted by Inggriid (@ingrid_acostita) on

 

6. La Hacienda de Santa Brígida y su mina fueron claves para la historia de Mineral de Pozos. Visitala y escucha las historias de boca del mismísimo Don Enrique Morín, su propietario.

 

7. Andar a caballo en Mineral de Pozos es la mejor manera de conocer las planicies semidesérticas que lo rodean.

A photo posted by Juan Borcegui (@borcegui) on

 

8. ¿O vas a conformarte con mirarlas de lejos?

 

9. Visita las minas abandonadas y podrás encontrarte cuarzos a simple vista y, ¿por qué no?, hasta algún pedacito de oro…

 

10. No te pierdas la celebración de la Semana Santa ni el Festival del Mariachi (en mayo).

A photo posted by @kat_delatorre on

 

11. Ni el Festival de la Toltequidad en julio.

 

12. En estos hornos se fundía todo el material extraído de la Mina de Santa Brígida.

A photo posted by Juan Jaramillo (@jarammyiio) on

 

13. La Parroquia de San Pedro Apóstol es la vista omnipresente desde todo el pueblo.

A photo posted by Rafael (@rafaelconcamara) on

 

14. En su interior te encontrarás con el Cristo itinerante de los mineros y con las paredes recubiertas de frescos que imitan mosaicos de época.

 

15. ¡Y no te olvides de admirar su cúpula!

 

16. Vas a enamorarte de los paisajes y del aroma de los muchos campos de lavanda de la zona.

A photo posted by Juan Borcegui (@borcegui) on

 

17. Y si lo tuyo son las aventuras al aire libre, puedes subir en bici o caminando al Cerro del Águila. ¡WOW!

A photo posted by Pato Balderas (@patobalderas) on

 

18. Y no nos olvidemos de lo más importante: este pueblo mágico tiene una amplia oferta de restaurantes y alojamientos, ¡Hay para todos los presupuestos, ya vas a ver!

 

19. Ahora ya sabes por qué Mineral de Pozos es un destino increíble. Sólo te falta decidir cuándo ir 🙂