1- Conocer la Puerta de Brandeburgo, de día y de noche.

Y es que estar en Berlín y no ir en varios momentos a la Puerta de Brandeburgo, uno de los símbolos de la ciudad, tanto de día como de noche, es como no haber estado en la ciudad.

2- Subir a la cúpula de cristal de Norman Foster, del Parlamento Alemán.

Esta es una de las actividades que no puedes perderte. Eso sí, reserva tu entrada con antelación, ya que suelen agotarse rápido.

3- Ir a Checkpoint Charlie.

Pese a que es una frontera imaginaria, cruzar el que fue el punto más utilizado durante la Guerra Fría para cruzar desde Berlín Oeste a Berlín Este durante el día,.

4- Recorrer East Side Gallery.

Conocido por ser el mayor tramo del Muro de Berlín que se conserva a día de hoy, East Side Gallery se ha convertido en un museo, una galería de arte al aire libre que nadie puede perderse en su visita a la ciudad.

5- Subir a la Torre de Televisión de Berlín.

Si quieres disfrutar de las mejores vistas de Berlín, la Torre de la Televisión es el mejor lugar con 368 metros de altura, desde donde tendrás unas vistas impresionantes desde su increíble mirador.
Y si además quieres hacerte un regalo, nada mejor que una reserva en su restaurante giratorio Sphere Restaurant.

A post shared by Sonya Mudvex (@sonya_mudvex) on

6- Visitar (durante horas) el Museo de Pérgamo.

Considerado como uno de los museos más increíbles de Alemania y el mundo, te recomendamos no dejar de visitar este museo, al menos durante unas horas.
Piezas como la impresionante Puerta de Pérgamo, la puerta del mercado romano de Mileto o la reconstrucción de la Puerta de Astarté, son solo algunas de las cosas que no puedes perderte.

7- Hacer un tour con Berliner Unterwelten.

Considerado como uno de los mejores tours de Berlín, con ellos podrás recorrer algunos de los lugares subterráneos más fascinantes de la ciudad, recorriendo los bunkers mientras conoces la historia de la ciudad.

8- Llevarte un Ampelmännchen a casa.

No hay nada mejor para recordar tu viaje a Berlín que llevarte contigo un Ampelmännchen, ese simpático muñequito protagonista de los semáforos de la ciudad.

9- Visitar la Catedral de Berlín.

Otra de las citas ineludibles en Berlín es ir a su increíble Catedral además de subir a su cúpula, donde tras subir 270 peldaños llegarás al mirador desde donde tendrás unas vistas impresionantes de la ciudad y de la Isla de los Museos.

10- Pasear por la Isla de los Museos.

Completamente rodeada por el río Spree, es una de las mejores zonas en las que disfrutar de un paseo por la ciudad. Si además tenemos en cuenta que se pueden visitar 5 de los mejores museos de Alemania, incluido el impresionante Museo de Pérgamo, queda claro que es una visita obligada, ¿verdad?

11- Visitar el Monumento al Holocausto.

Recordar en silencio y con la máxima educación a las víctimas del nazismo en el Monumento al Holocausto, es una de las cosas que no puedes perderte en la ciudad. Visitas imprescindibles para tomar conciencia de momentos de nuestra historia que no deberían repetirse jamás.

A post shared by JFC (@jesuss8) on

12- Probar uno de los platos más típicos de Berlín: Currywurst.

Y para eso nada mejor que ir hasta Curry 36, en el barrio de Kreuzberg, donde podrás probar la que dicen es una de las mejores currywurst del mundo.
La currywurst clásica o su versión vegetariana son algunas de las más demandadas, ambas regadas con «Chillup», su salsa patentada.

13- Pasar horas en Pariser Platz.

Acabar el día y venir a Pariser Platz, con vistas a la Puerta de Brandenburgo y al famosísimo Hotel Adlon, es una de las mejores formas de finalizar una jornada llena de sorpresas en una de las ciudades más increíbles del mundo.

A post shared by Günhan (@filmfuzzy) on

14- Pasar un domingo en Mauerpark.

Si quieres pasar un domingo diferente, no puedes dejar de acercarte hasta Mauerpark, el lugar idóneo en el que encontrar tiendas de antigüedades, discos, artesanías, música en vivo y como no, puestos de comida, siempre rodeados de un ambiente único.

A post shared by Rikke Mollerup (@rikkemollerup) on

15- Entrar en el Museo Nuevo de Berlín.

Además del Museo de Pérgamo no puedes perderte visitar el Museo Nuevo, en especial para detenerte frente al impresionante busto de la Reina Nefertiti, una de las piezas más increíbles del museo.

Crédito imagen de portada: djchris