Crédito: francisco_osorio

 

1.

Te das cuenta de que el «ahorita» de ninguna manera significa “ahora”.

 

2.

Se te caen unas cuantas lágrimas cuando pruebas el picante de los mexicanos (y te huevean / alburean por tu uso de “picante”), pero testarudo como eres, no te detienes hasta probarlo en todas sus versiones: dulce, salado, ácido y amargo.

 

3.

Te avergüenzas porque creías que comida mexicana eran sólo tacos y burritos…

 

4.

Mientras empiezas a reconocer qué es el pozole, los sopes, los chilaquiles, los frijoles charros, los chapulines, la arrachera y el queso oaxaca.

 

5.

Y después de un tiempo, ya sabes cuál es tu mole favorito y tu salsa predilecta (¿salsa de chipotle, de chile de árbol o pico de gallo?)

 

6.

Si eres un foodie, viajar a Oaxaca se vuelve prioritario en tu lista.

 

7.

Al principio, no entiendes nada. Te quedas plop cuando te dicen «anda a ver si ya parió la marrana», “¿está pelón el cochi”? o “que transa, ¿ya clavó el pico?”.

 

8.

Y terminas por admitir que entender el idioma «mexicano» es tan difícil (o más) que entender el «chileno».

 

9.

Notas que las familias chilenas son mini familias al lado de las mega familias mexicanas, con 35-40 primos, y la abuelita con 40 nietos y bisnietos ¡o más!

 

10.

¡Y quedas cansado después de saludar a tanta gente en las reuniones familiares!

 

11.

Te das cuenta de que el Día de Muertos no es la única fiesta de importancia: tradiciones tales como las posadas en vísperas de Navidad, el día de Reyes en Enero, el día de la Virgen de la Candelaria -y la avalancha de tamales-, y los coloridos carnavales de Veracruz y Mazatlán son también esenciales en la cultura mexicana.

 

12.

Dejas los estereotipos de lado, y ya no haces bromas sobre el sombrero gigante, las rancheras, el chavo del ocho y Speedy González.

 

13.

Aunque igual escuchando el acento te vas a acordar del famoso chavo y la chilindrina.

 

14.

Al principio, caes en la cuenta de lo poco que conoces la geografía de México: ¡sólo tienes una imagen mental del DF o de Cancún!

 

15.

Y te dan ganas de conocer todas las ruinas Mayas que siguen siendo de gran importancia en México: Las ruinas de Palenque, Chichen Itzá, Teotihuacán, Calakmul, Yaxchilán, Uxmal, Tulum entre otras.

 

16.

También te enteras que en México están las colecciones de arte y museos más completos de Latinoamérica y lo único que quieres es ir a mirar.

 

17.

Y sobretodo ir a visitar a Frida Kahlo.

 

18.

Y cuanto más tiempo pasas con mexicanos, más ganas te da de visitar lugares que han pasado desapercibidos, como Puerto Escondido en Oaxaca, o la playa de Mazatlán.

 

19.

Eso si, te darás cuenta finalmente que en algo somos bastantes similares: a la hora de demostrar el cariño. ¡No hay nada que demuestre más afecto que dar una buena comida!