1. Le da frío.

Sí, aunque en enero lo experimentamos un poco, no estamos acostumbrados a usar muchos abrigos o suéteres. Y en la maleta en un viaje a la ciudad de México sabemos que un par de ropas de frío son indispensables para esas noches y mañanas en la gran capital.

A photo posted by J I M E N A (@jimenazetina) on

 

2. No saber como pedir una chelada.

Ese vasito con un poquito de limón y escarchado, el cual con un par de hielos y una cerveza bien fría nos salva del calor en Yucatán… Por cierto, en la CDMX es michelada.

 

3. Nos guardamos la cartera en la trusa…

Tu tía te dijo que tengas cuidado y, lo sabemos, la paranoia siempre se te dispara en el DF…

A photo posted by Nicolai Frahm (@frahmology) on

 

4. Volverse loco por la cantidad de gente.

Porque ni en Xmatkuil (nuestra feria anual) hay tanta gente como en el metro en hora pico…

A photo posted by Armandito HF (@armanditohf) on

 

5. Ir al Castillo de Chapultepec…

…Y hacerlo con temor por miedo a caerte como Juan Escutia.

 

6. Reírnos cuando los chilangos se quejan del calor.

Y luego aguantar el mal rato cuando tú te mueres de frío y ellos como si nada.

A photo posted by CLAUGIANN (@claugiann) on

 

7. Todos los chilangos son unos machos come chile…

Hasta que prueban el habanero que prepara tu mamá y que trajiste contigo, jeje.

 

8. Te sorprende que te den los refrescos al tiempo.

¿Dónde está mi vaso con hielo? 🙁

 

9. Por alguna extraña razón todos saben que eres yucateco…

Aunque no seas cabezón ni uses guayabera.

 

10. Todos querrán imitar tu acento…

Y tu estarás a uno de pedir un uber al aeropuerto.

A photo posted by Uber México (@uber_mex) on

 

11. La altura te hace una mala jugada…

Y tu condición física se ve drásticamente disminuida. Además de no ser un lugar plano como Yucatán, los desniveles representan un reto y el alcohol te pega más rápido…

 

12. No sabes calcular los tiempos necesarios para desplazarte…

Así que llegas o muy temprano o muy tarde a todo.

A photo posted by mauter (@mteran_photo) on

 

13. Si te quedas en casa de algún familiar o amigo…

Tienes que llevar como tributo algún postre de Tere Cazola.

A photo posted by betopino (@betopino) on

 

14. Las distancias se te hacen eternas…

Y si tienes mala suerte y el tránsito de plano se detiene, no entiendes lo que sucede porque jamás has visto una manifestación :O

 

15. En todo caso si nuestra chelada es una michelada en el DF…

Una michelada yucateca (nuestra cerveza preparada con varias salsas), es en la CDMX una michelada cubana.

A photo posted by Dennys (@dennys_espinoza) on