1. Es la “Ciudad de los Caballeros”.

El 18 de octubre de 1558, el capitán Juan Rodríguez Suárez la bautizó con el nombre de Santiago de los Caballeros de Mérida, por haberle encontrado mucho parecido con su tierra natal, Mérida de Extremadura (en España). Desde entonces, Mérida ha sido la “Ciudad de los Caballeros” y en la actualidad se aplica más al honor de los caballeros nativos de esta región, por la hospitalidad y amabilidad hacia la mujer merideña y hacia los visitantes foráneos.

 

2. Los Aleros, la Venezuela de Antier y la Montaña de los Sueños tienen un significado mucho más grande que simples parques temáticos…

Son la creación de un humilde vendedor de artesanías llamado Alexis Montilla, a quien la Universidad de los Andes le confirió un Doctorado Honoris Causa en Innovación y Emprendimiento por su visión para el Turismo y la Recreación de Mérida. Don Alexis Montilla es hoy en día uno de los personajes más reconocidos del país.

 

3. ¿Has visto al Mucuchíes? Pues es la raza canina oficial de Venezuela.

A photo posted by Dayana López D (@daylodu18) on

Tienen un origen de más de cuatro siglos atrás. Hace 400 años, cuando llegaron a la cordillera andina el perro español, el pirineo, el argelino y el ovejero, estas razas se fueron cruzando dando origen al Mucuchíes. Este adorable perro se caracteriza además por ser trabajador y muy fiel. Para nosotros, claro, ¡es único en todo el mundo!

 

4. Quizás sepas que el teleférico de Mérida es el más alto y largo del mundo, pero… ¿qué más sabes sobre él?

A photo posted by Alvaro Hernán (@sukoy999) on

El Teleférico de Mukumbarí conecta a la ciudad de Mérida con el Pico Espejo. Mide aproximadamente 12,5 km de largo y llega a una altura de 4765 msnm. Estuvo inactivo durante casi 8 años por mantenimiento pero fue puesto en funcionamiento nuevamente desde el mes de abril del presente año estrenando nueva infraestructura.

Este transporte con el tricolor nacional ha recibido desde su reapertura cerca de 500.000 visitantes. Durante el recorrido observarás hermosos paisajes como el gigante dormido, la laguna negra, cerro León, Valle la Culata, entre otros. Una vez en la cima del pico Espejo, podrás contemplar la estatua de la Virgen de las Nieves, y desde el mirador podrás observar El pico Bolívar y El pico Humboldt.

 

5. En el Jardín Botánico de Mérida… ¡te permiten subir a sus árboles!

Esta interesante atracción es el “Sendero Aéreo”. Se trata de una caminata SOBRE los árboles en el Jardín Botánico. Poder ver la mayor parte de la colección de especies desde un camino hecho prácticamente en el aire, ¡es mágico!

 

6. La primera filmación del pico Bolívar fue en 1950 y trajo consigo a un nuevo “Héroe”.

A photo posted by Marcos Da Silva (@mape_ds) on

La primera filmación que se hizo del pico Bolívar fue por Alfonso Vinci y el club alpino italiano en 1950. Fue titulada “Pico Bolívar, parete Nord” (Pico Bolívar, la pared del norte) y causó escándalo entre la población venezolana, que no creía la hazaña de este equipo. ¡Incluso los diarios locales lo llamaron “Fanfarrón”!

Vinci respondió retando a los alpinistas locales a subir con él, cosa que hicieron en febrero del siguiente año: muchos de los miembros del equipo venezolano no lograron alcanzar la cima. Al descender, Vinci ya era considerado un héroe nacional, tanto así que fue el encargado de llevar el busto del libertador Simón Bolívar a la cima pocos meses después. La filmación fue publicada en 1954 por el club de alpino italiano.

La primera filmación hecha por un equipo venezolano fue recién en el año 1975. Se titula “Mérida, la tierra más alta” y fue producida por Tiuna Films.

 

7. Mérida fue el territorio principal de los Timoto-Cuicas.

A photo posted by Luis CONES (@luiscones) on

Ellos fueron el grupo de indígenas más avanzados social y tecnológicamente del territorio venezolano. Domesticaban animales, tenían un eficiente sistema de riego, elaboraban andenes para prevenir la erosión del suelo y eran excelentes alfareros y textileros. También realizaban intercambios comerciales con otras etnias, utilizando las semillas de cacao como moneda. Dejaron gran parte de su herencia cultural plasmada en los Andes. Aún se puede notar en los nombres que poseen muchos de sus pueblos, como por ejemplo Valle de Mocotíes, Mucuchíes, Mukumbarí, y Mucubají, entre otros.

 

8. Hay una heladería que ofrece más de 1000 sabores.

La Heladería Coromoto es la creación del popular Don Manolo. Sus más de 1000 sabores le ha hecho figurar en el Libro de Records Guiness como la heladería con más variedad de sabores en el mundo. Entre los más raros y extraños a la vista de los visitantes están los helados de caraotas, pasta con queso parmesano, pabellón criollo, hamburguesa, ajo, plátano, cebolla, y remolacha. También hay creaciones más elaboradas como el helado “Aerolíneas Británicas” o el de “Viagra” (que no contiene la conocida píldora azul, sino sólo miel, polen y colorante azul). Para quien va por primera vez, no puede dejar de probar el helado “Miss Venezuela” con sabor a perfume de rosas y claveles.

 

9. La Capilla de la Virgen de Coromoto fue el diseño de un octogenario y fue construida piedra por piedra como una muestra de amor.

En San Rafael de Mucuchíes se encuentra esta famosa Capilla de Piedra construida por Juan Félix Sánchez y algunos nativos de la zona para honrar a Epifanía Gil, su eterna compañera. Se considera una verdadera hazaña dada la edad de su artista, que en ese entonces era de 83 años. Los visitantes pueden ver en su interior los retratos de la pareja (cerca de donde yacen enterrados sus restos).

 

10. En el Antiguo Camino Real del Carrizal, pasarás más de 4 días sin ver pasar un solo vehículo con motor.

¡Y vale la pena! En el Antiguo Camino Real del Carrizal podrás apreciar ecosistemas únicos en el mundo. Son 60,7 km de recorrido, 3640 metros de altitud máxima y 3117 metros de desnivel. Cada día de viaje es una experiencia inolvidable, en una mula puedes hacer el recorrido en medio de montañas tropicales andinas, sorprendiéndote por la naturaleza, el clima, la cultura, la historia y la gente en cada tramo.

 

Crédito imagen de portada: @losaleros

Sea el primero en comentar