1. A girar el cuello para mirar a las chicas, que en España son guapísimas.

El desfile de chicas guapas en las principales urbes españolas es incesante. Todas son hermosas, desde las andaluzas y las chicas del norte hasta las de Mallorca… Y claro que uno quiere mirarlas y admirarlas, pero… ¡Se acabó! Si bien los latinoamericanos estamos acostumbrados a voltear, a girar el cuello… Aquí eso está muy mal visto, lo siento amigos…

A photo posted by Caterina (@catreinoso) on

 

2. A dejar propina (ya no es necesario).

En México estamos acostumbrados a dar propina al viene viene, a dar propina en el super, en el bar, al valet parking , al mesero, al de la basura, al del agua, al repartidor o diligenciero del sushi, al de la pizza, al taquero… Pues en España eso se terminó. Bendito sea el Señor, aquí sólo tienes que pagar lo que cuesta aquello comprado.

A photo posted by Aaron (@mr.diaziglesias) on

 

3. A dejar la tortilla y a agarrar el pan…

Claro que en México, a veces, también ocupamos pan para comer, pero poderte hacer un taquito de ese guiso que tienes enfrente no tiene precio … y el pan jamás lo sustituirá.

 

4. Adiós a los Oxxos , ¡Bienvenidos los CHINOS!

Estamos mal acostumbrados a dejar nuestro dinero en esa tienda que está abierta las 24 horas y que encontramos en cada rincón de México. Cuando llegas a España y buscas desesperadamente quién sacie tu sed a altas horas de la noche, o dónde comprar agua, chicles, condones y cosas que en España sólo se consiguen en un horario fijo, los chinos y su comercio desleal pueden ser tu salvación.

A photo posted by Adrià Marva (@adriamarva) on

 

5. No a la cervecita en los estadios…

Por un lado bueno y por el otro, malo. Siempre es bueno tener una cervecita a la hora de estar viendo a tu equipo favorito en su propio templo. Pero por otra parte, la venta de alcohol en estadios como se hace en México ha propiciado un alto nivel de violencia en un lugar donde debería haber un ambiente familiar. Además, tienes opciones como salir al medio tiempo por una cervecita, tomarte unas antes de comenzar el juego o esperar hasta el final… Este modelo español es, definitivamente, mucho mejor.

 

6. El automático no mola.

El español piensa que un vehículo automático es para quien no sabe conducir. En España todas las chicas manejan manual, no se andan con niñerías, lo llenan con diesel y se usa el embrague.

A photo posted by SEAT España (@seatesp) on

 

7. A que la cerveza va sola.

Aburrirme como ostra al tomar cerveza, cañas o botellines ¡sin limón o sal!

A photo posted by Mahou (@mahou_es) on

 

8. A no tener miedo.

Cuando escuches el tronido de un cohete ( fuego artificial) no son los narcos, es un gol de Ronaldo y la gente que está celebrando.

A photo posted by Cristiano Ronaldo (@cristiano) on

 

9. Adiós cocktails, bienvenido el tinto de verano.

Si el mojito es tu adicción cuando viajas a La Habana, si la caipirinha te vuelve loco al visitar a tus amigos cariocas , pues lo que debes de probar, y seguro te enamoraras cuando pises Madrid, es el tinto de verano. Imposible de hacerlo en tu regreso a México, necesitas Fanta Limón para mezclarla con el vino tinto y en nuestro país nomás no la hay.

A photo posted by Ana (@anataylor98) on

 

10. A dejar de reírme cuando escucho la palabra coger 🙁

Se sabe que somos super albureros y que a todo le vemos doble sentido, pero esta palabra ya está en nuestra sangre. Papá y mamá la usaron, los abuelos también, todo mundo conjuga en México este verbo (cuando habla de hacer el amor) y quitarte la costumbre cuando vives en un país que lo usa a diestra y siniestra es algo muy gracioso y difícil. Por otro lado, si no lo haces, serás el único tonto que se va a reir.