Quién iba a decir que aquel delicioso fruto de origen mexicano conquistaría al mundo y vendría a colocarse como el más popular entre los ingredientes para preparar aderezos.

Pero, ¿de dónde viene este fruto y por qué es tan popular? Si eres mexicano, tal vez para ti sea de lo más normal ver uno de estos frutos en cualquier tienda, pero alrededor del mundo las cosas son muy diferentes pues el aguacate es un lujo reservado para quienes tienen el dinero suficiente para pagarse tal manjar.

A continuación te presento algunos datos curiosos sobre el aguacate, que seguramente no conocías de este conquistador de paladares.

 

1.

La palabra aguacate proviene del idioma náhuatl, de la palabra “ahuacatl” que significa “testículo”. Sí, leíste bien. Tal vez los nahuas le llamaban así por su forma e incluso porque en su forma natural se encuentra colgando del árbol.
En idioma purépecha (grupo que era enemigo de los mexica). al aguacate se lo conocía como “cupanda”.

 

2.

Martín Fernández de Enciso en su “Suma de Geografía”, publicado en Sevilla en 1519, nos dice lo que el aguacate es para los españoles:

“Lo que hay dentro [del fruto del aguacate] es como mantequilla, tiene un sabor delicioso y deja un gusto tan blando y tan bueno que es maravilloso”.

A post shared by Ronny Bustamante (@_r0nny_b_30) on

 

3.

La madera del árbol del aguacate es de muy buena calidad y se utiliza en la fabricación de yugos.

 

4.

El aguacate no sólo sirve para comer, las mujeres (al menos en México) lo utilizan para hacer mascarillas faciales que les ayudan a mantener la piel lozana.

A post shared by chloee leos (@chloeeleos) on

 

5.

Incluso sirve para tratamientos de cabello, ya sea en preparaciones caseras o adquiriendo el extracto de su aceite o el preparado de su champú.

 

6.

México es el primer productor mundial de aguacate con más del 34 por ciento de la producción, y Michoacán es el estado número uno con más del 80 por ciento de la cosecha nacional.

 

7.

Los principales consumidores de aguacate del mundo después de México son Francia en primer lugar, seguido por Canadá y en tercer lugar Japón.

 

8.

No existe un único tipo de aguacate sino toda una variedad. Existen tres especies primigenias (mexicana, guatemalteca y antillana) y de estas derivan variedades adaptadas a cada condición de cultivo, dando frutos con sabores, texturas, colores y olores variados. En México, están aquellos que prefieren un sabor más fuerte de la variedad criolla, el aguacate más pequeño de cáscara negra y que seguramente si eres mexicano conoces bien. O quienes optan por la abundante pulpa de sabor más suave del Hass, todo depende del gusto de cada quién.

A post shared by Lil’C (@andrea.monedero) on

 

9.

En México es muy común que las familias tengan su propio árbol​ de aguacates… Y es que sin quererlo, un día tiras una semilla en la tierra y a las pocas semanas el árbol ya está creciendo.

 

10.

Es un fruto milenario. Las evidencias más antiguas de su consumo provienen de una cueva de Coaxcatlán, Puebla, con una antigüedad de 7.000 a 8.000 años.

A post shared by Noé Paz (@paznoe) on

 

11.

Antes de la llegada de los españoles a lo que hoy se conoce como México, el aguacate se había clasificado perfectamente. En el Códice Florentino se mencionan tres tipos principales: aoácatl, quilaoácatl y tlacacoloácatl, que por su descripción podrían equivaler a las tres especies principales de esta planta: mexicana, guatemalteca y antillana, respectivamente.

A post shared by Miguel Portilla (@miguelkirck) on

 

12.

Tan importante es el consumo de aguacate en México, que hay pueblos que desde hace siglos llevan un nombre relacionado con este fruto, Ahuacatenango, Chiapas, “en el recinto de los aguacates”; Ahuacatepec, Veracruz, o Aguacatitlán “lugar de aguacates”, Guerrero, Jalisco y Estado de México y Ahuacatlán también “lugar de aguacates”, en Nayarit y Puebla.

A post shared by El Tacolocado (@tacolocado) on

 

13.

Después de la invasión europea, el árbol de aguacate fue introducido en España en 1600 y de ahí se repartió a todo el mundo. Llegó a Cuba en 1700, a Brasil en 1809, a África en 1870, a la India en 1892, a Nueva Zelanda en 1910, y a la región que hoy ocupan Israel y Palestina en 1931.

A post shared by Cocinera (@esthercruzfer) on

 

14.

Pero apenas viene lo bueno: el yashu, como le llamaban los zapotecas, es fuente importante de vitaminas A, C, E, tiamina (vitamina B1), calcio, hierro, magnesio, zinc y otros minerales. ¿Sorprendido? El aguacate posee la extraordinaria propiedad de ayudar a eliminar el colesterol “malo” por lo que ayuda a reducir el riesgo de desarrollar arteriosclerosis, la temible enfermedad del mundo sedentario de hoy. Adicionalmente, se ha observado un efecto benéfico en pacientes con asma y artritis reumatoide.

 

15.

En Chiapas le llaman tzitzito y lo utilizan como desparasitante, las hojas del árbol contra la sarna e incluso como afrodisíaco.