El Campus Central de Ciudad Universitaria de la UNAM fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad en 2007. Es un gran ejemplo del trabajo en equipo entre mexicanos, así como de la colaboración estrecha entre artes plásticas y arquitectura. La UNESCO destaca en su declaratoria al Campus Central como “un conjunto monumental ejemplar del modernismo del siglo XX”. Por su importancia y reconocimiento internacional, acá te compartimos algunos datos que te harán sentir aún más orgulloso del legado arquitectónico moderno de México.

1.- Los primeros registros que se tienen sobre la idea de construir una ciudad universitaria datan de 1928.

En 1928, dos alumnos de la Escuela Nacional de Arquitectura presentaron como tesis un proyecto con este tema. Fue en la década del ‘40 cuando los edificios que la universidad ocupaba en el centro histórico conocidos como “barrio universitario” comenzaron a ser insuficientes. Se eligió el Pedregal de San Ángel como sitio para la construcción y se gestionó la adquisición de siete millones de metros cuadrados de terreno.

2.- Tres grandes instituciones concursaron para el diseño del proyecto.

En 1946 se creó la Comisión de Ciudad Universitaria, encargada de organizar el concurso de anteproyectos para la realización del Plan Maestro de CU. La Comisión invitó a participar a la Escuela Nacional de Arquitectura, al Colegio Nacional de Arquitectos de México y a la Sociedad de Arquitectos Mexicanos. Fue la Escuela Nacional de Arquitectura la ganadora del concurso, con el Arq. Mario Pani y el Arq. Enrique del Moral a la cabeza.

Photo: Pablo Martínez @el_saca_fotos_come_mole

3.- Más de 60 arquitectos y sus equipos participaron de la obra.

En 1949 se aprobó oficialmente el mega-proyecto final. Los arquitectos Pani y Del Moral coordinaron equipos multigeneracionales para realizar los treinta proyectos que conformaban Ciudad Universitaria. Cada equipo estuvo liderado por 3 arquitectos (Master, Senior y Junior) siendo un gran acierto incorporar a los alumnos de arquitectura más destacados en la planeación, entre ellos Teodoro González de León. Según narra en una entrevista el Arq. Felipe Leal (quien fue director de la Facultad de Arquitectura de la UNAM), en total participaron aproximadamente 200 arquitectos y dibujantes en el proyecto.

Photo: Pablo Martínez @el_saca_fotos_come_mole

4.- Ciudad Universitaria integra el modernismo con tradiciones e identidad mexicana.

Los edificios se construyeron bajo los lineamientos de diseño del movimiento moderno internacional, pero siempre con la firme convicción de plasmar la identidad mexicana hasta en el más mínimo detalle. Es así cómo se logró en México el “movimiento de integración plástica”, que logra fusionar con armonía el paisaje, la arquitectura y la obra pictórica de los más grandes muralistas de la época, entre ellos, David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera. El resultado final es un maravilloso conjunto armónico, con edificios que tienen su propia personalidad, conviviendo en la unidad.

Photo: Pablo Martínez @el_saca_fotos_come_mole

5.-. Los espacios abiertos y el emplazamiento urbano de CU vienen de entender la herencia de los espacios prehispánicos, en específico su escala y proporción.

Se tuvo en cuenta la tradición prehispánica en la forma de emplazar los edificios, así como en la arquitectura de paisaje, sus plazas y sus terrazas. Como el terreno no era plano, tenía una pendiente, se solucionó con plataformas. Estas plataformas se fueron suavizando con el diseño de plazas y explanadas, tal como se hacía en las ciudades prehispánicas.

Photo: Pablo Martínez @el_saca_fotos_come_mole

Photo: Pablo Martínez @el_saca_fotos_come_mole

6.- La Biblioteca Central resguarda en su interior medio millón de volúmenes de diversas disciplinas…

Photo: Pablo Martínez @el_saca_fotos_come_mole

7.- Y es una obra de arte en sí misma, diseñada por el arquitecto y pintor Juan O’Gorman.

Esta obra de arte consiste en cuatro fachadas (cuatro mil metros cuadrados), que están revestidas en su totalidad por un mural realizado con piedras naturales de colores. El Muro norte está dedicado al pasado prehispánico, el muro sur al pasado colonial, el muro oriente al mundo contemporáneo y el muro poniente a la universidad y al México actual.

Photo: Pablo Martínez @el_saca_fotos_come_mole

8.- Se dice que Juan O’Gorman pidió la ayuda de las escuelas de los pueblos mineros de México, y que los niños de dichas escuelas ayudaron a recolectar las piedras usadas en los murales.

Es así como Guerrero contribuyó con los amarillos, rojos y negros, Guanajuato con el verde, Hidalgo con el color violeta y rosa, Zacatecas el azul, y el gris obscuro lo tomó de la piedra volcánica del Pedregal.

9.- Otro dato interesante de la Biblioteca Central es que es el edificio de la arquitectura moderna mexicana más registrado y fotografiado por revistas y publicaciones del siglo XX.

La biblioteca es ya un ícono de la universidad que simboliza al México moderno.

10.- El Estadio que retoma la arquitectura mesoamericana y su relación con el paisaje es una obra con gran valor plástico y escultórico.

Cuando Carlos Lazo, gerente general del proyecto, invitó al reconocido arquitecto norteamericano Frank Lloyd Wright a visitar el campus, Frank quedó fascinado con su riqueza arquitectónica. El arquitecto estadounidense admiró los muros y taludes de piedra volcánica que evocan formalmente el cráter de un volcán, y sobre todo los murales en relieve con el característico lenguaje de Diego Rivera.

Crédito: Comunicación Social UNAM

11.- Con una capacidad de 65 mil personas, el Estadio fue el primero del mundo en ser mediático al contar con una cabina de transmisión para la radio.

Además, se usó como sede de los Juegos Panamericanos en el año 1955 y posteriormente como sede de los Juegos Olímpicos del ‘68.

Crédito: Comunicación Social UNAM

12.- La Facultad de Medicina también tiene arte valioso.

Esta facultad fue diseñada por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez. El mural “La vida, la muerte, el mestizaje y los cuatro elementos”, de Francisco Eppens, se encuentra hoy en restauración. Esta creación está conformada por múltiples simbolismos, en su mayoría de origen prehispánico, que fueron retomados por el artista potosino, quien la consideró su mejor obra.

Photo: Pablo Martínez @el_saca_fotos_come_mole

13.- El diseño de CU es un ejemplo de inclusión.

El diseño de una universidad debe ser, jugando con la etimología, de carácter universal. CU fue concebida como un espacio para todos, ejemplo de inclusión, respeto y diversidad. CU es un lugar donde además de estudiar, puedes ir a pasear a tu perro, a leer en las islas, a comer tacos de canasta, a pasear en bicicleta. Puedes caminar durante horas y siempre hay algo nuevo que descubrir.

Photo: Pablo Martínez @el_saca_fotos_come_mole

En Ciudad Universitaria existen espacios abiertos de lo macro a lo micro: explanadas, pequeños patios, espacios al sol y a la sombra, recovecos que te invitan a la contemplación impregnados de arquitectura que te hace sentir.

Photo: Pablo Martínez @el_saca_fotos_come_mole

En resumen, ¿qué significa que Ciudad Universitaria se haya declarado patrimonio?

Significa que no es solo de los universitarios, ni de los chilangos, ni de los mexicanos, si no que ahora pertenece a toda la humanidad. Tenemos el gran compromiso de preservarla para que futuras generaciones la puedan disfrutar de igual manera.