1. La mariposa es un insecto de sangre fría, lo que le permite ajustar la temperatura de su cuerpo al medio ambiente, y conservar una gran cantidad de energía y grasa que almacena para su largo viaje.

 

2. Las mariposas monarca vuelan aprovechando los vientos del norte a una altura de cien metros, a diferencia de las otras mariposas que vuelan casi al ras del suelo.

 

3. Se calcula que desde donde «viven» las mariposas monarca, éstas avanzan 120 kilómetros por cada día de los 25 que dura el viaje.

 

4. Las mariposas monarca están dotadas de un sofisticado sistema de navegación, que contempla la altura del sol y el análisis de la luz que las orienta hacia el sur. Esta orientación es transmitida genéticamente, y es lo que les permite saber cómo llegar a la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca año tras año.

 

5. Hay santuarios de mariposas monarca también en Oceanía y en Europa Occidental. En América se puede encontrar desde Canadá hasta el sur de Perú.

 

6. En estado de larva, la mariposa monarca se alimenta de las asclepias, plantas con un contenido venenoso que les ayuda como defensa para alejar a sus depredadores, a quienes se les acelera el ritmo cardíaco hasta morir si se atreven a devorarlas.

 

7. La actividad polinizadora de la mariposa monarca en México ha posicionado a Michoacán en uno de los primeros lugares en el mundo por la variedad de flora en su territorio.

 

8. El ciclo de vida de las mariposas monarca las hace altamente resistentes a las condiciones variables del tiempo, por lo que llegan a vivir 9 meses, es decir, hasta 12 veces más que otros tipos de mariposas.

 

9. Son capaces de percibir la humedad atmosférica, localizar manantiales o escurrimientos en climas totalmente secos.

 

10. La anatomía de la mariposa monarca macho tiene algunas diferencias con respecto a la de las hembras. Por ejemplo: presenta dos órganos odoríferos que se identifican como dos pequeños puntos negros en las alas inferiores.