Que Las Vegas es una ciudad fascinante no es noticia para nadie. Además de la creatividad, del lujo y de la diversión que son marcas registradas de la ciudad, comparto aquí con ustedes una lista de datos curiosos que no hacen más que confirmar lo que ya sabemos: Las Vegas es el lugar más original del mundo.

1.

Las fuentes y los lagos artificiales de Las Vegas usan “aguas grises”, es decir aguas provenientes de los desagües de la cocina y de los baños, que se reutilizan luego de un sencillo proceso de purificación.

 

2.

Por este motivo, además de otros enormes esfuerzos de la ciudad para lograr una mejor conservación de sus recursos ambientales, Las Vegas fue nombrada en 2010 “la ciudad de Estados Unidos que utiliza el agua de manera más inteligente”.

 

3.

La fuente de chocolate de la Jean-Philippe Patisserie, en el Hotel Bellagio, ostenta el Record Guinness por ser la fuente de chocolate más grande del mundo. Mide más de ocho metros de altura y permite la circulación de 950 kilos de chocolate blanco, chocolate negro y chocolate con leche. ¿Ya se te hizo agua la boca?

Foto: Ray Tsang

 

4.

El Strip de Las Vegas es el lugar más brillante del planeta, si se mira a la Tierra desde el espacio exterior.

 

5.

Es que si alineáramos todas las luces de neón del Strip, crearíamos un sendero de ¡24.140 kilómetros de largo!

 

6.

Elvis realizó 837 shows consecutivos a lleno total en el hotel International, entre 1969 y 1977 (el año de su muerte). El nombre del show era Vegas Elvis y recaudaba de 125,000 dólares por semana. Este show fue un hito en la historia de Las Vegas, porque hasta ese momento el entretenimiento se había concebido como una estrategia para atraer público a los casinos. Con el Vegas Elvis se empezó a considerar al showbusiness como una industria en sí misma.

 

7.

A partir de 1951, los turistas que iban a Las Vegas podrían presenciar un espectáculo único: ¡La explosión de bombas nucleares! Es que a 100 kilómetros de la ciudad se encontraba el Emplazamiento de Pruebas de Nevada (Nevada Test Site), donde el Departamento de Energía de los EE.UU experimentaba con armas nucleares. Así, los turistas podían ser testigos de las numerosas nubes con forma de honguitos, mientras degustaban “cócteles atómicos” o participaban de eventos como “Fiestas de bombas al atardecer” o del concurso de belleza “Miss Energía Atómica”. La última de las explosiones ocurrió en 1962.

 

8.

El primer resort que permitió la convivencia entre blancos y afroamericanos fue el Moulin Rouge Hotel-Casino, que abrió en 1955. No solo podían entrar aquí los ciudadanos estadounidenses con raíces africanas, que tenían prohibida la entrada en el resto del Strip, sino que también se le ofreció a esta parte de la población trabajos con mayor visibilidad e importancia y mejor paga.

Foto: Bentai

 

9.

La icónica señal de bienvenida “Welcome to Fabulous Las Vegas” fue diseñada en 1959 por una mujer, Betty Willis, que la consideró un regalo para la ciudad y se negó a patentarla, por lo que continúa siendo de dominio público.

 

10.

En la década del sesenta, el Horseshoe Club puso un millón de dólares en efectivo -en billetes de 10.000 dólares-, dentro de una herradura gigante de vidrio blindado. La estructura medía más de dos metros y medio, pesaba 907 kilos y era visitada por un promedio de 600 turistas por día, que morían por posar al lado de un millón de dólares.

 

11.

De los 25 hoteles más grandes del mundo, ¡17 están en Las Vegas! Incluyendo el Venetian/The Palazzo, The Signature en el MGM Grand y el City Center, que ostentan nada más y nada menos que el segundo, el tercer y el cuarto lugar del ránking.

 

12.

Con sus 350 metros de alto, la torre Stratosphere Las Vegas es el edificio de observación más alto de los Estados Unidos.

Foto: Ken Lund

 

13.

El billonario Howard Hughes es una figura fundamental en la historia de Las Vegas. Llegó a la ciudad la noche del día de Acción de Gracias de 1966 y que se hospedó en el Desert Inn. Después de unas semanas, sin embargo, se le pidió que desalojara el penthouse porque iban a llegar muchos visitantes para celebrar el Año Nuevo. Él se negó a hacerlo y, en cambio, decidió comprar el hotel entero… ¡por trece millones de dólares!

 


Este artículo es patrocinado por Las Vegas.