1. Empecemos por la fundación de la gloriosa Tenochtitlán.

Guiados por el sacerdote Tenoch salieron de Mexicaltzingo para internarse en las aguas poco profundas del lago de Texcoco donde, en el año 1325, encontraron la señal de Huitzilopochtli. En ese islote fundaron la ciudad que años más tarde se convirtió en un gran imperio: México Tenochtitlan , cuyo nombre estaría inspirado, de acuerdo a algunos historiadores, en el señor de la guerra Mexi y en el sacerdote Tenoch.

 

2. El encuentro con los asentamientos en la zona lacustre.

Durante la fundación de México-Tenochtitlán, los mexicas se encontraron con pueblos asentados en la ribera del lago de Texcoco, quienes al igual que ellos habían migrado ante la caída del imperio tolteca. Entre los reinos más importantes por su extensión territorial, su organización social y política, y su poderío militar, se encontraban los reinados de Azcapotzalco, fundado por tepanecas; Chalco, fundado por chalcas; Texcoco, fundado por los alcolhua; y Culhuacán, fundado por descendientes del pueblo tolteca, quienes se hacían llamar colhuas y con quienes ya habían tenido contacto los mexicas durante su estancia en Chapultepec, al igual que con los tepanecas de Azcapotzalco.

Durante el primer siglo que siguió a la fundación de Tenochtitlán, los mexicas fueron tributarios de Azcapotzalco, el señorío más poderoso de la región, por tener sometidos a varios de los pueblos cercanos. Se cree que este hecho contribuyó al debilitamiento de estos pueblos. A su vez, esto fue aprovechado por los mexicas quienes, años más tarde, formaron alianzas con esos pueblos para vencer a los tepanecas y erigirse como la civilización más importante del Valle de México.

 

3. La planificación de la ciudad

Desde su inicio, la ciudad estuvo dividida en cuatro calzadas principales, inspiradas en los barrios que originalmente salieron de Aztlán: Moyotla, Téopan, Atzacualco y Cuepópan.

Tenochtitlan fue construida en un pequeño islote en el lago de Texcoco primitivo, que de forma sucesiva fue ampliado artificialmente hasta quedar unido a los islotes de Tlatelolco, Nonoalco, Tultenco y Mixhuca. Esto se realizó mediante una ingeniería hidráulica de rellenos, pilotes y canales internos, así como diques contenedores de aguas y puentes hasta alcanzar unos 13,5 kilómetros cuadrados.

 

4. Tipos de construcciones en la ciudad.

Las construcciones de Templos religiosos y calendarios astronómicos fueron muy importantes durante la formación del imperio mexica, por ser símbolos que fortalecían las creencias religiosas. La mayoría de los templos de adoración tenían formas piramidales, aunque el más importante fue el complejo que hoy conocemos como Templo Mayor, adoratorio de los señores Tláloc (esencia de la lluvia y el agua) y Huitzilopochtli (energía de la guerra y del sol). Este templo, ubicado en el centro de la ciudad, contaba con 78 habitaciones, un juego de pelota, un calmécac y otros templos menores.

Debido a que el agua del lago de Texcoco era salobre, algunos gobernantes construyeron acueductos para suministrar agua potable a la ciudad.

 

Para el cultivo y la vivienda se construyeron las chinampas, las cuales fueron elaboradas con cieno, varas y barro para formar una base o plataforma dentro del lago. Esta técnica de construcción favoreció el crecimiento de la ciudad y la posterior anexión de Tlatelolco como quinto barrio.

La construcción de casas fue responsabilidad de cada familia. Sin embargo, el material con la que fueron elaboradas, así como el número de habitaciones permitidas por el Estado, dependía del rango social de cada familia. De acuerdo al sistema de privilegios de la época, los miembros de la nobleza podían utilizar cal y canto para su elaboración y tenían derecho a construir más de una habitación y un patio central para realizar sus rituales sagrados. Mientras tanto, el resto de la comunidad sólo podía utilizar piedras y adobe, teniendo derecho a una sola habitación.

 

 

5. Los medios de transporte.

Aunque se construyeron algunas calzadas en Tenochtitlán, la existencia de numerosos canales distribuidos por toda la ciudad obligaba a cada familia a tener su propia canoa para desplazarse y, al igual que la construcción de casas, el material con el que eran elaboradas las embarcaciones dependía de la posición que ocupaban las familias en la sociedad. Los nobles eran quienes poseían las canoas más resistentes y con motivos decorativos.

 

6. La cantidad de habitantes.

No existe consenso sobre la población de Tenochtitlan. La mayor parte de los historiadores dan un valor conservador entre 80.000 a 230.000 habitantes, más grande que la mayor parte de las ciudades europeas de su época: Constantinopla (con 200.000 habitantes), París (con 185.000) y Venecia (con 130.000). Otros historiadores dan otras estimaciones. Eduardo Noguera, basándose en mapas antiguos, calcula 50.000 casas y 300.000 habitantes; Soustelle calcula 700.000 habitantes al incluir la población de Tlatelolco y la de las isletas y ciudades satélites de la zona. Tlatelolco originalmente era una ciudad independiente del poder mexica, pero eventualmente fue sometida, absorbida y convertida en un suburbio de Tenochtitlan.

Muchos se preguntarán dónde quedó tal grandeza y algunos hasta se mostrarán incrédulos. Sin embargo, Tenochtitlán es una realidad que yace bajo los suelos de la Ciudad de México.