1.

Un amigo normal cree que las personas tienen defectos y virtudes.

Un amigo enamorado sufre de una ceguera muy selectiva que le permite pasar por alto los defectos de su pareja exclusivamente.

 

2.

Un amigo normal habla de varios temas, algunos de los cuales le apasionan.

Un amigo enamorado -especialmente una amiga enamorada- es monotemático/a.

 

3.

Un amigo normal se burla de las demostraciones públicas de afecto.

Un amigo enamorado es el primero en practicarlasfrente a ti.

 

4.

Un amigo normal compra souvenirs a las corridas el último día de su viaje: algo para la oficina, una pavada para la familia.

Un amigo enamorado pasa todas las vacaciones comprando huevadas que le demuestren a su chuchi cuánto pensó en él o ella.

 

5.

Un amigo normal tiene sus gustos musicales bien definidos.

Un amigo enamorado va cediendo ante los gustos de su pareja, creando una amalgama musical que hace que sus playlists se conviertan en un recurso bastante más ecléctico de lo que se considera saludable. Y está esa terrible obsesión con las canciones que se dedican mutuamente.

 

6.

Un amigo normal critica la tradición del día de San Valentín como una estrategia de mercado.

Un amigo enamorado es un engranaje más en la cadena de producción masiva de corazones cual Chaplin en Tiempos Modernos.

 

7.

Un amigo normal te llama en tu cumpleaños, cuando necesita algo, o cuando está aburrido y quiere que lo lleves de fiesta.

Un amigo enamorado no te llama… nunca.

 

8.

Un amigo normal se queja de los que usan fotos de pareja como foto de perfil.

Un amigo enamorado pasa horas eligiendo la foto en la que se ven mejor y más enamorados para demostrarle al mundo su felicidad.

 

9.

Un amigo normal no se aprende tu teléfono ni después de quince años de relación.

Un amigo enamorado no sólo se aprende el teléfono de su media naranja en dos días, también se sabe de memoria el teléfono de su oficina, su extensión, la dirección de sus papás, a qué hora nació…

 

10.

Un amigo normal odia todo lo que sea ligeramente cursi.

Un amigo enamorado utiliza un tono de voz empalagoso que hace pensar que sufre problemas lingüísticos, y sus oraciones empiezan a estar cargadas de diminutivos y animalitos tiernos.

 

11.

Un amigo normal sabe que las relaciones surgen por coincidencias, probabilidades, compatibilidad de caracteres, intereses comunes y un montón de otras cosas que no entiende muy bien.

Un amigo enamorado sabe que su relación estaba predestinada.

 

12.

Un amigo normal te escucha con atención cuando hablas.

Un amigo enamorado tiene toda la intención de hacerlo, pero no puede, está incapacitado para seguir cualquier conversación que no involucre a su objeto de deseo.

 

13.

Un amigo normal puede perder la paciencia cuando uno mismo se pone monotemático y enamorado.

Un amigo enamorado no solo nos dejará hablar por horas de nuestro objeto de deseo (aunque no nos escuche o solo se limite a hacer comentarios relacionados a su propia pareja: ver punto anterior), sino que también nos dará consejos útiles sobre cómo vivir con esta adicción llamada “enamoramiento”.

Crédito imagen de portada: THOR