Crédito: zenjazzygeek.

1.

Una madre normal sabe cocinar delicias.
Una madre ecuatoriana seguro cocina bien, pero el que lava (y bien limpiecito) «¡eres tú carajo, que no soy tu empleada!»

2.

Una madre normal te espera en casa y te reta a lo que llegas.
La madre ecuatoriana te llama y dominando las paradojas, te grita ¡Muévete carajo!… pero anda despacio.

3.

Una madre normal te grita cuando peleas con tus hermanos.
Una madre ecuatoriana ¡TE SIENTA DE UN COCACHO! Y después te amarra barriga con barriga.

4.

Una madre normal te impone las reglas de la casa: ¡Se hace lo que yo digo!
La madre ecuatoriana te cambia las reglas sin avisarte, para que nunca puedas ganarle a su lógica. Porque es tu madre ¡y las reglas las hace ella!

5.

Una madre normal insiste que si sigues escuchando la televisión tan alto, te vas a quedar sordo.
Una madre ecuatoriana… ¡te lo sube! Y después te lo apaga: ¡Ya duérmete malcriado!

6.

Una madre normal amenaza con confiscarte la consola de videojuegos.
La madre ecuatoriana le quita las pilas, esconde el cargador por un lado y se lleva el juego en su cartera…

7.

Una madre normal te pide que cierres la puerta para que no se vaya el aire acondicionado.
La madre ecuatoriana te dice, «¿Qué, se te quedó el rabo? Cierra y ponme la novela».

8.

Una madre normal te reclama que ella «hacía de todo a tu edad».
Una madre ecuatoriana te cuenta que a los 7 lavaba, a los 8 hacía sancocho, y a los 9 manejaba el carro para ir al comisariato. Y tú sacas conclusiones solito.

9.

Una madre normal invita a tus amigos a la casa.
Una madre ecuatoriana los invita… Y luego te dice que tengas cuidado con fulano (ese vago marihuanero) y con mengana (esa que te hace ojitos), porque «yo no te quiero ir a recoger a la cárcel desnudo por andar en la calle tan tarde».

10.

Una madre normal te castiga.
Una madre ecuatoriana te saca el fuete, te lanza la zapatilla, te quita las llaves, te baja el breaker de tu cuarto y le cambia la clave al Internet. ¡Y te quedas ahí carajo!

11.

Una madre normal te ofrece amor incondicional de madre.
Una madre ecuatoriana te da la bendición, te llama a cada rato, te reta por no ir a misa, te prepara tu plato criollo favorito cuando estás triste y te cura hasta el corazón roto con vaporub.

12.

Una madre normal es especial para sus hijos y se enorgullece por los logros de su familia.
Tu madre ecuatoriana es tu orgullo y la suerte de tus hijos, nietos y bisnietos. Es una fuente de vergüenza interna… porque nunca vas a poder ser tan bacán como ella. ¡Y además es el orgullo de ella misma, porque las otras madres no pudieron educar a un hijo tan perfecto!