«Tlakimilolli: voces del telar», de Miguel Ángel Sosme (Coordinador del Proyecto Tejedoras de la Sierra de Zongolica) es un documental que, al tiempo les da voz a las mujeres de la Sierra de Zongolica (Veracruz), fortalece el idioma náhuatl, ya que es la primera película hablada enteramente en esta lengua.

El documental en náhuatl sobre tejedoras dura media hora y es parte de una tesis de licenciatura del veracruzano Sosme Campos, quien está estudiando un doctorado en la Universidad Nacional Autónoma de México. En él participaron 27 tejedoras provenientes de los municipios de San Juan Texhuacan, Mixtla de Altamirano, Soledad Atzompa y Tlaquilpa.

Se presentó el pasado 17 de julio en el Museo Indígena, en la Ciudad de México. La dirección y fotografía del material estuvo a cargo de Clementina Campos, mientras que la edición y el sonido corrieron a cargo de Dorian Neyra. El proyecto fue financiado por la Secretaría de Cultura y el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes.

Hablamos con Miguel Ángel Sosme sobre por qué decidió hacer el documental en náhuatl sobre tejedoras y esto nos dijo:

“El documental lo produje luego de varios intentos fallidos de promocionar el arte textil de las comunidades indígenas a través de los libros. Me di cuenta de que en México no estamos muy acostumbrados a leer y que los libros son inaccesibles para mucha gente, por sus costos, su lenguaje técnico, etc. Antes del documental había escrito o colaborado en cuatro libros. Notaba que estos no cumplían con la meta de comunicar de forma efectiva. Pensé que un material audiovisual sería una mejor opción”.

“Los obstáculos que hemos enfrentado son numerosos y a todos los niveles: en México no predomina el interés por el arte y la cultura en general, y mucho menos por las comunidades indígenas. Los presupuestos para crear estos materiales son escasos y los recortes presupuestales han sido mayores cada sexenio. Lograr financiar un proyecto es sumamente lento, con una burocracia que entorpece las gestiones. Por otro lado, cuando los materiales por fin ven la luz, no suelen tener la suficiente difusión. Por eso desde nuestro proyecto hemos apostado al tema educativo y de la formación de públicos. Pensamos que es importante crear materiales accesibles para la gente y acercarlos de forma gratuita”.

Tlakimilolli ya ha sido presentado en festivales de cine en España, Estados Unidos y Chil, con muy buen recibimiento. Es gracias al financiamiento de la asociación «Los Amigos del Arte Popular» que las tejedoras han podido viajar a las ciudades para presentar este documental, al mismo tiempo que las piezas que elaboran, logrando una presentación interactiva y auténtica.

“Me gustaría que el documental tuviera una mayor difusión dentro y fuera de México, para que se conozca la labor de las mujeres indígenas de Veracruz y México, una labor escasamente valorada y reconocida. El material tiene subtítulos en español e inglés para facilitar lo anterior y, lo más importante, me gustaría que este material derivara en proyectos sociales y culturales que incidan de forma positiva en la realidad de las comunidades indígenas del país…”.

Este documental en náhuatl sobre tejedoras ha cambiado incluso la perspectiva que las tejedoras tienen sobre su propio trabajo, quienes ahora le dan más valor que antes. El hecho de que los roles de género estén aún tan marcados en Zongolica, obstaculiza el hecho de que hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades para salir y mostrar su trabajo, incluso de ganar su propio dinero, pues en las comunidades más alejadas las mujeres son educadas para ejercer labores domésticas. Si te parece interesante este proyecto, no dejes de seguirlos en su página de Facebook.