La cultura gastronómica almeriense bebe del pasado árabe de la región y se combina con la dieta mediterránea, ofreciendo un rico popurrí gastronómico muy variado para todos los gustos y paladares. Es también una ciudad muy afamada por la variedad de sus tapas y la diversidad de bares, que comparten un denominador común: bebida y tapa todo incluido en el mismo precio. Además, es la Capital Española de la Gastronomía 2019, y no sin razón. Si quieres ir más allá de las tapas y sentarte a la mesa a comer, estos son los mejores lugares en los que hacerlo.

1. El Asador Almería

Conocido de toda la vida como el Asador del Torreluz, es el restaurante de ese hotel y en donde la elegancia, la tranquilidad y la calidad de sus platos y productos no dejan a nadie indiferente. Destacan sus carnes a la brasa y al horno, por lo que mayor prestigio tienen, y sus postres caseros. ¡Para chuparse los dedos!

2. La Gruta

La Gruta es uno de los restaurantes más conocidos de toda Almería. En este ocurre como con el anterior, destacan sus carnes a la brasa. Pero es que esto no es todo: gran parte de su fama se debe a sus instalaciones, ubicadas en el interior de una antigua cantera en los acantilados del Cañarete. ¡Sus cuatro salones son cuatro grutas!

3. Salmantice

En el Salmantice destacan las carnes avilesas y castellanas. Se explica porque su chef-propietario es de Ávila —con ascendencia salmantina—, y además cuenta con una gran experiencia como maître en diferentes paradores nacionales. Sus platos estrella son los asados de cordero, cochinillo y cabrito, la ternera de Ávila, las patatas aderezadas con morcilla de Burgos, y también las especialidades de platos de bacalao de Islandia.

4. Los Arcos

Este hotel de dos estrellas del barrio de El Alquian, a las afueras de la capital, tiene un restaurante especializado en pescados y mariscos frescos, entre cuyos platos destacan el arroz con bogavante y las ensaladas de tomate Raf. Un lugar sencillo, no demasiado suntuoso, adaptado a los paladares más marineros.

5. Restaurante la Barraquilla

Seguimos en el mismo barrio de El Alquian, pero esta vez a orillas del mar en una típica barraca donde los pescadores de toda la vida con sus pequeñas barcas han vendido su pescado más fresco del día. La Barraquilla es tan conocido por su pescado que se ha convertido en todo un lugar de referencia tanto para los bolsillos más grandes como para los más pequeños que quieran darse un buen capricho de vez en cuando.

6. La Fabriquilla

Seguimos alejándonos de la capital para adentrarnos en pleno corazón de la Alpujarra almeriense, en concreto en el pueblo de Laujar de Andarax. Aquí, a sus afueras, se encuentra La Fabriquilla, el lugar perfecto para degustar las mejores comidas caseras, brasas y los clásicos platos alpujarreños. Un lugar muy acogedor sobre todo en invierno donde calentar el estómago con un plato, por ejemplo, de olla de trigo con un buen vino de la comarca (los vinos de Laujar son muy conocidos en toda la provincia), todo un lujo al alcance de todos. Además, como curiosidad, el restaurante se sitúa en lo que antes era una antigua fábrica de electricidad de principios del siglo XX (de ahí su nombre) que suministraba energía a los pueblos de Alcolea, Laujar, Fondón y las barriadas de Fuente Victoria y Benecid.

7. Mesón el Molino – Casa Porchás

Ubicado en el pueblo de Vélez Blanco, en la Almería más oriental, rodeado de un entorno rico en cultura e historia, este antiguo molino convertido ahora en restaurante ofrece una variada gastronomía tradicional en donde las setas, las verduras y las hortalizas de temporada son las protagonistas de los entrantes. Después, ya para el plato principal, las carnes y pescados al horno, a la brasa y en salsa pasan a un primer plano.

8. Bar Motown Soul Food

Volviendo a la capital y cambiando la comida más tradicional por la más moderna, en la carta de este del Bar Motown Soul Food encontrarás hamburguesas, tacos y quesadillas, todo con música americana de fondo en un ambiente bien diferente al que nos tienen acostumbrados los típicos bares de Almería. Eso sí, no vayas a pensar que por ser comida americana tipo hamburguesas y demás la calidad es baja; al revés, todo está muy cuidado y cuenta con elaboraciones propias que sorprenden incluso a los más escépticos.

9. Restaurante – Tetería Almedina

Si lo que te gusta es la comida internacional, en Almería también tienes restaurantes de excelente calidad y comida casera de otros países. Un buen ejemplo es el Almedina, un restaurante de comida marroquí situado a los pies de la Alcazaba. Sus dueños cuidan hasta el más mínimo detalle para que sientas durante tu estancia allí que de repente has viajado a Marruecos y te has sumergido en la gastronomía local. Muy recomendable también si simplemente deseas ir a probar sus tés, ya que su sala es muy acogedora y está todo muy ambientado. De vez en cuando hacen pequeños espectáculos de todo tipo, sobre todo de flamenco.

10. La Consentida

Y para finalizar, de nuevo en pleno centro de Almería, La Consentida es un lugar muy conocido por sus tapas y desayunos, que además cuenta con una gran variedad de menús para sentarse a comer con recetas bastante elaboradas y heterogéneas, desde platos tradicionales de carnes a la brasa hasta la cocina más selecta acompañada de vinos y cava.