La atracción de los humanos por la observación de animales es ancestral: nos identificamos con ellos, aprendemos de sus comportamientos, y forman parte de nuestros mitos y narrativas. Ciertos animales nos provocan ternura, algunos son muy únicos (por no decir raros) y nos dan curiosidad, y otros tienen una potencia que nos deja sin aliento… por esos o por otros motivos, algunas especies se vuelven los íconos de todo un ecosistema en peligro.

Argentina tiene una riqueza enorme en su fauna, que maravilla a cualquiera que se acerque a conocerla, y visitar los sitios donde esta fauna está protegida ayuda en los esfuerzos de conservación. Aquí van algunos de los mejores lugares para observar especies carismáticas, pero por supuesto ¡hay muchos más!

Esteros del Iberá, Corrientes

Es sin lugar a dudas uno de los mejores lugares para ver fauna en Argentina. Carpinchos (foto 1), monos, ciervos de los pantanos (foto 2), yacarés (foto 3), infinidad de aves, todos pueden ser vistos a poquísima distancia de los visitantes en numerosos circuitos y actividades que tienen como epicentro al pueblo de Carlos Pellegrini. Avistajes como los retratados en las fotografías que siguen serán normales durante tu visita:

La Reserva Natural Iberá, un área protegida desde 1983, el actual Parque Provincial y el futuro Parque Nacional Iberá deben estar en la lista de todo amante de la naturaleza. ¡Se trata de uno de los más grandes humedales de agua dulce del planeta! Para planear la visita y conocer más sobre el proyecto Iberá, pueden visitar la página oficial: proyectoibera.org.

En el futuro, con el esfuerzo que se está realizando ahora para reintroducir especies autóctonas, esta zona también será ideal para ver guacamayos rojos, osos hormigueros gigantes y yaguaretés, entre otros.

Misiones: el destino para los observadores de aves

Parque Nacional Iguazú, y los parques provinciales Urugua-í, Moconá, Salto Encantado, y Cruce Caballero, entre otros, son EL destino para los observadores de aves. También es recomendable visitar sitios de conservación, educación e investigación como el refugio de animales silvestres GüiráOga («la casa de los pájaros» en idioma guaraní).

En Misiones vive casi la mitad de las especies de aves conocidas de Argentina, y muchas de ellas sólo se pueden ver en esta provincia. Para aquellos buscadores de tucanes, de fruteros multicolores, de rapaces de todo tipo, éste es su norte.
Además, hay circuitos menos tradicionales, específicos para ver ciertas aves. Por cierto, todos aquellos interesados en aprender y colaborar en la conservación de aves en el país pueden empezar por acercarse a la organización de la sociedad civil Aves Argentinas.

A post shared by Emilio White (@white.emilio) on

Como Misiones es el trópico argentino, también aquí es posible ver monos, agutíes (un tipo de mamífero típico de la selva) y mariposas de toda forma y color, entre otros preciosos y diversos seres vivos.

A post shared by Vera van der Sterren (@veravds) on

¡La ruta de las yungas que puede llevarte a ver un yaguareté!

El Yaguareté es un animal mítico, no solo por su lugar en las narraciones de pueblos originarios, sino también por su lugar en términos más científicos: es el mayor félido de América (desde el sur de Estados Unidos a la Argentina) y el tercero más grande del mundo, después del tigre y el león.

A post shared by Pablo H. García (@pablopecera) on

Las yungas, que son selvas de montaña, es uno de los ecosistemas donde todavía se encuentran a estos y otros magníficos animales. En Argentina, las yungas se ubican en las provincias de Jujuy y Salta, y en parte están protegidas por ser consideradas “Reserva de biósfera de las Yungas”, una categoría promovida por el Programa El Hombre y la Biósfera (MAB) de UNESCO, e implementada por los gobiernos provincias y la Administración de Parque Nacionales.

A post shared by El iberá (@elibera.com.ar) on

Hay tres parques en particular que deberías incluir en tu recorrido: El Rey (en Salta), el hermosísimo Calilegua (en Jujuy), y el Parque Nacional más agreste y salvaje del norte argentino: Baritú. El principal acceso de este último es a través de Bolivia. Recomendado para valientes, aventureros o gente con un poco de experiencia.

A post shared by ATTA (@adventure.travel_) on

El cóndor, el huemul y más en los bosques andinos patagónicos.

El cóndor, una de las aves más grandes del planeta, se encuentra presente y es símbolo nacional de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. Más allá de la variedad de paisajes andinos en donde se lo puede observar, un cóndor contra las montañas, bosques y lagos de la Patagonia es una de las imágenes más hermosas que puede haber.

Todos los parques nacionales (PN) más conocidos de la Patagonia permiten observar cóndores: PN Nahuel Huapi, PN Alerces, PN Lanín…

A post shared by Facundo Vital (@naturalezasur) on

Me han dicho que subir a la buitrera del Cuyín Manzano en el PN Nahuel Huapi y encontrar los paredones donde duermen los cóndores es un viaje a lo profundo de la naturaleza. Ojalá llegue el día en que pueda verlo con mis propios ojos.

El huemul, clasificado como especie en peligro de extinción desde 1976, se encuentra protegido en los parques nacionales Nahuel Huapi, Lago Puelo, Los Alerces, Perito Moreno y Los Glaciares. Este animal también está protegido en territorio chileno.

A post shared by Luis Polanco (@liuspolanco) on

En algunos lugares de la Patagonia, como en la Bahía Lapataia (Tierra del Fuego), tuve la suerte de caminar cerquita de zorros colorados. ¡Fue una experiencia mística! Me sentía en el libro de El Principito.

A post shared by Argentina Salvaje (@argsalvaje) on

Reserva de la biósfera Laguna Blanca, Catamarca

En Laguna Blanca, en el norte de la provincia de Catamarca (departamento de Belén), está la reserva de vicuñas más grande de toda la Puna Argentina. Además, se practica el chaku, vocablo quechua para una técnica ancestral de esquila que permite la extracción de fibra de vicuña.
Si bien las vicuñas ya no están en peligro de extinción, su supervivencia depende de los continuos esfuerzos de conservación.

A post shared by Eliseo Jantzon (@eliseojantzon) on

A post shared by Debora Cejas (@hikingbootsww) on

¿Y dónde podemos ver pumas?

Noticias recientes dan cuenta del avistaje de pumas en el Parque Nacional Nahuel Huapi. El vídeo a continuación muestra la reacción de unos visitantes al ver dos pumas en el camino a la Cascada Los Alerces.

Según el investigador Emiliano Donadío, biólogo del Inibioma-Conicet, «los pumas se distribuyen desde Alaska a Tierra del Fuego en toda América; sólo están extintos en las cercanías a los centros urbanos«. Su investigación en el Parque Nacional San Guillermo (San Juan) está demostrando que los depredadores tope, como los pumas, son muy importantes para la salud del ecosistema completo.

Así que estén atentos en muchos de los parques nacionales mencionados en este artículo, ya que en cualquier momento podrían intercambiar miradas con esta belleza:

La Reserva Natural Formosa y el Parque Nacional Río Pilcomayo (Formosa), ¡para ver al tatú carreta!

De sus varios nombres, Priodontes maximus, armadillo gigante, gurre… sin duda tatú carreta es mi favorito. Amenazado por la caza y la deforestación, está en peligro de extinción desde hace años. Aún es posible verlo en algunas de estas áreas protegidas de Formosa, así como al carpincho o capibara, al yacaré ñato, al ciervo de los pantanos y a algunos especímenes de oso hormiguero bandera.

Puerto Madryn y Península Valdés, Chubut

No es sorpresa que Puerto Madryn esté incluido en esta lista. La ciudad ha sabido ganar renombre como centro del avistaje de fauna marina en el país, y península Valdés es uno de los nueve Patrimonios de la Humanidad declarados por la Unesco en Argentina.
En la zona es posible hacer tours y observar ballenas francas australes a metros de distancia, entre los meses de junio y diciembre. En 2017, un relevamiento de ballenas registró una cifra récord desde 1971 que comenzaron los estudios: ¡un total de 788 ejemplares!

Además, es posible ver -aún desde la costa- delfines, pingüinos magallánicos y lobos marinos, por nombrar algunas de las especies más adoradas de la zona.

Monumento natural Laguna de los Pozuelos, Jujuy

Si lo que quieren es ver flamencos, uno de los mejores lugares para hacerlo en Argentina es Laguna de los Pozuelos. Las 16 224 hectáreas son reserva de la biósfera además de “monumento natural”.
Entre otras muchas aves acuáticas de la Puna, es posible observar tres tipos de flamencos en esta zona: flamenco austral, parina grande y parina chica.

Otros sitios puntuales en Argentina donde encontrarse con flamencos son la laguna de Mar Chiquita (Córdoba), la Laguna Grande (Catamarca) y la laguna de Llancanelo (Mendoza). Hay incluso una creciente población de flamencos en lagunas saladas de Campo Andino, provincia de Santa Fe.

Como recurso extra para planificar tu encuentro cercano con la naturaleza, te recomiendo la Red De Reservas Naturales Privadas (RARNAP). En Argentina, hay casi 60 reservas en tierras privadas que junto a Fundación Vida Silvestre Argentina, Fundación Azara, Aves Argentinas y algunas universidades, se dedican a la conservación. En dichos lugares, es común encontrar tours y actividades de eco-turismo para avistar aún más animales majestuosos.

NOTA: agradezco la colaboración de Andrés Sehinkman en la elaboración de este artículo, uno de los creadores de Escuela de Animales y Planta Alta TV.

Crédito imagen de portada: Sander Crombach.