1. ¿Qué es España?

Una cosa parece clara al leer en general las sugerencias de Google para las búsquedas sobre España en español: quienes buscamos somos muchas veces nosotros mismos. Y el simple «España es» nos muestra que nuestra principal preocupación es la relación Iglesia-Estado. ¿Es España laica? ¿Es aconfesional? (Sí, sí lo es, al menos en teoría). ¡Seis de diez preguntas son sobre eso!

También parece preocupar si somos o no latinos. Se entiende la duda: lo somos, ya que latino significa que hablamos una lengua derivada del latín (también lo son los franceses y los italianos, por ejemplo), pero como en España utilizamos también latino para referirnos a los latinoamericanos (supongo que un poco como abreviatura), estamos hechos un lío.

2. ¿Qué tiene España?

Aquí de pronto nos ponemos un poco paranoicos y queremos saber si estamos preparados para la guerra (¿o estuvo Donald Trump practicando su español buscando nuevos objetivos militares? La búsqueda del petróleo hace sospechar). ¿Tenemos armas nucleares? ¿Es bueno nuestro ejército? Luego ya vamos a cosas de verdad importantes: el fútbol y si vamos a ir a la cárcel por enviar un mail masivo olvidando marcar la opción bcc.

3. ¿Qué hay en España?

Aquí el tema de las armas desaparece (no así la duda sobre el petróleo) y empezamos a preguntarnos sobre la fauna. O quizá aquí sí sean búsquedas de gente de fuera. Lo típico, vas a ir a un país que desconoces y quieres saber tus posibilidades de morir en las fauces de un animal salvaje (tiburones, cocodrilos, osos, ¿colibríes?), de la mordedura de una de esas serpientes que recorren la Gran Vía madrileña o abrasado por la lava de un volcán en erupción. También, por si sobrevives, te preguntas si tienes posibilidades de ligue (¿hay más hombres o mujeres? ¿a cuántas o cuántos me toca?) o si un error te llevará a pudrirte en la cárcel.

Lo de los muchos españoles sabemos que es una búsqueda de Rajoy (o quizá de Albert Rivera, documentándose para un discurso que todos recordamos). También es lo que tenía que haber buscado la señora británica a la que los autóctonos estropearon sus vacaciones en Benidorm. ¡Informaos antes de viajar, amigos!

4. ¿Cómo son los españoles?

Por aquí ha pasado también nuestro añorado expresidente con lo de que los españoles son muy españoles. Quizá también haya sido él el de la siguiente búsqueda, quizá la haga todos los días desde su ordenador de registrador de la propiedad para sonreírse y pensar «ja, ja, ja, Pedro, ¡lo que te espera!».

Aparece también la duda de si somos latinos, que ya sabemos que sí, y otro término que nunca tenemos muy claro: hispano. Según la RAE, sí: lo eran nuestros antepasados, naturales de Hispania, y, en la tercera acepción, ‘español’, lo somos nosotros. A partir de la cuarta ya no, porque nos vamos a Hispanoamérica. Es decir, la respuesta más precisa para la pregunta de si somos hispanos es «depende».

Mucha duda también sobre nuestra etnicidad (¿blancos? ¿árabes?), belleza y un poco de temas legales. Y luego está la frase célebre de Quim Torra en ese artículo rescatado de 2008.

5. ¿Y las españolas?

Mucho rencor de chico rechazado veo por aquí. Quitando esas tres búsquedas sobre nuestra belleza, todo es una retahíla de búsquedas llenas de orgullo herido: las españolas son malas, bordes, difíciles, unas creídas, frías… Y altas, eso también.

6. ¿Qué tenemos los españoles?

Pues derecho a decidir dónde vivir y el derecho y deber de defender a España: no son búsquedas aleatorias, sino frases textuales tomadas de la Constitución. En cuanto a la sangre árabe, según la ciencia curiosamente somos los gallegos los que más tenemos en todo el país (quien dice sangre, dice clústers genéticos, y quien dice árabe, dice del norte de África).

Tenemos acento (¡acentos!), tardamos en vender nuestras casas y, algo que no habría que olvidar, también fuimos refugiados. ¿Lo de la tara en el ADN? Torra otra vez.

7. ¿Qué hacemos los españoles?

Divertirnos, claro, como bien corresponde a un país que en muchos lugares del mundo es sinónimo de fiesta. ¿De qué nos quejamos entonces? Porque según Google lo hacemos mucho (y, bueno, puede que sea verdad, pero no nos faltan razones).

Después, además de un extraño comentario sobre nuestra higiene (sí, nos bañamos e incluso duchamos entre fiesta y fiesta), nuestra autoestima y hábitos en redes sociales, hay una serie de sugerencias sobre nuestro pasado colonial. ¿Nos mezclamos con los indígenas? Algo, sí. ¿Nos retiramos enseguida de los territorios coloniales? Nos retiramos, nos echaron… matices. Nos llevamos del Perú… ¿qué? Pues ya se sabe: oro y plata. Típico suvenir de conquistador.

8. ¿Cómo conquistó y perdió España?

El cómo parece también muy interesado por todo el pasado imperialista. A gran escala (cómo se perdió Cuba, cómo se conquistó México) y a pequeña, pero no por ella menos importante: ¿cómo diablos pasó lo de Gibraltar? Y, así en general, cómo empezamos con el tema este de las conquistas en el siglo XV. No sé, era lo que se llevaba entonces.

Y luego, como siempre, fútbol. Porque suponemos que esas extrañas combinaciones de países (Portugal, Rusia, Irán) tienen que ver con partidos.

9. ¿Qué se hace en España?

Veamos, empezamos un poco derrotistas diciendo que aquí se premia todo lo malo (pero claro, ¿no éramos también unos quejicas sin remedio?), pero luego remontamos con las típicas preocupaciones del turista: ¿dejo propina o no? Respuesta: depende, sigue tu instinto, si te apetece. ¿Por qué lado conduzco? Por el normal. A no ser que estés en Gibraltar, pero recuerda que eso no es España. ¿Se recicla? Sí, hazlo. Luego, claro, tras concluir ese «se vive bien» quieres saber dos cosas básicas antes de mudarte: si te nacionalizas, ¿puedes mantener la nacionalidad antigua? Y ¿se vacuna contra la tuberculosis?

10. ¿Por qué los españoles…?

¿… somos blancos? Pues porque como ya vimos los genes del norte de África están sobre todo en Galicia. Donde por otra parte hay muchos más rubios y de ojos azules que en el resto del país, por cierto. Y no odiamos a los franceses, solo tenemos una relación complicada porque son nuestros vecinos y tenemos un poco de complejo de inferioridad (un complejo que no tenemos con Portugal, aunque diría que deberíamos). Y bueno, Pepe Botella y que ellos nos miren un poco con desdén. A cambio le decimos a todo el que quiera oírnos que los franceses tienen una higiene personal regular.

Hay también mucha duda sobre nuestro modo de hablar. ¿Por qué decimos «tío» (y llamamos así a gente a la que no nos une ninguna relación de parentesco)? ¿Por qué decimos «vídeo» (aquí el acento es mío porque entiendo que se refieren a que pronunciemos la palabra así y no video como en Hispanoamérica)? ¿Por qué decimos «hostia» (la hache es mía también; ostia existe pero es una forma en desuso de decir ostra y creo que la pregunta no se refiere a eso)? ¿POR QUÉ HABLAMOS ASÍ?

Y, además de las ya clásicas dudas relativas a cuando íbamos por el mundo invadiendo conquistando países, la más importante: ¿por qué los españoles son tan guapos? Es el gen ese del norte de África que en realidad casi nadie tiene.