Es sabido que el imperio mexica se afianzó gracias al tremendo poder de su ejército y a las medidas económicas y educativas centralistas que le permitieron crecer a un ritmo más que ideal. Eso, claro está, hasta que del otro lado del mar llegó un enemigo con el que los mexica no contaban.

Pero en las guerras no todo es derramamiento de sangre y así como existió en Asia “el arte de guerra” por Sun-Tzu, los imperios americanos también llegaron a desarrollar teorías y arte guerreras muy efectivas, como te contaré a continuación.

Los mexica lograron refinar los conocimientos desarrollados por milenios en sólo 70 años y los supieron aprovechar al máximo. Un ejemplo es su arma más poderosa, una que ni siquiera derrama sangre pero que causa un terror muy profundo: el ehecachichtli o silbato de la muerte.

A post shared by Diego Si (@kan.imix) on

Se trata de silbato que tenía la función de causar el más terrible terror psicológico, ya que su sonido es de los quejidos de una persona siendo ferozmente torturada. Es, técnicamente, un aerófono de doble diafragma o de muelle de aire, según lo definen los investigadores de la acústica prehispánica. Su nombre proviene de Ehécatl, el Señor del viento. Aquí pueden escucharlo….

A post shared by Oscar (@darth88) on

Es en fechas recientes que los arqueólogos han descubierto su función militar y ritual e incluso los puedes adquirir en algunas tiendas de artesanías en el centro de México.

A post shared by Merlyn Acosta (@acostamerlyn) on

“…decenas los pelotones de cientos de feroces guerreros jaguar, águila, otomíes, ansiosos de morir al filo de obsidiana, y justo detrás de ellos el batimiento de teponaxtlis (tambores) que solo guardan silencio cuando las decenas de silbatos de la muerte resuenan como una persona siendo desollada viva, gritando con desesperación…”

Es el sonido del ejército mexica que se aproxima… Además eran utilizados en otros ritos mortuorios para ayudar al difunto a su descenso al Mictlán, la tierra de los muertos, al lugar de los descarnados.

¿Te imaginas unos cuantos centenares de estos silbatos al unísono en alguna plaza que produce mucho eco? Terrorífico…

Aquí otra muestra de su poder: