Hanna Quevedo presenta fotos tomadas en la Isla de Pangkor, al Noroeste de Malasia y en Kuala Lumpur, capital del país.

MALASIA FUE un descubrimiento inesperado. Al llegar encontré un mundo constituído por muchos mundos. Cuatro culturas compartiendo un mismo espacio.

En una misma calle se cruzan a mi paso mujeres con trajes indios de colores vívidos, bicicletas manejadas por orientales de origen chino, mujeres de cultura árabe con el rostro tapado y sonrisas en los ojos, y malayos que corren al ritmo del día, que parece rápido pero relajado al mismo tiempo.

1. Un pescador revisa las redes intentando reparar los agujeros producidos en la tarea de pesca esa misma mañana en la Isla de Pangkor.

2. Históricamente, Pangkor siempre fue un refugio para los pescadores, comerciantes y piratas locales.

3. El puerto de la isla, presenta un carácter desolado y misterioso. Basura en el agua y restos de metal en el suelo, convierten a este puerto en un lugar de poco interés turístico pero que puede resultar hermoso al mismo tiempo.

4. Tras la mañana de trabajo en el mar, los pocos restaurantes más cercanos a la Playa del Coral, donde hay especial concentración de turistas y mejores y más posibilidades de alojamiento, venden pescado fresco, generalmente frito.

5. Mientras como en uno de esos restaurantitos, me sorprendo al ver a un niño jugando con un videojuego ya que la playa (donde los niños solían disfrutar más) está al cruzar la calle. Este momento me recuerda que los tiempos han cambiado.

6. Llegando a Pangkor… esta imagen es una vista lateral desde el barco que he tomado cerca de Lumut.

7. Ya en Kuala Lumpur, en la terminal de autibuses, buscando el lugar correcto donde comprar el billete a la Ciudad de Malacca al Sureoeste del país. Las esperas pueden ser largas como podemos concluir con esta imagen.

8. Las taquillas de la terminal donde por muy poco dinero, puedes dejar tu equipaje (si cabe en la cajita) por algunas horas.

9. Se encuantran en todas partes de la terminal snacks y revistas para tener un viaje más entretenido o una espera más amena.

10. Siluetas anónimas que van y vienen, un camino muy rígido de salidas y entradas a la terminal de autobuses.

11. Pangkor al anochecer. Desde la Playa del Coral se puede ir nadando hasta esta pequeña islita que se ve enfrente y que es conocida como Isla Giam.

12. Foto rápida”. Un hombre obervando se para justo delante la tienda de fotos. A lo lejos, en un segundo plano, la policía pone una multa a una chica por no cruzar por el paso de peatones “como es debido”.