1.

Elige países en los que la vida sea barata. No es lo mismo viajar a Noruega que hacerlo a Bulgaria, Polonia o Rumania.

Crédito: archer10

 

2.

Si tienes que coger un vuelo, mira primero las compañías low cost como Ryanair, normalmente tienen precios ajustados, sobre todo si viajas solo con equipaje de mano.

 

3.

Utiliza algún comparador de vuelos como Skyscanner. Solo tendrás que poner origen, destino y fechas, o seleccionar la opción “más barato” y en un solo click tendrás los resultados con las opciones más económicas. ¡Un gran ahorro de tiempo y dinero!

Crédito: rodrigoparedes

 

4.

No viajes en temporada alta o en días festivos. Tanto los vuelos como los alojamientos disparan sus precios.

 

5.

Utiliza el transporte público. Además de ser la mejor forma de conocer un país, ahorrarás mucho dinero.

 

6.

Infórmate sobre los bonos del transporte público. Hay muchas ciudades como Londres que tienen bonos por días o trayectos con los que ahorrarás muchísimo si utilizas bastante el transporte.

Crédito: Tim Spouge

 

7.

Cuando las distancias no sean muy largas, cálzate las zapatillas y anda. Además de ponerte en forma, conocerás lugares que probablemente no harías si coges el transporte público.

Crédito: pedrosz

 

8.

En el momento de buscar alojamiento no te centres únicamente en las zonas más céntricas de la ciudad. Estas suelen ser mucho más caras. Aléjate un poco y comprueba como los precios bajan como por arte de magia.

 

9.

Hay buscadores como Booking en los que puedes seleccionar alojamientos por barrios o a través del mapa. Esta opción es perfecta para hacer una primera selección: aléjate un poco de la zona centro, sí, pero confirma que esté cerca del transporte público para que los desplazamientos por la ciudad sean mucho más fáciles.

Crédito: yann07

 

10.

Si tu idea es pasar varios días en algún lugar, una opción mucho más económica puede ser un apartamento. Plataformas como AirBnb pueden ser tu mejor aliado.

 

11.

Si has optado por el apartamento, puedes desayunar, comer o cenar en él y así ahorrar unos buenos euros.

 

12.

Y si aún el apartamento te parece caro o no te apetece esta opción, ¿qué te parece un hostel? Puedes escoger entre habitaciones privadas o compartidas, sea cuál sea tu opción, estamos seguros que los hotel tienen un extra: conocerás a muchísima gente con la que compartir consejos.

 

13.

A la hora de comer aléjate de las zonas más céntricas y turísticas de la ciudad. Estas suelen ser las más caras e incluso, a veces, no tienen la mejor calidad.

 

14.

No dejes de visitar los mercados. Además de poder encontrar comida mucho más barata podrás degustar platos típicos y conocer a la gente local.

Crédito: pug_girl

 

15.

En muchos restaurantes tienen menús de mediodía a precios bastante ajustados que incluyen 3 platos más bebida. Fíjate ya que normalmente lo especifican en la puerta y puede ser una opción perfecta para saciar el estómago.

Crédito: acme

 

16.

En muchas ciudades se hacen “free tours”, con los que podrás conocer de forma gratuita tu destino. Eso sí, aunque el tour sea gratuito, el guía espera una propina. Estírate un poquito con algunos euros o invitándole a algo, seguro que te lo agradecerá.

 

17.

Antes de planificar las visitas a los lugares de interés, es interesante pasar por alguna Oficina de Turismo en la ciudad o por su página web. Normalmente en ellas se anuncian los eventos, muchos de ellos gratuitos, que seguro, te ayudarán a conocer mucho mejor la ciudad.

 

18.

Ten en cuenta que muchos museos tienen días que son gratuitos, ya sea una vez a la semana o de manera mensual. Consulta las páginas webs de los que quieras visitar y ¡ahorra!

 

19.

Muchos lugares de interés tienen descuentos para estudiantes, si lo eres no olvides tu carnet internacional. Seguro que tu cartera lo agradecerá.

 

20.

Y por último, pero no por ello menos importante: Ten siempre presente que el dinero es importante, pero también las experiencias. Ahorra, pero intenta siempre que esto no se convierta en una obsesión. ¡Disfruta!  

 

Crédito imagen de portada: cristinabe