1. Embarcar

Según la RAE, embarcar es «introducir personas, objetos, animales, etc., en una embarcación, tren, avión u otro medio de transporte», entre otros significados. Pero no dice nada de que si jugando a la pelota se te queda en un tejado o en un árbol atrapada es porque la has embarcao. A los almerienses nos importa bien poco lo que diga la RAE porque embarcar la pelota jugando es algo que hemos hecho todos de niños.

2. Présules

Pésol, arvejo y tirabeque son palabras sinónimas para referirse a un guisante, pero… ¿présules?, ¿qué es eso? Pues como los almerienses los preferimos llamar. Además, es muy común en Almería —sobre todo por la zona de Berja, Dalías y alrededores— hacer tortilla de présules.

3. Enjannatá

Palabra que no reconocen ni la RAE ni ningún otro diccionario. Para decir que alguien está llorando con cierta intensidad seguramente fuera de Almería dirán que está gimoteando, suspirando, sollozando o llorando desconsoladamente, pero a los almerienses nos gusta más decir que fulano o mengana estaba llorando enjannatá viva o enjannataíca viva si queremos darle más énfasis.

4. Y va y viene

¿Va o viene? ¿En qué quedamos? Fuera de Almería seguramente cuando alguien te esté relatando algo que le ha sucedido pues te dirá por ejemplo que «vino Fulanico con toda su cara dura a pedirme dinero». Pero claro, el almeriense contando esta historia es como si te estuviera relatando la batalla de las Termópilas y así todo ofuscado te dirá: «¡y va y viene Fulanico con la cara dura a pedirme dinero!»

5. Pajuata

Viene de pazguata, palabra que sí es usada en muchos otros lugares fuera de Almería, sobre todo antiguamente. Pero el almeriense, en su propia versión, la utiliza mucho para referirse a una persona muy boba y simple.

6. Calidades

Algo de calidad, entre otros significados, se refiere al conjunto de propiedades que tiene algo y que nos permite juzgar su valor. Lo mismo ocurre en Almería: si hay algo que nos parece superior, sea lo que sea —comida, personas, o lugares— es que tiene, literalmente, muchas calidades. Aunque en otros sitios dirán que ese algo está muy bien. Ejemplo almeriense: «¡qué calidades tiene esa tapa, nene!» Y si nos parece el no va más, entonces decimos que es de calidades intrínsecas: «me comí una tapa anoche de calidades intrínsecas».

7. Media mixta

Como almeriense, si estoy fuera de Almería en un bar y te pido media mixta, por favor, no hagas espasmos ni pongas cara de desconcierto. Tan solo te estoy pidiendo media tostada de mantequilla con mermelada. Pero, ¿para qué decir toda esa descripción? El almeriense es muy de abreviar.

8. Media tostada

Hablando de tostadas… Media tostada es un bollo de pan partido por la mitad y de esas dos partes solo quiero una. Pero parece ser que fuera de Almería media tostada es la mitad de nuestra media tostada. Es decir, fuera se entiende que una tostada es solo un trozo de pan y si le pides media se quedan con cara de circunstancia porque están entendiendo que sólo le estás pidiendo la mitad de esa tostada por lo que para el camarero que te la está sirviendo dirá que te comas lo que tengas ganas pero que él te la pondrá entera cuando para ti una tostada entera son las dos mitades. ¡Ojú, que lío!

9. Manchada

Y seguimos con el desayuno, pero esta vez lo que quiero es un café con leche muy cortito y con más leche que café o como se dice en algunos lugares (muy pocos) fuera de Almería, que entienden hacia donde van los tiros, leche manchada. Además de que es muy difícil que te la pongan, porque, por lo general, entienden que quieres un café con leche, y claro, te lo ponen a partes iguales.

10. Ir a un muerto

Nadie en su sano juicio dice que va a un muerto, ¿a un muerto de qué? No tiene sentido ninguno. Sentido podría tener si decimos estoy muerto o voy como un muerto, para cuando estamos muy cansados, pero el hecho de ir hacia el muerto, ¿qué sentido tiene? Pues nada, es que fuera de Almería se dice ir a un sepelio, a un entierro o a un velatorio, pero el almeriense para abreviar pues va directamente hasta el muerto.

11. Hartura

Cuyo significado en cualquier otro sitio es abundancia de algo, el almeriense que es, también, muy de darle el significado que le place a las palabras, prefiere usar este término para cuando está bastante saciado de algo pero de un modo negativo. Es decir, para cuando ya está agotado de algo o de alguien del que necesita deshacerse o desconectar en beneficio a su propio estado de ánimo.

12. Más malo que un torazón

Es decir, cuando algo o alguien está lleno de maldad. En otros lugares posiblemente haya otras expresiones o simplemente se dirá: muy malo, mala gente, mala persona, etc. Pues eso, más malo que un torazón.

13. Sollar

Según la RAE es «despedir aire con violencia por la boca y arrojar aire por medio de fuelles u otros artificios». Nada que ver con el uso que le damos los almerienses cuando queremos decir que alguien ha sufrido una herida al caer, al tener un accidente o para cualquier otra lesión que lleva consigo una raspadura de piel o carne, es decir, sollarse, estar todo sollao o llevar un sollón es hacerse tales agravios.