Los chilenos somos los reyes del chiste rápido y el doble sentido es parte íntegra de nuestra idiosincrasia. Las ideas para este artículo comenzaron cuando una editora me preguntó si podíamos titular “10 bebidas para gritar con orgullo Viva Chile”, y por razones quedarán claras en 10 segundos, le dije que no.

Aquí te comparto las expresiones que usamos en Chile para hablar de sexo. El debate sobre qué frases son sexistas o políticamente incorrectas quedará para otro artículo…

1. Gritar Viva Chile,
matar la gallina,
remojar el cochayuyo,
ir a un entierro,
verle el ojo a la papa,
echarse una cachita,
echarse un polvo,
hacer las tareas,
tirar,
tener un round en el ring de cuatro perillas.

Todos sinónimos de tener sexo: aprendaselos bien. Conocido es el caso de un extranjero que en una reunión familiar confundió los términos y le dijo a la suegra que iba a “matar la gallina” cuando en realidad iba a “echarse el pollo”, que es retirarse del lugar. Imagínense las cara de los presentes…

2. Andar con el kino acumula’o.

Esos tiempos de sequía, donde no pasa ná que pueda explicarse con las frases anteriores. Por consecuencia, la metáfora de estás o te tienen con el kino acumulado.

3. Andar con el agua corta’á.

Dícese de cuando tu pareja se enoja y te castiga sin sexo.

4. Encumbrar volantín, manfinfla, manuela, paja.

Una de las opciones que le quedan a un hombre que anda con el kino acumula’o o con el agua corta’á… darse una mano a sí mismo.

5. Conferencia de prensa.

¿Un evento periodístico? ¡Para nada! Refiere al sexo oral, específicamente cuando el que lo goza es el hombre. El micrófono se explica solo.

6. Peinar la alfombra.

No es un servicio de limpieza de alfombras para el hogar, más bien hace referencia a cuando el sexo oral lo disfruta ella.

7. Andar con el pelaje opaco.

Cuando hace rato no gritas “viva Chile”, tu pelo pierde ese brillo que le da el buen sexo. Cuando la situación se revierte, se dice que el pelo te brilla.

8. Te hace falta una wena (cacha).

Para es@ compañer@ de pega que anda amargado, haciéndole la vida difícil al resto, mal genio y con el pelaje opaco, a es@ wn le hace falta una wena…

9. Ser pica’o de la araña.

La frase se usa para ese amigo que anda siempre ganoso y se acuesta con todo lo que se mueve. Refiere al hombre, porque cuando lo pica la araña del trigo (común en el sur de Chile), el efecto se traduce en una erección que dura por horas o hasta días -afección conocida como priapismo-.


Crédito: Charaj

10. Levantar carpa.

No, no tiene nada que ver con irse repentinamente del camping. Se refiere a tener una erección evidente; lo que le pasa, por ejemplo, al que lo pica la araña del trigo.

11. Ser cacho paraguas.

Esta frase, en cambio, es para quien sufre una disfunción eréctil y no logra levantar carpa… a ese que no lo ayuda ni la araña del trigo.

12. Durar menos que un candy.

El amigo que es eyaculador precoz.

13. Comerse un pollito al velador.

Si a usted lo invitan a comerse un pollito al velador, no lo están invitando a un restaurant con exóticas mesas. Lo están invitando a un motel: no sea pavo, avíspese.

14. Pellizcar la uva, comerle la color.

Meterse con la pareja de un amigo o conocido.

Crédito: austinevan

15. El patas negras.

Se trata de ese personaje que juega el rol del tercero en una infidelidad. Se dice que el término se acuñó en Lota, donde un minero del carbón visitaba a la esposa del jefe de la mina al terminar el turno. Como llegaba descalzo, los vecinos lo apodaron como el “patas negras”.

16. Echarse una canita al aire, andar zapateando en fonda ajena, gorrear, poner los cuernos.

Fácil: ser infiel.

17. Dar la pasada.

Cuando sales con alguien y te decides a echar un polvo con esa persona, dices que “diste la pasada”. En cambio, si el indeciso era el otro… “te dieron la pasada”.

Crédito: Alvaro Reyes

18. Saltó la liebre.

Cuando andas de cacería y ves que tus planes se van a concretar en el ring de cuatro perillas, dices que saltó la liebre.

19. Tener mala mano.

Cuando una persona se afea o se ve descuidada, se dice que la pareja tiene “mala mano”.

20. Pagar en género.

Se trata de una especie de trueque de índole sexual. Es decir, es cuando alguien devuelve un favor con sexo.

21. Irse por el camino de tierra.

A la hora de echar un polvo, algunos terminan concretándolo por el camino más difícil… el de tierra. Ejem.

Ahora ya saben: si los invitan a un entierro, les proponen una conferencia de prensa, los invitan un pollito al velador o les piden pagar en género, piensen dos veces lo que van a responder. ¡Bienvenidos a Chile!