Si aprendes a hablar español en otro lado, los de Guayaquil te van a batracear. No seas objeto de burla: aprende a hablar como un «mono», que es bacansísimo.


 

Crédito imagen de portada: Mauricio Torres.

Nada que…

Con esto empiezan todas las historias guayacas. Ejemplo: «Pana. Nada que ahora que me la saqué del camello, venía a pata y vi cómo un buitre se fue resbalando con un guineo».

Glosario: Pana = Amigo, Sacársela = Salir, Camello = Trabajo, Pata = Pie, Buitre = Vigilante de Tránsito, Guineo = Banano.

Ya mismo.

Unidad de tiempo flexible. Un «ya mismo llego» puede significar «a la brevedad», con una probabilidad del 50%. No te sorprendas si el guayaco llega al día siguiente, y te cuenta una historia que empiece con «nada que…». Para convertir unidades de tiempo flexibles en discretas, el guayaco agrega «de ley» a su frase, y así un «de ley llego», se entiende como un «aguanta, que estoy en camino». Es decir, debes ser buen pana y esperar a que el guayaco llegue, usualmente media hora después de la hora prevista.

Foco o foquear.

1) Dícese de pasar por un momento incómodo, o 2) algo excesivamente llamativo. También se puede usar como verbo: «foquear». Ejemplo 1: Chicas, ustedes que son veinte modelos, háganle ojitos entre todas ese técnico, que de ley se foquea. 2: ¡Qué foca esta man! Viene con la verdadera blusa verde fosforescente transparentosa con tacos fucsia a tirar parada debajo de la luz ultravioleta. Esa es fácil de deducir.

Sabroso.

Pretensioso, que quiere hacerse el chévere, o «correr visaje». Ser sabroso es parte de la cultura guayaca, y se usa para intimidar o molestar a los amigos. Ejemplo: «¿Qué me andas corriendo lámpara hecho el sabroso con ese carro nuevo?».

Sigamos…

Lámpara.

El término aplica cuando:
a) Alguien quiere hacerse el sabido, pretensioso, o sabroso, o
b) Algo es muy «heavy» o no anda nada bien, pero sin consecuencias de gravedad.

Si tu amigo guayaco te dice: «Brother, nada que ayer le caí a Davicho y la vieja me contó que le hicieron secuestro express en Los Ceibos, usaron su miota para chinear, ¡y lo dejaron botado en bolas en Vía a Daule! Pero suave, que hablé con el man y está entero»…

Tú le puedes responder con un: «Qué lámpara…».

Glosario: Brother = Amigo, Caer = Visitar, Vieja = Mamá, Miota = Camioneta, Chinear = Robar, Bolas = (ya saben), Suave = Tranquilidad, Entero = Ileso. ¿Aaah? ¿Cómo la vieron?

Avispado o Avión.

De aquel que aprovecha las oportunidades apenas se le presentan. «Ese man es avispado, ni bien conoció al jefe se lo llevó de una a Montaña. Ahora es Gerente de Marketing. Así de avión.»

Chuc*a o V*rga.

Los guayacos las usan como comodines, superlativos, muletillas y hasta signos de puntuación. Son un condimento de la jerga coloquial.

Queridos lectores: les dejo el honorable deber de poner los mejores ejemplos en los comentarios.

La escala de la bacanería.

Me la acabo de inventar, pero es oficial. Sucede que el guayaco tiene palabras para todo lo que es bacán, y sabe cuándo aplica cada una. A seguir:
Chévere: Pasable, interesante.
Bacán: Me gustó la película. 7/10.
Belleza: Cuando algo es excepcional, y todo sale justo como tú querías.
La joda: Cuando algo o alguien es «la joda», es más que bacán, pero menos que arrecho.
Arrecho: Muy bacán, como un 8/10; «Qué arrecho tener un Corvette descapotable». Equivale al «del puctas» quiteño, o al «garísima» del cuencano.
Del carajo: Para pasar increíble, recomendado para ir con amigos.
Del HijueP: Más que increíble. Lleva a tus panas/yuntas/brothers y tu cámara, que no se van a arrepentir.
Me fui a la V*rga: Se acaba el mundo de lo increíble e inesperado. «Se salió Gokú de la película y me dijo que lo que yo estaba haciendo era del carajo. Me fuí a la v*rga».

Vacila esto.

Vacilar es 1) tener una pareja que aún no se concreta en relación de «pelados» (o sea, novios formales, o «pololos» en Ecuador), o 2) Prestar atención a algo.

¡¿Qué trip?!

Es lo qué diría Condorito al final de una tira cómica si fuera guayaco. Cuando quieres exigir una explicación, o que alguien te explique cuál es el estado de las cosas, puedes usar esa fórmula.

También puedes decir ¿qué ch*cha?, entre panas, cuando la situación es de carácter lamparístico. Es el WTF guayaco. Vacila ese trip.

Nota: el verbo «tripear» también existe, y sirve particularmente para que los jóvenes adultos describan sus aventuras por la ruta del sol.

Once (y derivados)

A diferencia del número (prometí 11 expresiones), y del «once» Chilensis, el once Guayaco no es una comida de media tarde ni un número entero. Once es estar atento. Lo que en otro lado sería «aguas».

Test para ver si están once: «Avíspate buddy, que allá ruedan pacos y con tu careta y traza, de ley te llevan a cana.»

Traducción: «Atento compadre querido, que allá merodea la policía y con tu cara y aspecto, seguramente te han de llevar preso.»

Última aclaración: ojo que no anteponemos artículos a los nombres propios, ni los verbos jamás se estructuran como un «fui visitando». El guayaco dice «yo caí donde David», y no «yo le dí cayendo al David», como en otras regiones ecuatorianas. Hablamos así porque es más piquete (chévere).

¿Todavía no se te funde el cerebro de tanta labia guayaca? Tengo otro post para tanta vaina.

Ahora, si eres guayaco, yo sé que estás en la jugada. Así que no seas valedor y acolita compartiendo este post con tus brothers y amigas, porque de ley ellos pueden ayudar a los extranjeros a entender mejor a los guayacos con sus comentarios. Ya saben, ¡llaves!