¡Oh Oaxaca!, ese bello rincón de México famoso por su alegría, su folclor y su tradición, un estado que sin duda sobresale por sus fiestas únicas. Quienes sostienen que “Oaxaca siempre está de fiesta” tienen razón: los oaxaqueños traemos incrustado en nuestro corazón el chip fiestero.

Te presentamos aquí las celebraciones más representativas de nuestro estado. Por suerte se llevan a cabo en diferentes fechas, así que siempre habrá alguna cuando decidas venir a vernos.

 

Las mayordomías

La mayordomía es la devoción a una imagen religiosa, manifestada a través de una gran celebración popular que lleva el mismo nombre. Justamente son los mayordomos quienes se ocupan de organizar la fiesta y son ellos quienes corren con todos los gastos.

La celebración incluye un banquete para la comunidad toda.

A post shared by Alex Fuentes (@alex_fuent) on

La quema de juegos pirotécnicos.

¡Y no puede faltar el gran baile!

 

Los carnavales

Las montañas nos ofrecen sus ricos carnavales. He aquí dos de los más representativos del estado:

Silacayoapan (Sierra Mixteca). En un principio se conoció como “fiesta de negros”, debido a que los danzantes simulaban ser mulatos costeños, pintándose con carbón y cenizas, para luego comenzar a usar las máscaras que conocemos hoy. La música que acompaña las celebraciones es la reconocida chilena mixteca.

A post shared by Ursula Medina (@ursmedina) on

El carnaval de San Martín Tilcajete es muy famoso por sus diablos de tinta o enaceitados con cascabeles, que representan la parodia de una boda. Durante este carnaval se lleva a cabo también un concurso de máscaras talladas en madera, un excelente muestrario de las habilidades de los artesanos locales.

A post shared by José Galicia (@galodeluz) on

 

Las velas

Se escucha el retumbar del tambor y la finura característica de la flauta y comienzan los gritos de ¡Viva el Istmo! ¡Viva San Vicente Ferrer! Ha llegado el mes de mayo y con ello se dan por iniciadas las mundialmente reconocidas y renombradas velas de Juchitán.

Juchitán de Zaragoza se encuentra en la región del istmo de Tehuantepec y en el quinto mes del año celebran 36 velas, festividades en honor a gremios, símbolos o familias donde el estricto protocolo exige lucir los hermosos trajes istmeños que fueron bordados a mano durante meses.

A post shared by NOTIMEX (@notimexfoto) on

 

Las muerteadas y comparsas

Las muerteadas se realizan el primero y el dos de noviembre. Los cementerios y las calles se llenan de música, de bailes y de disfraces muy ingeniosos para recordar a quienes nos acompañaron en esta vida, pero que se han ido antes.

Las comparsas dan inicio alrededor de las nueve de la noche con el recorrido de la Comparsa del Día de Muertos, y durante el trayecto se visitan las casas, donde se toca música de banda y se entonan los versos chuscos y pícaros alusivos a los personajes de la población y sucesos que durante el año se celebraron.

Crédito: natigarcia

Este recorrido que incluye desfiles, música, representaciones a cargo de personajes característicos (el muerto, la viuda, la muerte, los diablos, los abuelos, entre otros) y mucho mezcal culmina en la madrugada del dos de noviembre, con el ingreso al panteón. Aquí se honra a los difuntos y, aquellos que llevan disfraces, se quitan sus máscaras.

Crédito: ephoz

 

Las calendas y convites

Las calendas marcan el inicio de las fiestas patronales y de cualquier celebración.

A post shared by Ivy Mendoza (@ivy_mdza) on

Son a la vez anuncio e invitación abierta para unirse a la fiesta. Hay desfiles, trajes coloridos, marmotas (o mojigangas) y chinas oaxaqueñas.

Todo ambientado por una buena banda y por el estruendo de los cohetones. Suena bastante alegre, ¿no crees? 😉

 

El Día de la Samaritana

El día de la Samaritana se celebra el cuarto viernes de cuaresma, tres semanas antes del Viernes Santo. Esta tradición se basa en la historia bíblica en la que una mujer le ofreció agua a Jesús en el pozo de Jacob, en la ciudad de Sicar.

A post shared by freddysoto (@freddysotoo) on

Oaxaca es el único estado que mantiene esta tradición, basada en regalar ricas aguas frescas de sabores y también nieves de la región. Los sabores más típicos en la Samaritana son la horchata de arroz, la de Jamaica y la de tuna. También se preparan aguas frescas con chilacayota, un tipo de calabaza que se cultiva en Oaxaca. La gente coloca grandes ollas representando pozos, algunas con ladrillos y otras con papel que simulan ladrillos en medio de arcos de palma adornados con flores de bugambilia.

A post shared by Paco Melo (@paco.melo) on

 

Feria del tejate

El tejate, bebida hecha a base de maíz y cacao, “la bebida de los dioses”, es bien representativa de Oaxaca y por eso cuenta con su propia feria. Se lleva a cabo durante el Domingo de Ramos, en San Andrés Huayapam, a 25 minutos aproximadamente del centro de la Ciudad.

A post shared by Ivy Mendoza (@ivy_mdza) on

 

La noche de rábanos

Es un concurso que se lleva a cabo los 23 de diciembre y en el que los participantes exhiben su creatividad para realizar sus diseños hechos principalmente de rábano, totomoxtle o flor inmortal (llamada así por su habilidad de conservar su color incluso después de secarse).


Al final se premia a los mejores expositores en un ambiente rodeado de música y esplendor. Es tanta la popularidad de esta fiesta que para entrar al área de exhibiciones se estima que el tiempo de fila es de cuatro a cinco horas.

 

La feria del mezcal

¿Quieres convertirte en experto en una de las bebidas tradicionales más ricas de México? Ven a la Feria internacional del mezcal en Oaxaca y participa de esta exposición que forma parte de las festividades de la Guelaguetza. “Probaditas”, feria gastronómica ¡y música a granel!

 

Las fiestas patronales

Oaxaca es el estado de la república con mayor número de municipios y cada uno celebra anualmente su fiesta patronal. Una de las fiestas más concurridas es la de la Virgen de Juquila, una de las patronas del estado de Oaxaca, el 8 de diciembre. La celebración comienza con una misa de gallo a la medianoche del 7, para después recibirla con honores, mañanitas y cánticos.

 

La Guelaguetza

Esta es la máxima fiesta de los oaxaqueños. Su nombre significa ofrenda en zapoteco y se celebra los dos últimos lunes de julio, en el Cerro del Fortín. Aquí se reúnen grupos de las ocho regiones de Oaxaca, para compartir su rica cultura a través de la música, los bailes tradicionales, sus vestidos y la gastronomía oaxaqueña que es famosa en todo el mundo. Aquí puedes leer más sobre cómo prepararte para vivir tu primera Guelaguetza (mira que ya falta poco…).

Y ahora dinos, ¿a cuál de estas fiestas vas a ir?