1. Pitahaya

Esta fruta no sólo es deliciosa, sino que además su belleza te va a sorprender. Esta exótica cactácea que crece cerca de albarradas o muros es una auténtica obra de arte de la naturaleza. Sirve para preparar gelatina, helado, dulces, mermelada… el agua de Pitahaya es super refrescante. Además de ser deliciosa, se le atribuyen propiedades curativas, especialmente contra la gastritis.

 

2. Carambola

A la carambola se le conoce también como “fruta estrella”. Aunque es nativa de Indonesia y Sri Lanka, se adaptó rápidamente a esta tierra y se volvió muy popular entre los yucatecos. Su pulpa es jugosa y su sabor es muy parecido al de un kiwi. Es de un brillante color amarillo cuando está madura y sirve para preparar aguas, mermeladas y dulces.

A photo posted by (@tusilencioesmiverdad) on

 

3. Rambután

El rambután es una deliciosa fruta de forma ovalada con cáscara roja cubierta por espinas suaves. Su pulpa es blanca y jugosa y, aunque su aspecto es bastante exótico, su dulce sabor te sorprenderá. Como estamos en Yucatán, lo más probable es que termines poniéndole chile en polvo y limón 😉

A photo posted by Alecia Sloof (@aleciasloof) on

 

4. Anona

Aunque se aparece un tanto a la guanábana, en realidad la Anona tiene características que la hacen única. Es un fruto escamoso, redondo, de semillas alargadas y negras. Su piel es verde grisáceo cuando está madura. Su sabor es cremoso, intenso y dulce. Es muy suave y puede partirse con facilidad para preparar aguas frescas o simplemente comerla recién cosechada… ¡Te va a fascinar!

A photo posted by Susanne Martins (@donasus) on

 

5. Huaya

La huaya es, por su sabor delicioso, una de las frutas más populares en Yucatán. Se come sola o con sal y chile y, si se la congela antes, mejor… En temporada seguro la encontrarás en cualquier esquina de la ciudad. Pero eso no es todo: también tiene propiedades anticancerígenas.

A photo posted by Marco Cupul (@marcocupul87) on

 

6. Caimito

El caimito, otro de los exóticos frutos que puedes encontrar en Yucatán, tiene distintas formas: puede ser redondo, tener forma de pera y su color varía de rojo oscuro a morado o verde pálido… La cáscara es suave y su pulpa es dulce, gelatinosa y exquisita. Las semillas en el centro forman un asterisco o las puntas de una estrella. ¡En Yucatán todos crecimos esperando a que llegara la temporada para poder disfrutarlo!

A photo posted by Vladi (@vladifreund) on