1

Cuando te inviten a un país donde se habla español, deberás pensar dos veces qué palabras usas para aceptar...

Diseño: Debbie Gonzalez Canada

2

O para rechazar la oferta.

3

Hasta la comida más "básica" tiene variaciones regionales.

4

Así como cambia la forma de celebrar algo o de destacar lo buenas que son las cosas.

5

¿Será por esto que las cuestiones de amor son complicadas?

6

No es que te estén diciendo cosas sin sentido...

7

Ni que hayan tomado de más.

8

Tampoco se trata de no entender por ser más o menos "tonto".

9

Cuesta trabajo comprender las variaciones... uno se tiene que romper el * para dominar los regionalismos.

10

Las diferencias están por todos lados: desde los calificativos que usamos para las personas...

11

¡Hasta las prendas que vestimos a diario!

12

Lo cierto es que rápidamente encontraremos amigos dispuestos a hacernos un favor y ayudarnos a entender la forma de hablar de ese otro país...

13

Eso sí: lo más probable es que la traducción incluya a la propia palabra "amigo".

Crédito: Pictoline.

Crédito gráficos 1 a 12: Debbie Gonzalez Canada.