Guayaco que se respeta se conoce la ciudad de memoria… Pero la típica del Malecón, el Parque Histórico o el mirador de Bellavista no pega así nomás, ya sea que tengas ganas de reavivar tu relación o en plan de meter carpeta. Si no quieres quedar como el berreado, tienes que darle el piquete ganador al día para quedar como «creativo». Tranquilidad en el asunto: aquí hay un par de ideas bacanes.

Crédito imagen de portada: Erik De Leon

1

El Morgan

A casi nadie se le ocurre ésto, pero a las 6pm zarpa el barco Morgan entre semana. Ver el atardecer desde el Río Guayas, luego comer en Arthur's o subir el cerro, y rematar en La Paleta o en Diva Nicotina es del HP. Ganas porque ganas ahí. Pro tip: Los Museos de Emelec, Barcelona, J.J. (de la música popular), Miniatura, y Casa Pilsener sirven para refrescar una media horita vaga con aire acondicionado.
Crédito: elbarcomorgan.

2

Urdesa

Empieza tu tarde en el Mercadillo, Feria del Parque, o cualquier hipstersariato de moda. Cómprale algo bacán a tu damita, y luego almuerza en Camellias Tea o el lugar que ella prefiera. Luego remata con un Shawarma y si estás presentable crúzate a Rolings. Casi contrario, a Frutabar.
A la izquierda, tortita de aguacate con crema de almendras y frutos rojos, por Camellias Tea, y a la derecha, Happy Hour de Frutabar.

3

Zoológico El Pantanal

Pana, es un win en la primera cita. Dile que lleve cámara. De ahí pega el brinco (antes del atardecer) al mirador de Bellavista. Crédito: Zoo El Pantanal.

4

Centro Cultural Sarao

Poca gente sabe que a una calle del gimnasio Nautilus hay un teatro independiente. Empieza ahí, y más tarde dale un vistazo al Malecón del Salado.
Crédito: andreilate.

5

Tour por el centro

Parquea el carro en Malecón y haz la siguiente ruta a pata durante el día: almuerza en La Canoa, pasa por el Parque de Las Iguanas, Gobernación, los museos cercanos, y camina por el centro hasta La Palma. Luego recorre la 9 de Octubre y cena en El Manso Hostal frente al monumento de La Rotonda. Si te animas al tango, aprovecha sus noches de milongas.
Crédito: Manso Boutique Hostal.

6

"Pelucolandia"

¡Claro que si! Impresiona a tu gringa wannabe con un paseo por Plaza Lagos. Luego vayan al IMAX El Dorado, y sellen la noche con broche de oro en Lola Lolita en Plaza Navona. Tu codo sangrará como el cono de la abundancia, pero si con eso no triunfas, brother, lamento decirte que te friendzonearon.
Crédito: Lola Lolita Resto Lounge.

7

Naranjal o Bucay

Pregunta por las cascadas. Naranjal es más cerca y puedes ir en tren o en carro. ¡Pilas!
Crédito: BucayAdventuresEcuador.

8

Puerto el Morro o Posorja

¿Andas con carro y te sientes aguerrido? Hagan una escapada del trabajo entre semana, y vayan a pasear a Puerto el Morro o a Posorja. Hagan el tour de la Isla Puná o Las Aves, y luego visiten Engabao o Playas. No se van a arrepentir. Tip extra: En ChiChaRon pueden comer a la ida, y en Playas por Chabelita venden mentas, bolón de maduro, y corviche. Las empanadas son de ley.
Imagen: Delfines en Puerto El Morro, por Kate.

9

Turismo en El Golfo

¿Sabías que hay lanchas que te llevan desde Los Jardines de Malecón 2000, pasan por Parque Histórico, luego van a la Isla Santay, y luego a la estación de trenes de Durán? Es un proyecto creado por el Ministerio de Turismo. Búscalos.
Crédito: Max Souffriau.

10

Caraguay Pirata

Vacila tu mañana encebolladesca empezando un domingo en el Mercado Caraguay. Si tu pareja es aniñada, no importa: dile que es recomendado por Anthony Bourdain. Además, los guayacos/as de verdad somos todo terreno. Puedes comer ahí mismo y enseñarle la vida fuera de la burbuja. Prepara el Pedialyte y las películas piratas para la tarde de descanso.
Crédito: amalavidatv.

11

Fantoche

¿Te gusta el teatro impro? Haz la prueba y de ahí te cruzas a La Zona Rosa. No necesitas mucho presupuesto para pasar bien en Guayaquil.
Crédito: FANTOCHE-teatro-de-grupo.

12

Tour gastronómico

Empieza pidiendo una bandera sin ley en El Gran Arrecife en el sur, luego baja la jama caminando por el parque lineal desde Malecón del Salado, cierra la tarde en el Puente Zig Zag, y de ahí pégate un brinco a La Lomita en Miraflores. Buddy, barriga llena, corazón contento.
Esas son las experiencias que mi memoria intermitente me permite recordar. ¡Estoy seguro de que los guayacos de verdad saben muchas más! Por eso y por el amor de todo lo guayaco, compartan más ideas pepas en los comentarios.
Crédito: TurismoGuayaquil.