Cualquier fin de semana es buen pretexto para hacerle caso a la fiebre playera y visitar Puerto Vallarta. Muchos pensarán que no vale la pena lanzarse hasta esta joya del Pacífico Mexicano por dos días de disfrute, pero se olvidan que Puerto Vallarta está a sólo una hora de avión partiendo de la Ciudad de México (Volaris tiene vuelos diarios a muy buenos precios)… ¡una hora es menos de lo que pasan atorados en el Periférico en un viernes de quincena! Un fin de semana puede ser más que aprovechable para olvidarse de la ciudad por un rato y aquí les digo cómo disfrutarlo al 100%.

 
1. Aprovechen su primer día desde temprano y láncense a descubrir la Playa Escondida en las Islas Marietas. Tours organizados por Amstar salen de la Marina Vallarta todos los días en las primeras horas de la mañana.

Crédito: Amstar

 

2. Durante el tour también tendrán oportunidad de esnorquelear y pasear en kayak alrededor de las islas. Es un excelente sitio para observar aves marinas, como el bobo de patas azules, y observar la diversidad de los arrecifes del Pacífico Mexicano, ¡que no es cualquier cosa!

Crédito: Amstar

 

3. Si los prende la idea de esnorquelear, pero no se levantaron lo suficientemente temprano, pueden visitar el Parque Marino de los Arcos, donde también pueden bucear. Estos islotes están cerca del poblado de Mismaloya, a pocos minutos de Puerto Vallarta.  

 

4. De regreso a Puerto Vallarta pueden realizar un recorrido por la parte vieja de la ciudad, comenzando por el tradicional Malecón.

 

5. Visiten la isla del Río Cuale, donde encontrarán una gran variedad de tiendas y restaurantes. Aquí da inicio la Zona Romántica de Vallarta, donde se respira un aire de ciudad pequeña a la orilla del mar.

 

6. No se pierdan el atardecer desde el Malecón…

 

7. A menos que lo pretendan observar desde el Viejo Faro de Vallarta…

 

8. O desde mirador de la Cruz (si se deciden por este último, suban con tiempo; sus pulmones y piernas se los agradecerán).  

 

9. La zona del Viejo Vallarta ofrece una gran variedad de restaurantes y bares donde cerrar su primera noche con broche de oro. No olviden probar el agua de tuba que venden a lo largo del Malecón.

 

10. El segundo día pueden explorar las playas más alejadas de la ciudad, como Boca de Tomatlán, al extremo sur de la Bahía de Banderas. Un pequeño pueblo de ambiente sumamente relajado y con variedad de palapas para probar todo lo que el mar tiene para ofrecer.

Foto del autor

 

11. También pueden visitar Colomitos, una playa escondida de aguas cristalinas que les recordará all Caribe Mexicano…

 

12. O pueden visitar la no menos paradisiaca playa de Conchas Chinas.

 

13. Si se sienten muy intrépidos, pueden contratar el tour de aventura de Amstar y explorar los alrededores de Puerto Vallarta en formas más originales, como montando en una bonita mula…

 

14. Volando por un una pequeña tirolesa (ir de cabeza es opcional) que atraviesa toda la selva…

 

15. E incluso pueden sentirse muy profesionales tratando de descender a rapel por las paredes de una cascada.

 

16. De regreso a la ciudad, disfruten un último atardecer antes de enfilarse al aeropuerto y concluir su fin de semana de playero. ¿Qué les pareció el plan? Nada mal para un par de días, ¿cierto?

 

Si quieren pasar un fin de semana de lujo con su pareja o con amigos, les recomiendo echarle un ojo a los paquetes del Secrets Vallarta Bay, un hotel reservado para adultos con las mejores instalaciones y servicios de Puerto Vallarta. Disfruten de la mejor gastronomía internacional y local en sus múltiples restaurantes, déjense consentir en su exclusivo spa y deleiten la pupila con la mejor vista de la Bahía de Banderas desde su propia habitación. Todo este lujo se encuentra a un par de kilómetros del aeropuerto, la Marina y el Viejo Vallarta. Les garantizo un par de días de hedonismo puro que difícilmente podrán olvidar.

 

Este artículo fue producido gracias al patrocinio de Amstar, Secrets Vallarta Bay y Volaris.