1. Tekik de Regil

La Hacienda Tekik de Regil es un lugar hermosísimo, ideal para tu gran día. Tienen una amplia experiencia en la realización y organización de eventos y entienden la importancia de que todo salga como lo soñaste. Los espacios son increíbles: los jardines, la capilla y las antiguas edificaciones de la hacienda van a darle a tu boda el marco más espectacular.

El equipo de colaboración pondrá a tu disposición la infraestructura adecuada, y pueden ayudarte en aspectos tan importantes como la selección de espacios, la decoración, mobiliario y el montaje. También puedes hospedarte en la hacienda durante la noche más importante de tu vida.

 

2. Hacienda Chichí Suarez

La Hacienda Chichí Suárez es una lindísima opción para tu boda, porque te da la oportunidad de tener una boda íntima y tranquila, con la elegancia que esperas para tu día más esperado, pero con la comodidad de estar en el mismo corazón de la ciudad de Mérida.

Construida en el siglo XVI, es sin dudas una de las más antiguas de Yucatán, y su larga historia y belleza arquitectónica la convierte en una de las propuestas más románticas para celebrar tu boda…

 

3. Hacienda Yaxcopoil

Si estás pensando en dar el sí en Yucatán es porque quieres que tu celebración sea realmente inolvidable, ya que nuestro estado es realmente bellísimo…Pero si lo que buscas es que tu fiesta sea la más memorable, la Hacienda Yaxcopoil es tu opción.

Su carta de especialidades yucatecas es excelente y, como se encuentra en el corazón del mundo maya, conserva numerosas estructuras prehispánicas, que se unen a edificaciones coloniales para lograr un marco realmente esplendoroso. ¡Tus invitados van a sentirse parte de una leyenda!

 

4. Hacienda San Pedro Ochil

Si decides celebrar tu boda en la Hacienda San Pedro Ochil, sentirás que viajas hacia atrás en el tiempo, para encontrarte en un lugar donde el esplendor de la época de las haciendas permanece intacto.

A photo posted by Nima Benati (@nimabenati) on


Tu festejo será inolvidable en este lugar que conserva la auténtica esencia de la vida en el campo. Esta hacienda data del siglo XVIII y se rehabilitó completamente, respetando al máximo los detalles originales de la casa. Además, parte de la misma se ha convertido en museo. San Pedro Ochil está situada a 32 kilómetros de la capital de Yucatán, muy cerca de la imponente ciudad maya de Uxmal.

A photo posted by Dr. Gerardo Muñoz (@mdgera) on

 

5. Hacienda Dzibikak

La Hacienda Dzibikak es un paraíso resurgido de las cenizas del tiempo. Su nombre proviene del vocablo maya que quiere decir «escrito con fuego». Resplandece con estilo y una clásica atmósfera colonial en la que abundan detalles de buen gusto.

Tras un largo proceso de transformación, ha recuperado completamente su esplendor. El ambiente perfecto para una boda perfecta!