Marcio Mizael Matolias no necesita de muchas cosas para vivir. Algunas mantas, unos libros, algunos palos de golf, y cañas de pescar son suficientes para él. Dice llevar adelante una vida feliz, con la que está satisfecho, en su castillo de arena.

A post shared by The Pink Gin (@thepinkgin_) on

Marcio Mizael Matolias, también conocido como “el rey de arena” o “el rey Marcio”, construyó su castillo de arena en la playa Barra da Tijuca, en Río de Janeiro, hace 22 años. Marcio explicó en una entrevista para NowThis que al inicio su intención no era vivir en los tres metros cuadrados que tiene su creación, pero que pronto se dio cuenta de que estaba pasando más tiempo en su castillo de arena que en su departamento, así que se mudó, para ahorrar el dinero del alquiler (ver traducción del testimonio más abajo).

El estilo de vida de Marcio le permite ahorrar en mantenimiento. Debe mantener el castillo de arena húmedo, para evitar que colapse, así que eso es lo que hace regularmente, con un pequeño recipiente plástico. Cuando algunas de las partes se resquebraja, o una de las aberturas necesita de arreglos, usualmente se trata de algo fácil de solucionar. Y si no, siempre puede construir un nuevo castillo de arena, y tener un nuevo hogar sin costo, como él mismo explica. Marcio ha adoptado un estilo de vida efímero por completo.

Su casa está lejos de ser palaciega, pero Marcio se las arregla. Cuando necesita cocinar, usa una estufa u hornillo que mantiene afuera del castillo de arena, utilizando las instalaciones de la estación de bomberos cercana para bañarse, por el equivalente a un dólar estadounidense. Cuando la temperatura sube y hace mucho calor, se queda cerca del agua o pasa la noche en la casa de un amigo.

Con su corona, su cetro y su trono, Marcio se ha convertido en una suerte de celebridad, tanto para los lugareños como para los turistas, quienes se fotografían junto a este pionero de las casas pequeñas. Algunas personas dejan donaciones para Marcio, mientras que otras dan su apoyo al estilo de vida del hombre comprándole alguno de los libros usados que vende.

SUBTITULOS DEL VIDEO TRADUCIDOS AL ESPAÑOL
Este hombre ha vivido en un castillo de arena por 22 años.
MARCIO: “Si el castillo colapsa, construyo uno nuevo. Me mudo, y construyo otro aquí al lado. Me gusta este estilo de vida efímero”.
Marcio Mizael Matolias, de 44 años, decidió dejar su departamento para vivir como el rey de su castillo de arena de una playa brasileña. El espacio en el que Marcio vive consiste en tres metros cuadrados, apróximadamente. Sin embargo, para él es más que suficiente, ya que no tiene pareja o hijos. Cocina con un hornillo afuera del castillo, y utiliza el baño de la estación de bomberos cercana, donde también se puede bañar por el equivalente a un dólar estadounidense.
MARCIO: “La verdad es que no había pensado que viviría aquí. Mi idea, al construirlo, era guardar aquí materiales y libros. Pero cuando llovía, me quedaba aquí. Y cuando pagaba la renta, me quedaba aquí de todas formas.
Los turistas, ocasionalmente, se detienen para sacar una fotografía del castillo o con Marcio, y dejar pequeñas donaciones.
Marcio duerme en la casa de un amigo solo si hace mucho calor.
MARCIO: “Yo soy feliz. Como todo el mundo dice, y como puedes leer en algunos libros, la felicidad es un estado espiritual. Trato de ser feliz siempre, incluso si tengo momentos de tristeza, lloro, o me siento solo. Incluso si me gusta estar en soledad, hay momentos en los que me siento solo. Yo creo que esto es la felicidad: es estar bien con uno mismo”.

H/T: NowThis

Puedes leer este artículo en inglés haciendo clic aquí: This man has been living rent-free in his own sand castle for 22 years