Colombia es el segundo país más biodiverso y aquí se encuentran la mitad de los páramos del mundo. Además, es la única nación de América del Sur que tiene costas en el océano Pacífico y acceso al Atlántico a través del mar Caribe: cuenta con muchas islas que regalan una experiencia única e inigualable a lugareños y extranjeros. De punta a punta, nuestro país te ofrece lugares maravillosos que no te puedes perder, tanto por sus paisajes naturales, como por las intervenciones hechas por el hombre a los largo de la historia. Estoy segura de que estas imágenes te darán ganas de viajar… ¡Estás advertido!

Santuario de Las Lajas

La edificación de diseño medieval dedicado a Nuestra Señora del Santuario de las Lajas es, sin exagerar, el más lindo de América 😉
Está ubicado en el corregimiento de Las Lajas del municipio de Ipiales, Nariño, entre los riscos de la cordillera de los Andes, y por este motivo es comúnmente denominado “un milagro de Dios sobre el abismo”. Fé y un paisaje maravilloso en un mismo lugar.

Crédito: GameOfLight

Tayrona

Chengue, Gayraca, Cinto, Neguanje, Concha, Guachaquita… son algunas de las playas que se pueden disfrutar. Y también hay cuatro comunidades étnicas (Kankuamo, Kogui, Wiwa, Arhuaco) que son los más indicados para darnos a conocer el lugar.

Sierra Nevada de Santa Marta

Si usted quiere pasar de los cálidos 28°C a los -6°C, haga el recorrido entre la parte baja (en el Tayrona) hasta la punta de la Sierra Nevada. Se trata del sistema montañoso más grande del mundo que nace en las costas del Mar Caribe. Por supuesto que no nos alcanza con una sola imagen para retratar a este lugar…

A post shared by Simon Thornhill (@pipperdog) on

Punta Gallinas

Ubicada en la Guajira, uno de los lugares más calientes de Colombia, Punta Gallinas es un espacio lleno de mesetas, dunas, acantilados rocosos y el mar azul que fluye para hacer hermosas bahías como Taroa y Bahía Hondita. Como se muestra a continuación, los residentes se encargan de proteger las tortugas de la región (que se encuentran en peligro de extinción), criándolas por un mínimo de seis meses antes de ser arrojadas al mar.

A post shared by Niki Garcia (@lanicolasa) on

Islas Gorgona

Hace mucho tiempo, este lugar del Pacífico colombiano era reconocido por ser la prisión más temida del país. Ahora es uno de los paisajes más hermosos, con mucho por descubrir. En el lado oriental se encuentran playas de arena blanca, con presencia de corales, mientras que en el lado occidental se dan acantilados azotados por el mar. El avistamiento de ballenas puede realizarse entre los meses de julio y septiembre.

Caño Cristales – Meta

El “río más lindo del mundo” o “río de los cinco colores”, esa es la fama que tiene Caño Cristal. Si quieres disfrutar por completo de sus maravillosos colores, lo recomendado es ir durante la temporada de lluvias, es decir entre los meses de junio y diciembre.

Archipiélago Rocoso de Malpelo

En Malpelo no habitan humanos, pero eso no significa que esté desolado. Es el hogar de la colonia más grande del mundo del ave piquero de nazca, y uno de los lugares más visitados por científicos y buzos de todo el mundo que buscan experiencias extremas. Fue declarado patrimonio mundial por la UNESCO, bajo la denominación Santuario de Fauna y Flora Malpelo.

A post shared by Ray Demski (@raydemski) on

Sierra Nevada del Cocuy

Tiene 22 picos nevados, ecosistemas de páramo, especies emblemáticas como el Cóndor de los Andes y más de 300.000 hectáreas de reserva natural. La Sierra Nevada del Cocuy en uno de los Parques Naturales más importantes de nuestro país.

Minas de sal – Zipaquirá

Las minas de sal y su catedral tallada son únicas en su tipo. Los visitantes tienen como tradición pasar su lengua por alguna de las paredes de sal, para comprobar que todo lo que ven sus ojos es cierto. Hay más de 200 años de historia a 180 metros bajo tierra.

A post shared by Benjamin Haber (@bjamin_hobbs) on

Y las esculturas talladas en sal son simplemente espectaculares.

A post shared by Ariadna (@ariadnazarated) on

Salto del Tequendama

Según un mito muisca, se formó por acción divina para evacuar las aguas que inundaban la sabana de Bogotá. Hoy día es uno de los destinos preferidos por las personas de la capital para relajarse y olvidarse un poco de la rutina.

A post shared by Arce Yeiner (@yeinerarce99) on

Serranía de Chiribiquete

Según la lengua indígena del pueblo Karijona, Chiribiquete significa “cerro donde se pinta”. Este lugar de formaciones rocosas prehistóricas, tupidos bosques milenarios y pinturas hechas sobre piedras por civilizaciones aborígenes componen una de las últimas selvas vírgenes del país.

Cañón del Chicamocha – Santander

Un accidente geográfico ubicado en el departamento de Santander, con un río con el mismo nombre. No solo es un espacio perfecto para descansar, sino también para hacer deportes extremos.

Leticia – Amazonas

El amazonas es uno de los lugares más ricos en todo sentido. Está habitado por comunidades indígenas que trabajan en el cuidado del medio ambiente y las diferentes especies que viven allí. Es la selva que une a Brasil, Perú, Ecuador, Venezuela y Colombia. Si visitas este lugar, debes prepararte para ver especies tan maravillosas como el mono araña, el delfín rosado y los caimanes.

A post shared by Daniel Arias Garcia (@arias_dg) on

A post shared by GREISY PINO (@greisyonvacation) on

A post shared by (@dgo017) on

Parque arqueológico de San Agustín

Uno de los espacios arqueológicos más importantes del país queda ubicado en el parque de San Agustín, en el Departamento del Huila. Es la necrópolis más grande del mundo, con estatuas de hasta 7 metros.

A post shared by Vive Huila (@vivehuila) on

Desierto de la Tatacoa

Desierto de la Tatacoa o “valle de las tristezas” son los nombres que recibe este lugar ubicado en el norte del Departamento del Huila. No es precisamente un desierto, sino un bosque seco tropical rico en yacimientos de fósiles.

La Peña de Juaica

En Tenjo Cundinamarca está «La Puerta de los Dioses» o “Peña de Juaica”, que además de ser una maravillosa estructura rocosa en forma piramidal desde la cual se puede ver la sabana de Bogotá, es conocida por ser un lugar de avistamiento ovni. ¿Te atreves a visitarla?

Castillo de San Felipe de Barajas

Este Patrimonio de la Humanidad está en la famosa Cartagena de Indias. Es una de las construcciones más antiguas y fue de gran importancia durante la época colonial.

Y también en Cartegena, algunas construcciones menos pomposas pero igualmente fascinantes, como esta de Islas del Rosario:

O esta otra vista desde Laguito, que habla mucho más de modernidad…

Cerros de Mavecuri, Guainía

Se trata de lugar mágico ubicado dentro de la reserva indígena del pueblo Puinave (en el límite entre la Orinoquia y la selva amazónica). A sus tres cerros, Pajarito, Mono y Mavecuri, solo se pueden acceder vía fluvial.

Archipiélago de San Bernardo, Golfo de Morrosquillo, Bolívar.

Según la Fundación Eco Planet, que publicó la siguiente imagen, se trata de la isla más densamente poblada del mundo. ¿Vivirían aquí?

Villa de Leyva, Boyacá

Este es uno de los pueblos coloniales más hermosos del país. Recorrerlo es como transitar en otro tiempo…

Uno haría el viaje de tres horas desde Bogotá hasta Villa de Leyva solamente para conocer esta impresionante casa de barro.

Raquira, Boyacá

Es uno de los pueblos más lindos de Boyacá por sus casas llenas de color. Además es la capital artesanal de Colombia. Es reconocida por sus trabajos en arcilla, que era trabajada en la región desde antes de la llegada de los españoles a los territorios americanos. Actualmente, las artesanías son exportadas a varias partes de Estados Unidos y de Europa.

Guatapé, Antioquía

Hablando de edificaciones tradicionales, estas coloridas casas de Guatapé, a dos horas de Medellín, son especiales para un fin de semana de tranquilidad.

Parque Isla Salamanca

Es un área protegida en las cercanías de Barranquilla (el viaje toma 30 minutos apróximadamente), un destino ecoturístico poco conocido hasta el momento. En la imagen, lagunas rojas en medio de la ciénaga, agua dulce y agua salada, manglares, aves y peces… ¡cuánta diversidad toda junta!

Y claro, el Río Magdalena.

Su gran longitud, de unos 1500 kilómetros, es de mucha importancia para Colombia. En la cuenca de Río Magdalena vive el 80 % de la población y se produce el 85 % del PIB nacional.

La Candelaria – Bogotá

Bogotá, la capital del país, no podía quedar por fuera. La Candelaria es el centro histórico, cultural y turístico de la ciudad. Edificaciones antiguas, mucho arte y museos; recorridos llenos de historias de fantasmas, cenas románticas y calles de piedra que enamoran a todo aquel que pasa por este lugar.

A post shared by Francisco Franco (@pachito42) on