¿Te imaginas que sería de la cocina italiana sin sus salsas, de la cultura belga sin su famoso chocolate, o de la deliciosa pastelería francesa sin la vainilla? Como ves, estos tres aportes mexicanos al mundo han cambiado, sin dudas, la historia de la gastronomía.

 

1. El maíz

Un de los ingredientes más importantes que viajó de nuestro país a Europa fue el maíz, el alimento mexicano por excelencia. Tlayoli es su nombre en náhuatl y aún se lo sigue llamando así en algunos estados de la república. Generalmente se denomina “”maíz”” a los granos, “”elote””-de elotl– a la mazorca y “”olote”” a la mazorca sin grano.

 

2. Chocolate

No podemos dejar de mencionar el chocolate, del que se sabe que si bien se cultivó simultáneamente en muchos países, los vestigios más antiguos (año 1.100 AC), señalan a México y a Guatemala como los principales consumidores y productores del mundo prehispánico. Fue desde México que el xocolatl llegó a Europa.

A photo posted by J.J.Я (@guamareyaotl85) on

“El cacao era una bebida alimentaria entre los indígenas, también fue considerada como moneda, por su importante valor. Ahora bien, el chocolate como golosina se originó en Europa”, afirmó Escamilla, también director de la Escuela de Gastronomía Mexicana. ¡Algo para agradecer, sin dudas!

 

3. La vainilla

Originaria del norte de Veracruz, es una orquídea, la única no tratada para casos ornamentales. Se le atribuye a los totonacas las primeras técnicas para extraer la esencia de la vainilla. Su cultivo y preparación requiere de un cuidado extremo, lo que la convierte en un producto caro respecto a su peso. La vainilla es protagonista de infinidad de postres alrededor del mundo.

 

4. El jitomate

¡Un pan tomate, una pasta pomodoro o a la boloñesa no serían posibles sin el jitomate mexicano!

 

5. El chile

Es otro de los grandes aportes de nuestra tierra al mundo. Durante 250 años, Acapulco y Filipinas tuvieron un importante comercio y mucha de la comida oriental tiene toques picantes.

 

6. ¡Los frijoles también salieron de México!

A photo posted by Estolias (@estolias) on

 

7. El aguacate

Fue, según Fray Toribio de Benavente Motolinia, “uno de los frutos del mundo prehispánico más apreciados en todo el mundo. La mejor fruta de la Nueva España, en sabor y en virtud”. Su textura oleosa tiene un sabor suave que lo hace el compañero perfecto de los condimentados platillos mexicanos. Es el ingrediente principal del popular guacamole, coronado con unos totopos y moronas de queso fresco. Mmmmm….

 

8. Tzictli

Es la palabra náhuatl para designar al chicle. El árbol del cual se saca la savia es el Manilkara Zapota. Antonio López de Santa Anna era un aficionado al chicle y gran amigo de Thomas Adams, quien comenzó a comercializarlo en 1869 y después mejoró el sabor agregando saborizantes naturales.

 

9. Finalmente, pero no por eso menos importante, el guajolote.

Si hasta Hernán Cortés escribía en sus cartas sobre este alimento. “En los banquetes más elegantes, principalmente los venecianos, siempre el guajolote era el protagonista, el platillo por excelencia”. ¡Viva México!  

A photo posted by Ivy Mendoza (@ivy_mdza) on

Crédito imagen de portada: Micaxocolat