En una época de tabletas y aparatos electrónicos, todavía hay un lugar para los juguetes tradicionales en el corazón de los niños, niñas y bebés mexicanos.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Museo La Esquina (@museolaesquina) on

No hace falta encender un botón o enchufar un cable.

Estos juguetes icónicos de nuestra cultura popular jamás pierden vigencia y hacen felices a niños y a adultos por igual.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Museo La Esquina (@museolaesquina) on

Las muñecas están entre los juguetes más populares.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Museo La Esquina (@museolaesquina) on

Las muñecas “Lupita” de cartón tienen más de 200 años y, aunque no se sabe con exactitud de donde provienen, hay registros de su producción en la Ciudad de México, Celaya y Guanajuato. Son hechas a base de papel maché y pintadas a mano.

Su vestimenta normalmente es un conjunto de pantalones cortos que lleva flores de diseño otomí. El color de su piel suele ser rosado y sus ojos y pestañas enormes. Su cuerpo curveado es algo llenito y transmite una imagen muy simpática y tierna.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Museo La Esquina (@museolaesquina) on

Con el paso del tiempo su vestimenta se ha ido modernizando, pero no dejan de ser unas muñecas hermosas.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Museo La Esquina (@museolaesquina) on

Hay una gran variedad de muñecas de trapo, pero lo que tienen en común es que son hechas de tela, confeccionadas a mano y su relleno consiste en retazos del mismo material. Hay una gran variedad y en casi cada estado de la república podrás encontrar una diferente. El traje típico que visten es lo que las diferencia.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Museo La Esquina (@museolaesquina) on

Una de las muñecas de trapo más famosas de México es es la muñeca otomí de Querétaro que, de hecho, acaba ser declarada patrimonio cultural del estado.

Estas preciocidades representan a Chiapas.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Museo La Esquina (@museolaesquina) on

Crédito: @rociofdzm

Recuerdo perfectamente cuando jugaba a la casita de muñecas y contaba con todos los accesorios para una cena muy bien servida para consentir a mis muñecas más especiales.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Museo La Esquina (@museolaesquina) on

El balero fomenta la habilidad manual.

Está hecho de madera y tiene una cuerda delgada. Su manejo puede llegar a ser todo un arte.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Museo La Esquina (@museolaesquina) on

Las marionetas y títeres…

Hechos de madera o cartón y tela, se manipulan con la mano o por medio de hilos o varillas que representan todo tipo de personajes. Con ellas puedes contar historias que hagan volar la imaginación.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Museo La Esquina (@museolaesquina) on

La matraca está considerada como un instrumento musical.

Su finalidad es hacer el máximo de ruido posible. No hay fiesta, ya sea en los estadios o en las calles de los pueblitos, en la que no haya maracas.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Mex Festival 2018 (@mexfestival) on

La pirinola o toma-todo.

Es un pequeño trompo, por lo regular de madera o plástico, que tiene en cada uno de sus lados escrituras. Lo haces girar por turnos y, cuando se detiene, deja una cara con la inscripción de la suerte para jugar y hacer apuestas.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Roxana Márquez (@gunaa_sicaru) on

¡Las competenecias de trompo son las más divertidas!

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Museo La Esquina (@museolaesquina) on

El yoyo no precisamente es un juguete de origen mexicano, pero la característica del yoyo mexicano es su colorido y el tallado en madera.

Saltar la cuerda es una actividad que se remonta a 1600 a.C.

Puedes pasar horas jugando o haciendo ejercicio ya sea solo o en equipo, haciendo competencias.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Museo La Esquina (@museolaesquina) on

La lotería llegó a México en 1979 y no nos pensamos deshacer de ella jamás.

Con sus 54 diferentes personajes plasmados en tarjetas y 16 cartas, este juego une a familias y amigos y es casi obligado en las fiestas mexicanas.

Crédito: Lau B

Hay carritos de diferentes tamaños y materiales.

La mayoría son de madera y hechos a mano. ¿Cuál era tu favorito?

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Museo La Esquina (@museolaesquina) on

Los instrumentos musicales de juguete son magia para los más pequeñitos.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Museo La Esquina (@museolaesquina) on

¡¡¡Los luchadores!!!

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Samirah Steinmeyer (@seedlingclayworks) on

Espero este artículo te haya llevado a tu niñez y que el paseo te haya hecho feliz. Finalmente, y por si tenías alguna duda de que nuestros juguetes son también artesanías, te dejo este vídeo para que seas testigo del trabajo manual que implica hacer un balero.