Año con año, es irremediable, cuando diciembre está a la vuelta de la esquina, México entero sucumbe ante el encanto del ya tradicional maratón Guadalupe Reyes. Si de hacer “puentes” vacacionales se trata, los mexicanos somos expertos, ¿por qué no habríamos de tener uno de 26 días? ¿Tú ya estás listo? Pues en sus marca, listos, arrancan…

Al hablar de celebraciones de diciembre en México, ¿por qué lo de “Guadalupe Reyes”?

Esta muy reciente costumbre de festejos decembrinos se originó en la década de los 90. Comienza el 12 de diciembre, con la celebración de la Virgen de Guadalupe, la fiesta católica más importante del país, y culmina el 6 de enero con el Día de Reyes, aunque el último evento de este mega puente se da el 2 de febrero, Día de la Candelaria. Por supuesto que, como en cualquier celebración mexicana que se precie, hay superabundancia de comida y de bebidas (embriagantes en su mayoría).

Un dato curioso: debe su nombre a la manera en que la policía denomina esos días entre la llegada de los fieles a la Basílica de Guadalupe y las compras frenéticas del Día de Reyes.

Photo: Aberu.Go | Shutterstock

¿Cuáles son los festejos obligados?

Como en toda buena competencia, los participantes deben de tomárselo muy en serio. La mentalidad ganadora es disfrutar el recorrido y no la meta. Checa que festejos son imprescindibles para anotarte más puntos en tu lista ¡y no dejes de participar de cuanto evento te inviten!

12 de diciembre. Se conmemora la celebración de las apariciones de Nuestra Señora de Guadalupe a San Juan Diego Cuauhtlatoatzin. Si te consideras guadalupano, seguro no faltarás a una peregrinación ni a ir a escuchar misa en la Basílica. Ahí habrá una gran variedad de antojitos mexicanos de las diferentes regiones de México. Y, aunque es un espectáculo para muchos, no olvides ir con precaución. Un ojo al gato y otro al garabato.

16 al 24 de diciembre. Tienes que tener por lo menos una invitación a cada una de las nueve posadas: la posada del trabajo, de la escuela, del barrio y hasta la del pueblo. Hay ocasiones en las que, en una misma calle, hay dos o tres posadas al mismo tiempo.

24 de diciembre. Durante la última posada se celebra también la cena de Nochebuena, por lo general en familia. Seguro que te deleitas con la exquisita cena tradicional preparada por las expertas cocineras de la casa. Prepárate, porque es momento del intercambio de regalos.

25 de diciembre. El día de Navidad en México es el día nacional del famoso recalentado. Código de vestimenta: pijama obligatoria o mínimo el suéter que te regaló la abuela la noche anterior.

28 de diciembre. Conmemoración del día de los Santos Inocentes. Ese día cuídate de las muy elaboradas y a veces pesadas bromas de familiares y amigos. Si caes, seguro invitas mínimo las chelas. ¡Inocente palomita que te dejaste engañar!

31 de diciembre. Es la cena de fin de año. Aquí la cosa cambia, ya que no siempre es una reunión familiar, puede ser algo más o menos formal con amigos. El chiste es esperar la llegada del Año Nuevo con nuestros seres queridos y deseando ¡Salud! cada cinco minutos.

1 de enero. Es la fiesta de año nuevo. ¡Bienvenido al recalentado otra vez! Si te tomaste en serio lo de brindar cada cinco minutos del punto anterior, seguramente andarás con una cruda realidad de Padre y Señor mío. Muchos comienzan el día con unas buenas cheves bien helodias (cervezas bien frías) y un platazo de chilaquiles bien picosos. Después te sigues con lo del recalentado con tu botellita de antiácido a un lado.

6 de enero. Día de los Reyes Magos y partida de la tradicional rosca de reyes. Si tienes hijos, seguro te desvelaste ayudando a los Santos Reyes a conseguir todo lo de la lista que dejaron en sus zapatitos, como dicta la tradición. Así que un desayuno de campeones (torta de tamal con tu champurrado) ¡y a trabajar!

En la noche no puede faltar la tradicional rosca, acompañada de un espumoso chocolate y tamalitos, y parte de lo que queda del recalentado.

Nada de tragarse el muñeco… ¡porque eso lo castigan en el más allá!

Hay quienes en su gusto por la fiesta y un generoso bolsillo, extienden el maratón hasta el Día de la Candelaria, el 2 de febrero. Este festejo está ligado casi sentimentalmente al maratón Guadalupe-Reyes, porque es un deber pagar los tamales si te sacaste el muñeco el día de la rosca.

Digamos que es algo así como el evento de premiación por todo el aguante. Eso sí, al día siguiente que comience la dieta… Para estar bien guapetones el 14 de febrero 😉