Cuando conozco algún turista y descubro que de playas caribeñas solo conoce Punta Cana o Juan Dolio —que también son unas bellezas— siempre me gusta marcarles en el mapa dónde pueden encontrar otras maravillas hechas mar, sol y arena en el Caribe dominicano.

1. Bayahibe

Se encuentra a sólo 90 minutos de la capital y dentro de la provincia de La Romana. Bayahibe es un pueblo de pescadores con playas de arena blanca y agua cristalina color turquesa. Desde Bayahibe puedes conseguir catamaranes que te lleven a dar un paseo por isla Saona y también por isla Catalina. También cuenta con un espectacular arrecife artificial creado para ayudar a proliferar la fauna marina de la zona y, como no, puedes visitarlo y nadar entre los peces.

Cerca de esta hermosa localidad tienes Altos de Chavón y la Cueva de las Maravillas, los cuales puedes agendar en tu visita cuando estés de regreso.

2. Cayo Levantado

Cayo Levantado es una pequeña isla ubicada en la península de Samaná, con una playa de arena como polvo a la que puedes dar la vuelta a pie en tan sólo 15 minutos. Te recomiendo totalmente que vayas armado con una cámara para llevarte a casa unas estupendas fotografías.

Si has agendado a Cayo Levantado en tus playas por visitar, te recomiendo que te informes primero de cuándo son las temporadas de ballenas jorobadas. Así, visitando el Santuario de las Ballenas no te perderás un espectacular avistamiento de sus migraciones. También puedes conseguir en la zona de Samaná Tours que te lleven hacia el Parque Natural de los Haitises.

3. El Macao

Después de visitar esta hermosa playa, me enteré de que la UNESCO la había declarado como una de las playa más hermosa del mar Caribe, y mucha razón que tienen. Esta hermosa playa de arena blanca y aguas celestes se encuentra a unos 20 minutos de Higüey al norte de Punta Cana y es muy popular entre los locales.

En el Macao puedes practicar surf, ya que sus olas son perfectas para ello, y también pueden conseguirse excelentes excursiones de Quad y Buggy con las cuales podrás darte un rato paseando por toda la zona.

4. El Rincón

Si quedaste encantado de Samaná visitando Cayo Levantado e hiciste como yo y decidiste quedarte en la zona y explorarla al máximo, la playa El Rincón es una parada obligatoria.

La playa El Rincón está considerada una de playas más hermosas del mundo: su arena fina como polvo, su agua color turquesa brillante y su espesa vegetación la hacen una candidata perfecta para querer perderse en ella y no salir jamás. Hay tres formas de llegar a ella: la primera es por carretera siguiendo las indicaciones para llegar hasta ella; la segunda —mi favorita— es que puedes conseguir lugareños que te lleven a caballo hasta ella por las montañas, y la última es en bote por la costa.

La playa también tiene una parte donde se conecta con un río de agua dulce y es ideal para echarse un baño de agua fría riquísimo. El Rincón también es perfecta para quienes les gusta el windsurf.

5. Playa San Rafael

Una publicación compartida de Teresa (@teresnarvaez) el

Una playa sureña y bastante concurrida, San Rafael es una playa brava y de arena gruesa, por lo que recomiendo tener cuidado a la hora de echarse un baño en este paraíso; se encuentra rodeada por la sierra de Barohuco dándole al paisaje un tono maravilloso. En San Rafael puedes encontrar un refrescante balneario procedente de un río de agua dulce que se conecta con la playa perfecto para relajarse luego de un baño en las aguas de San Rafael.