«Si las abejas desaparecen, a los humanos les quedarán cuatro años de vida». Esta cita, popularmente atribuida a Albert Einstein (aunque teniendo en cuenta que solo se empezó a citar en 1994, posiblemente nunca saliera de la boca del genio matemático), no es tan descabellada como puedas imaginar.Las abejas hacen mucho por el mundo sin que nos demos cuenta, así que no les guardes rencor a estos seres tan diminutos que a la mayoría ya nos dejaron clavado un aguijón.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Carlos Mancilla (@carlosmancilla1317) el

En 2008 fueron declaradas el animal más valioso del mundo en el debate Earthwatch en la Royal Geographical Society de Londres. ¿Por qué? Porque su principal función no es producir miel, sino contribuir al planeta con la polinización. Es decir, sin su ayuda las plantas del planeta no podrían reproducirse lo que desembocaría en la extinción de las especies animales terrestres.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Lucas Giraldo (@lucasgiraldod) el

Las abejas son imprescindibles para la cadena reproductiva de las plantas y, por lo tanto, para la biodiversidad del planeta: sólo la agricultura mundial depende aproximadamente un 70% de ellas, es decir, si la abeja dejara de existir también lo harían 70 de cada 100 productos agrícolas que consumimos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Ravi Bullock (@ravibullock) el

Pero están desapareciendo por distintas razones, como las ondas emitidas por la telefonía móvil o el uso de químicos no biodegradables en la agricultura.

¿Qué podemos hacer?

Suspender el uso de la telefonía móvil es prácticamente imposible en estos tiempos tecnológicos, pero sí hay pequeñas formas de ayudar. Greenpeace ha hecho las siguientes propuestas:

  • Generar espacios protegidos libres de las telecomunicaciones
  • Fomentar alternativas agrícolas naturales
  • Investigación y seguimiento de la salud de las abejas
  • Prohibir plaguicidas tóxicos

Otras formas de ayudar son las siguientes:

  • Si ves una abeja “desmayada”, ¡no la pises! Muchas veces sólo están cansadas de sus horas de vuelo y necesitan recargar energía.
  • ¡Ofréceles una casa! Si tienes un gran jardín, puedes comprar online un panal para ellas o hacerlo tú mismo.
  • Infórmate sobre sus hábitos y costumbres, invita a los demás a hacerlo también para tomar consciencia de su importancia. ¡Hagamos campaña!
  • No enciendas fuego en el campo, en especial en verano: son centenares las colmenas que se pierden todos los años debido a los incendios forestales.
  • Si eres agricultor o tienes árboles frutales, permite que se instalen colmenas cerca.
  • NO utilices insecticidas cuando la flor está abierta, al hacerlo quedan residuos sobre ellas y las pobres terminarán envenenadas.
  • Permite que las plantas silvestres florezcan, así se contribuye a su alimentación y de otros insectos polinizadores.
  • Protege los panales: las abejas en sus enjambres suelen ser muy tranquilas, evita perturbarlas y no serán agresivas. Si aun así te sientes incómodo con su presencia, puedes llamar a un apicultor local para que se las lleve.
  • Crea un huerto sin uso de químicos donde puedan alimentarse. Está demostrado que los jardines con 10 o más plantas amigables para las abejas reciben la mayoría de sus visitas. Esto es bueno para ellos y para tu jardín, ya que lucirá mejor.
  • ¡No olvides proveerlas con una fuente de agua cercana para que puedan hidratarse y refrigerar su colmena!