Si eres de la ciudad, probablemente ni sepas de qué estoy hablando cuando digo cabañuelas. Pero si creciste en un pueblo, es probable que este vocablo sea parte de tu habla cotidiana durante el primer mes del año…

Las cabañuelas constituyen un conjunto de métodos de predicción meteorológica utilizado en el sur de España y en América.  Su origen, sin embargo, se remonta a la antigua Babilonia.

La civilización mexica adoptó este conocimiento de los mayas, pues en ambos casos sus calendarios constaban de 18 meses de 20 días cada uno, más cinco días adicionales que no entraban en los meses. Los primeros 18 días de enero servían para cada uno de los meses y los dos días restantes predecían otros fenómenos. El 19 para pronosticar el tiempo del solsticio de verano y el 20 para el solsticio de invierno.

Las cabañuelas tienen una gran relación con los primeros días del mes de agosto, pues a partir de esos días se podría conocer los fenómenos climáticos de todo el año. Sin embargo, no en todos los lugares se rigen a partir del mes de agosto, pues por ejemplo en América del Sur el vaticinio se hace en el mes de enero, mientras los hindúes lo hacen a mitad de invierno.

El método para hacer el cálculo correcto puede parecer algo complejo, y sin embargo es una operación sencilla que requiere de paciencia y (eso sí) de muy buena memoria.

Cabañuelas de ida: Estas nos indican que los primeros 12 días del año se corresponderán con el clima de los doce meses del año. Es decir: Enero 1 corresponderá al clima del mes de enero; Enero 2, al del mes de Febrero; Enero 3, al de Marzo y así hasta llegar a Enero 12, que será el clima correspondiente al mes de Diciembre.

Cabañuelas de vuelta: a partir de Enero 13 estaríamos prediciendo el clima de los meses en orden descendente, es decir, Enero 13 correspondería al clima de Diciembre; Enero 14, al de Noviembre; Enero 15, al de Octubre y así hasta llegar a Enero 24 que representaría al mes de Enero.

A partir del día 25 de Enero y hasta Enero 30 hablamos del equivalente al clima de cada dos meses: 25 de Enero representaría al mes de Enero y Febrero; 26 de Enero a los meses de Marzo y Abril; 27 de Enero, a los meses de Mayo y Junio; 28 de Enero a Julio y Agosto; 29 de Enero a Septiembre y Octubre y; por último, el 30 de Enero, equivaldría a los meses de Noviembre y Diciembre.

El día 31 de enero se toman dos horas para cada mes en orden descendente; de las 12 a las 2 corresponde el mes de diciembre; de las 2 a las 4, el mes de noviembre; de las 4 a las 6 el mes de octubre y hasta llegar a las 10 pm a la medianoche el mes de enero.

Por último, del clima resultante en cada uno de estos pasos se hace una media que indicará cuál será el clima del mes en cuestión. Por ejemplo, para predecir el clima del mes de febrero, sería necesario tomar en cuenta el clima existente en Enero 2 + el clima de Enero 23 + el clima de Enero 25 + el clima de Enero 31 entre las 8 y las 10 de la noche.

A muchos les parecerá un método muy complicado y, desde luego, no tiene ningún rigor científico. Pero recordemos que estamos hablando de tradiciones populares y que en los pueblos antiguos ya se utilizaban las cabañuelas para predecir el clima.

Así que quizá les resulte divertido o incluso interesante probar con este método y al final del año hacer una evaluación de los aciertos de las Cabañuelas.