Photo: Thiago Bianchi/Shutterstock

Un recorrido visual por las cascadas más espectaculares de México

México
by Rulo Luna Ramos 4 Apr 2017

1. Cascada de Tamul, San Luis Potosí

A post shared by Hector Gutierrez (@hectorgtzj) on

Tamul es un paisaje que deja con la boca abierta a cualquiera. Agua azul turquesa, paredes de piedra que se elevan a pocos metros del río y una caída de agua de más de cien metros… ya saben, todo lo necesario para entrar en primer lugar en una lista de las cascadas más espectaculares de México. Esta cascada está en la huasteca potosina y es de los lugares más bonitos del estado (y miren que tiene competencia).

A post shared by THE PIXEL WOLF (@thepixelwolf_) on

Llegar hasta la cascada requiere de un poco de esfuerzo (hay que remarle un rato), pero el paisaje vale eso y mucho más.  

A post shared by Stephanie Cluff (@stephiepoo7) on

 

2. Cascadas de Agua Azul, Chiapas

A post shared by Mexico Travel (@mexicotravel) on

Agua Azul es uno de los destinos ecoturísticos más famosos de todo México. El color de estas cascadas se debe a la naturaleza calcárea del lecho del río.

El color azul es más intenso durante la época de secas, pero las cascadas son un espectáculo natural impresionante independientemente de la época del año en que las visiten.

A post shared by Jessica Cortes (@jess_cortes_a) on

 

3. Cascada de Basaseachi, Chihuahua

Con cerca de 250 metros de caída libre, esta cascada es el salto de agua permanente más alto del país. Está dentro del Parque Nacional Cascada de Basaseachi y forma parte de la Sierra Tarahumara.   

A post shared by Jessica M (@jessimont) on

Basaseachi vierte sus aguas en la Barranca de Candameña, que alberga otra de las cascadas más espectaculares de México.

 

4. Cascada de Piedra Bolada, también en Chihuahua

A post shared by Manuel Jurado (@trenybarrancas) on

Con una caída cercana a los 450 metros, Piedra Bolada (sí, así se escribe) es la cascada -de temporal- más alta del país. También se ubica dentro del Parque Nacional Cascada de Basaseachi pero, a diferencia de la anterior, aparece sólo durante ciertos días en la época de lluvias.

 

5. Hierve el Agua, Oaxaca

A post shared by Alursita (@alursita) on

Definitivamente no son las cascadas más tradicionales. Las cascadas petrificadas de Hierve el Agua se han ido formando por la acumulación de minerales presentes en los manantiales de la zona, formando este paisaje que se antoja para set de película de Star Wars.

A post shared by Megan Viren (@kobusingye__) on

El manantial que dio origen a estas estructuras sigue abriéndose camino hasta la superficie, formando una alberca natural de agua termal en la cima de las cascadas. ¿Qué más le pueden pedir a la naturaleza?

 

6. Cola de Caballo, Nuevo León

Cola de Caballo es parte del Parque Nacional Cumbres de Monterrey y está ubicada a menos de una hora de dicha ciudad. Aunque sus dimensiones son bastante más modestas en comparación con otras de las cascadas aquí mencionadas, esta caída de agua tiene un lugar en la lista porque es increíblemente fotogénica.  

A post shared by Candy Chávez (@kndychavez) on

La cascada se puede disfrutar desde varios miradores y la zona es perfecta para los que quieran andar en bici, tirarse de una tirolesa o recorrer los senderos del parque. Hay cabañitas y toda esa onda.

A post shared by judyth_ (@judyth_) on

 

7. Salto de Eyipantla, Veracruz

A post shared by @zahovic4 on

Tal vez sus 50 metros de altura no suenan a mucho, pero esta caída de agua es bastante impresionante. Su cortina es bien ancha, tiene la vegetación de la selva de Los Tuxtlas de fondo y hasta un caminito que te lleva cerca de la base de la cascada.


Además, Los Tuxtlas es una de las zonas más bonitas de Veracruz. Si nunca has ido, debería estar en tu lista.

A post shared by Micky Jam (@mickyjam3d) on

 

8. Cascadas El Chiflón, Chiapas

A post shared by #in2nature (@in2nature) on

Este sistema de cascadas no le pide nada a las de Agua Azul. La cascada más alta supera los cien metros de altura y tiene ese mismo color tan bonito.

A post shared by Liliane (@plusgrise) on

Las cascadas están cerca de Comitán y pueden ser una alternativa a Agua Azul en temporada alta.

 

9. Cascada de Tulimán

A post shared by Sel Velarde (@haribo1205) on

Ubicada en la Sierra de Puebla, Tulimán es una cascada compuesta por tres caídas que en conjunto superan los 300 metros de altura. Este lugar se ubica a pocos kilómetros de Zacatlán de las Manzanas y tiene una infraestructura turística bastante desarrollada. Hay manantiales, senderos, cabañas y bien te puedes pasar aquí un fin de semana completo.

A post shared by Chaqo (@snark_6) on