Crédito imagen de portada: eneas.

Ciudad de México.

Con el famoso programa Ecobici, el D.F se destaca por ser la ciudad latinoamericana con la flota más grande de bicicletas (4,000). Con más de 180.000 usuarios y 13,5 millones de viajes, es la primera ciudad de Latinoamérica y podría ser la cuarta ciudad del mundo donde más se usa la bicicleta pública, por detrás de París, Pekín y Londres. ¡Bien!

Buenos Aires.

La EcoBici de la ciudad rioplatense ahora cuenta con estaciones automáticas gratis, las 24 horas y un sistema de cilovías que recorre varios barrios de la ciudad.

Rosario (Argentina).

Esta ciudad registra uno de los mayores índices de uso de bicicletas de América Latina. Con el sistema Mi Bici Tu Bici, esta joya del Paraná es un paraíso para los que aman viajar en dos ruedas.

La Plata (Argentina).

Recientemente se inauguró La Plata en Bici, un sistema de préstamo gratuito de bicicletas de la municipalidad, que hasta cuenta con algunas unidades de bicicletas eléctricas que funcionan con batería de litio (las primeras en Latinoamérica). Estas bicis fueron diseñadas y fabricadas en la ciudad por un grupo de emprendedores locales.

Bogotá.

Con su programa Bicicorredores, la capital colombiana se destaca por ser una de las ciudades latinoamericanas con el mayor número de viajes en bicicleta reportados por día: ¡611.472!

Montevideo.

Con Movete se exhibe el porcentaje más alto de viajes en bicicleta realizados por mujeres (40 por ciento, ¡vamos las chicas!). La rambla es genial para recorrer en dos ruedas.

Santiago de Chile.

Bike Santiago es el nombre del sistema de transporte en bicicleta pública de la capital andina. Se reporta que se realizan unos 510.569 viajes diarios.

Rio de Janeiro (Bike Rio) y Sao Paulo (Bike Sampa).

Ambas ciudades son líderes en la región en cantidad de ciclovías. La antigua capital brasileña también se destaca como la ciudad con la mayor cobertura de bicicletas públicas (cuatro unidades por cada 10.000 habitantes).
Brasilia (Bikebrasilia) y Recife (BikePE), BikeSantos, BikeSalvador, entre otros proyectos de movilidad sustentable toman auge en las regiones metropolitanas de Brasil con sus bicicletas color naranja.