Los puestos de tacos de la Ciudad de México conforman un universo de comida callejera distinto a todo lo que has experimentado. Son baratos, están abiertos casi a toda hora, y las salsas y acompañamientos brillan por su variedad y excelencia (si no, vete a otro puesto). Todo el mundo, ricos y pobres, sobrios y enfiestados, se congrega en una misma línea y comparte un momento mientras come frente a su puesto favorito, algunos de los cuales son verdaderas instituciones con décadas de historia. Cada puesto de tacos en la Ciudad de México tiene su propia onda, y nuestro mejor consejo es que sigas las recomendaciones de esta lista, para después empezar a experimentar con nuevos lugares… siempre favoreciendo los que tengan una gran fila.  

 

1. Los Cocuyos

Photo: Shutterstock / Eddie Hernández Photography

Ubicado en las caóticas calles del Centro Histórico, Los Cocuyos es un puesto que se ve exactamente como cualquier otro, pero que ha ganado fama internacional gracias a su variedad de ingredientes frescos, a sus amigables taqueros y, por supuesto, al sabor de sus salsas y especialidades. Aquí encontrarás la típica variedad de tacos de puesto: lengua, cabeza, tripa, ojo, y, la especialidad de la casa, un excelente suadero. Sólamente cierran por un par de horas cada mañana, así que no temas darte una vuelta a altas horas de la noche. Pero ten en cuenta que puede haber fila, incluso a las tres de la madrugada.  

 

2. El Vilsito

Un taller de autos por el día, puesto de tacos por la noche, El Vilsito ha ganado popularidad gracias a su maestría en tacos al pastor. El pastor es uno de los íconos de la comida callejera local, y muchas taquerías de la ciudad afirman contar con la mejor versión. Aunque el mejor taco tiene mucho que ver con el gusto personal, definitivamente hay grandes contendientes, y este es uno de ellos. Comienza con tres tacos al pastor con todo (cebolla, cilantro y piña), pero deja un poco de espacio para una de sus famosas gringas (pastor con queso en una tortilla de harina) y un volcán (tostada con queso y tu elección de pastor o bistec). Este puesto se encuentra en Narvarte y sabrás que vas por buen camino si te encuentras con una gran cantidad de carros estacionados en doble fila. Al igual que con todos los puntos mencionados en la lista, se recomienda paciencia.  

 

3. El Abanico

Los tacos de carnitas son una de las experiencias culinarias más importantes en una expedición taquera por México. Es uno de las manjares consentidos para el que gusta del taco mañanero y puede encontrarse en la mayoría de los tianguis y mercados de la ciudad. Muchos lugares de carnitas son bastante decentes, pero hacer un taco que sobresalga entre la multitud requiere de algo extra, y ese algo es lo que hace de El Abanico una recomendación obligada. El Abanico destaca en todas sus especialidades, pero los comensales más asiduos juran que las carnitas son de las mejores en México. Que no te espante la línea de personas que llega a dar la vuelta a la esquina, el staff es extremadamente eficiente y, a pesar del gentío, ten por seguro que en menos de quince minutos estarás entrándole a un taco de maciza.   

 

4. El Tizoncito

A post shared by The Gannet (@the_gannet) on

El Tizoncito es una opción segura para experimentar una gran variedad de tacos y algunos otros platillos tradicionales de México en un ambiente amigable. Lo que empezó como un pequeño changarro en la Condesa a mediados de los sesenta, hoy domina el mercado taquero de México con más de veinte restaurantes por todo el país. Afirman haber inventado el taco al pastor, y aunque esto puede estar sujeto a debate, no cabe duda que su pastor es de lo mejor que puedes encontrar. Este es uno de los lugares más tradicionales para los tacos después de la fiesta, y puede ser un poco más caro que las demás opciones de esta lista, pero la variedad y calidad de sus platillos lo justifica totalmente. Éntrale a los frijoles refritos con totopos que dan como entrada, y trata de no terminártelos antes de que llegue el primer taco.   

 

5. Por Siempre Vegana

Si estás buscando los mejores tacos veganos de la ciudad, ya puedes darte por bien servido. Por Siempre Vegana es un pequeño puesto callejero en la colonia Roma, a unos cuantos pasos de Insurgentes. Su menú es bastante variado, con versiones veganas de los tacos más tradicionales hechas a partir de hongos, seitán, tofu y soya. El staff es súper amigable  y siempre están dispuestos a recomendarte alguna de sus especialidades o a asesorarte con respecto a sus salsas. Incluso si no eres vegano, este lugar merece una visita si es que quieres probar unos tacos bastante buenos y originales. Y si llegas en bici, el agua fresca es cortesía de la casa.

 

6. El Túrix

Con más de cuarenta años de experiencia, El Túrix se especializa en transportar los sabores tradicionales del sureste mexicano a un puestito de Polanco. La especialidad de la casa es la cochinita pibil, y sí, para tener la experiencia completa, le tienes que entrar a las cebollas moradas con chile habanero que tradicionalmente acompañan a este platillo. El Túrix contrasta con los restaurantes de lujo que se encuentran por todo Polanco; sin embargo, ha sobrevivido a la mayoría de sus competidores a lo largo de los años. Algunas cosas que debes tener en cuenta: el lugar es pequeñísimo y siempre está bastante lleno, es probable que tengas que esperar un largo rato formado en la calle, y el staff es famoso por no ser  el mejor ejemplo de amabilidad y servicio al cliente… pero la cochinita vale esos y más sacrificios.

 

7. El Huequito

El Huequito ha estado presente en la escena taquera local desde finales de los años cincuenta y es otro de los grandes contendientes al mejor pastor de la ciudad. Se especializan en el taco al pastor gourmet, el cual carece de piña y cilantro, pero lo suplementa con una buena dosis de carne con un sazón increíble. Su nombre se origina a partir del primer local que abrieron, que no era más que un metro cuadrado, literalmente un huequito. Hoy tienen cuatro grandes restaurantes en la Ciudad de México y han sabido mantener la calidad que los caracteriza. Prueba la sopa de tortilla antes de entrarle a los de pastor, y no le hagas el feo a la salsa verde.   

 

8. La Abuela

Si has estado en la Ciudad de México, probablemente te hayas encontrado con esas bicicletas con una canasta envuelta en plástico azul. Bueno, pues esos también son tacos. Los tacos de canasta son tacos sudados rellenos de chicharrón, papa, adobo o frijoles, y son una de las mejores opciones para un bocado rápido si el hambre aprieta mientra recorres la ciudad. Sin embargo, no todos los tacos de canasta son iguales. La Abuela es una marca que se ha ido ganando el corazón de los locales gracias a su versión menos tradicional de los tacos de canasta. Los tacos de la Abuela son más grandes, más sabrosos, y cuentas con más variedad que sus contrapartes bicicleteras.

 

9. El Pescadito de Sonora

Quizás un taco de pescado no sea lo primero que se te venga a la mente en la Ciudad de México, pero El Pescadito de Sonora te hará reconsiderar esa opción una vez que hayas probado sus especialidades con pescado, marlin y camarón. Localizada en la colonia Condesa, esta taquería es un fino testimonio de la calidad de la comida del mar en el norte de México. Ordena un par de tacos de camarón, personalízalos en su barra de salsas y verduras, pide una cerveza Pacífico bien fría, y siéntete como en palapa a la orilla del mar… a cientos de kilómetros de la costa más cercana.

 

10. El Rincón Tarasco

Este es otro de los puestos que pasan desapercibidos para el ojo poco entrenado, pero si pasas por aquí un fin de semana por la mañana, inmediatamente sabrás que algo fuera de lo común se cuece por aquí. El Rincón Tarasco se especializa en carnitas, pero a diferencia de El Abanico, ellos no tienen muchas otras opciones. Es uno de esos lugares de tradición que ha forzado a generaciones a levantarse temprano el fin de semana y atravesar la ciudad con el único objetivo de almorzar un buen taco. Muchos locales consideran que estas son las mejores carnitas que se pueden encontrar fuera de Michoacán… aunque los fans de El Abanico no estén de acuerdo. Ten en cuenta que estos son tacos mañaneros, y mientras más temprano llegues, más variedad encontrarás.

 

11. El Jarocho

Los tacos de guisado son un ícono de la ciudad. Dónde sea que se reúna gente, es probable encontrar un auto con la cajuela abierta llena de ollas con diferentes guisados, arroz y tortillas. El Jarocho es una taquería que se especializa en este tipo de tacos y ofrece una gran variedad de guisados buenísimos, junto con opciones de tacos más tradicionales, como pastor y bistec. Siempre tienen tortillas recién hechas y fácilmente podrías comer aquí todos los días de la semana sin repetir un sólo guiso. El Jarocho se encuentra en la colonia Roma, a sólo una cuadra de Insurgentes.

 

12. La Tonina

El chilorio (carne de res sazonada con distintos chiles y especias) es una de los platillos más tradicionales de los estados del norte de México. Cuando combinas el chilorio con tortillas de harina recién preparadas, obtienes una de las mejores experiencias culinarias de México, y eso es precisamente lo que ofrece La Tonina, un pequeño restaurante norteño en la colonia San Rafael. La Tonina lleva el nombre del luchador profesional La Tonina Jackson, cuya hermana fundó este changarro en 1948. Este lugar es uno de los grandes secretos de la ciudad y un paraíso culinario para aquellos que extrañan los sabores norteños.

 

13. El Borrego Viudo

A post shared by [J]avier (@franciscoar77) on

Este es el lugar a donde los locales asisten después de una noche de copas, y las opiniones con respecto a la comida son tan variadas como es posible. Personalmente, pienso que los tacos son buenos, no excelentes, pero tienen buena variedad, y el tepache es un gran plus. ¿Por qué aparece en la lista? Por la experiencia. ¿En dónde más puedes disfrutar unos tacos servidos directamente en la comodidad de tu auto? El Borrego Viudo siempre está lleno después de medianoche y tiene esa vibra que te incita a seguir la fiesta hasta la mañana. A pesar de lo que todo el mundo opine, ocho de cada diez chilangos han acabado aquí por lo menos una vez en la vida… aunque ni siquiera lo recuerden.