Foto: Antonio

1.

Que la plaga de mosquitos tigre se quede a vivir aquí para siempre.

2.

Irte de juerga una vez al año y que, cuando amanezca, Casa Aranda esté cerrada y te quedes sin churros para desayunar.

3.

Madrugar para dar un paseo en paz y tranquilidad y que una horda de cruceristas te atropelle mientras persigue a un paraguas rosa alzado.

4.

Que el terral dure más de siete días: a partir de ahí la supervivencia empieza a ser un problema.

5.

Invitar a unos amigos en pleno invierno para demostrarles el buen clima de la ciudad y que una ola de frío te lleve la contraria.

6.

Invitarles en verano para que disfruten de las playas y que una plaga de medusas impida el baño.

7.

Cambiar el plan e ir a tomar cervezas al sol de un chiringuito… Y que caiga una tormenta veraniega.

8.

Que, a pesar del tiempo, pidas una de esas cervezas que son “malagueñas y exquisitas” y resulte que están fabricadas en Murcia.

9.

Atreverte a descender por un camino de piedras junto a un acantilado para disfrutar en solitario de las calas cristalinas de Maro… y encontrar que han abierto otro acceso para los turistas que llenan la playa.

10.

Prepararte todo el año para sacar a tu imagen preferida de la Semana Santa y que empiece a llover pocos minutos antes de la procesión.

11.

Que no te guste la Semana Santa pero vivas en el centro y llegar hasta tu casa sea algo imposible entre el público, los turistas y los cofrades más férreos que no te dejarán cruzar la calle hasta que todo haya terminado.

12.

Enamorarte de una sevillana.

13.

Tener que viajar a Sevilla para ver a tu novia.

14.

Bailar sevillanas en la Feria de Sevilla para encandilar a tu novia sevillana.

15.

Que se suspendan las fiestas gastronómicas de los pueblos. ¿Qué haríamos los domingos entonces?

16.

Que el equipo de fútbol llegue a competición europea y que, en algún partido decisivo, el árbitro vuelva a ser Craig Thomson.

17.

A que prohíban la Feria del Centro. ¡Dios mío, todos al secarral de Cortijo de Torres a morir de calor!

18.

Ir en San Juan a una playa y que no haya hogueras por ningún lado.

19.

Que te demuestren que hay otras ciudades más bonitas, interesantes, divertidas, cultas y limpias que Málaga. ¿Pero eso no es imposible?

20.

Pedir una ración de fritura malagueña y que te sirvan una fritanga.

21.

Que te ofrezcan chanquetes coreanos.

22.

Pedir un espeto y que las sardinas sean tan pequeñas que… ¡anda, si son boquerones!

23.

Pedir un pitufo y una nube en un bar y que el camarero se te quede mirando como si estuvieras loco.

24.

Que cierren El Pimpi, la Antigua Casa de Guardia y El Pimpi Florida. ¡Sin ellos no somos nadie en Málaga!

25.

Que la empresa de limpieza de la ciudad se ponga, una vez más, de huelga.

26.

Descubrir que, a veces y sin huelga de por medio, la suciedad te impide ver la ciudad.

27.

Aparcar tu coche en una calle cualquiera y descubrir, al día siguiente, que han pintado unas rayas azules y tienes una multa por aparcar en zona azul.