Sabemos que no hay una única forma de hacer pizza —vivimos en un mundo maravilloso y vasto y seguramente este se convertiría en un lugar más aburrido si tuviéramos que limitar la cantidad de estilos e ingredientes que resultan aceptables para uno de nuestros platillos favoritos. Sin embargo, existen lugares alrededor del mundo en los que la pizza ha desarrollado variedades capaces de escandalizar a uno que otro.

1. Brasil. Pizza con chícharos

Brasil, como un montón de países, ha adaptado la pizza a los sabores locales. Uno de los ingredientes más singulares que los brasileños le han añadido son los chícharos o guisantes. Cuando un hombre intentó hacer lo mismo en Estados Unidos, el internet estuvo ahí para humillarlo públicamente.

2. Missouri. Cigarras

A post shared by mbbunny (@mbbunny) on

Las cigarras son insectos bastante grandes y no muy agraciados que emergen de la tierra cada 17 años. Son comunes en las costas del continente americano, donde se pueden encontrar en grandes números. Cuando terminan en una pizza, nunca faltará el que esté en desacuerdo.

3. Rusia. Cuatro pescados

A post shared by Luft Pub (@luftpub) on

La pizza Mockba (Moscú) es bastante común en Rusia. Esta especialidad lleva cuatro especies distintas de pescado, normalmente atún, sardinas, salmón y caballa.

4. Alemania. Atún enlatado

A post shared by A l o n a (@alohalove__) on

Si un ingrediente se vuelve lo suficientemente popular en algún país, inevitablemente terminará en el menó de los Pizza Hut locales. En Alemania, esta cadena de restaurantes sirve pizza a la thunfisch, que no es más que atún de lata.

5. Japón. Pizza con mayonesa

A post shared by @papidomiredo on

La pizza mayo jaga es tan popular en Japón que es posible encontrarla en los Domino’s locales. Incluye mayonesa, papas, tocino, cebolla, paprika y granos de elote.

6. Escocia. Haggis

La pizza atrae a los guisos picantes como la miel a las abejas, así que sólo era cuestión de tiempo para que alguien pusiera este típico platillo escocés —hecho con vísceras, avena y manteca— encima de una pizza. De hecho puedes comprar pizza congelada con haggis en Escocia, porque no todo en este mundo es peperoni.

7. Suecia. Pizza africana

A post shared by Martin (@partyxmarty) on

Aunque a muchos les gusta odiar el concepto de piña con la pizza, los suecos lo han llevado a un nuevo nivel. La pizza africana lleva plátano, curry, piña y a veces cacahuates o pollo.

8. Nueva York. Caviar y oro de 24 kilates

A post shared by Stock News USA (@stocknewsusa) on

Nueva York tiene una buena cantidad de pizzas extrañas, pero la más ridícula (y probablemente la más indicativa de que nuestra sociedad está al borde del colapso) es la pizza 24K de Industry Kitchen. La pizza debe ser ordenada con 48 horas de anticipación. La masa, bañada en tinta de calamar, se cubre con queso Stilton, foie gras, caviar Ossetra platino, trufas y hojas de oro de 24 kilates. Industry Kitchen se encuentra, por supuesto, muy cerca de Wall Street. También tienen una pizza unicornio (en portada) cubierta con algodón de azúcar, dulces y merengue, por si tenían ganas de postre.

9. Inglaterra. Huevos de chocolate Cadbury

A post shared by Crazy Pedro (@crazypedros) on

Crazy Pedro’s, una pizzería en Manchester, puso a la venta esta especialidad para celebrar la Pascua en 2016. La pizza estaba cubierta con chocolate fundido, brownies, malvaviscos, merengue y huevos Cadbury.

10. Filipinas. Orilla de pollo frito

A post shared by KOHARO (@koharotv) on

La “chizza” es una creación de KFC en Filipinas, esta pizza sustituye el pan de la orilla por —¿qué otra cosa?— pollo frito.

11. Japón. Pizza de sushi

A post shared by Sushi 🍣🤓 (@sushigeeks) on

Seguramente no sorprende a nadie que a los japoneses les guste ponerle pescados y mariscos a su pizza, pero la pizza de sushi es un invento bastante reciente, creado por chefs japoneses en Canadá. Actualmente se está expandiendo por Estados Unidos y, por supuesto, por todo Japón.

12. Inglaterra. Fry-up

El clásico remedio para las crudas inglesas es el fry-up o desayuno completo. Por lo general incluye tocino, salchichas, huevo, frijoles, pudín, unas rebanadas de pan tostado, tomates, hongos, panecillos dulces y una que otra cosita más. Como es un desayuno que incluye prácticamente todo, sólo era cuestión de tiempo para que alguien lo pusiera encima de una pizza.

13. Dinamarca. Carne de caballo

A post shared by Joao Wahnon (@joaowahnon) on

Hace algunos años, un escándalo recorrió Europa cuando se descubrió que carne de res proveniente de Dinamarca era en realidad carne de caballo. Una pizzería en Copenhague decidió aprovechar esta oportunidad para publicitar su propia pizza con carne de caballo. La diferencia claramente radica en que ellos nunca pretendieron estar vendiendo otro tipo de carne.

14. Philadelphia. Helado sabor pizza

Little Baby’s Ice Cream en Philadelphia es el negocio responsable de este extraño sabor. Están asociados con Pizza Brain, en donde puedes poner una bola de helado —sabor a pizza por supuesto— sobre tu especialidad favorita.

15. Canadá. Poutine

A post shared by Harry Johal (@harryjohal82) on

Canadá tiene una de las mejores especialidades de comida para después de la fiesta. El poutine es un platillo que combina papas a la francesa, queso fresco y salsa gravy. Pizza Hut decidió que era buena idea hacer del poutine una de sus especialidades locales. Esta pizza solamente tiene 3000 calorías.

16. Corea del Sur. Orilla rellena de masa de galletas

A post shared by 1mokiss (@1mokiss) on

Mr. Pizza es un restaurante surcoreano con algunas especialidades interesantes en su menú. Quizás la más extraña es la Grand Prix, una pizza con orilla rellena de masa de galletas y cubierta con los ingredientes más predecibles: papas y camarones.

17. Australia. Orilla rellena de vegemite

Los australianos utilizan un montón de ingredientes exóticos en sus pizzas (carne de cocodrilo, de canguro…), pero su especialidad más extraña tiene que ser la Mitey Stuffed Crust de Pizza Hut. La orilla está rellena de vegemite, una pasta de gusto muy singular que todo el mundo —excepto por los australianos— considera como el perfecto ejemplo de lo que es un gusto adquirido.