1. Ser demasiado ambiciosos

15 días, 3 países y 10 ciudades. ¿De verdad se le puede llamar a eso “viaje”? Más bien podríamos decir que es un maratón para conseguir sellos en tu pasaporte. Relájate y disfruta. Como dice el refrán: Menos es más.

A photo posted by Simone (@zetus87) on

 

2. Llevar demasiado equipaje

Esto es algo que todos hemos hecho alguna vez. Parece que no hay viaje si no hay algo en tu mochila que jamás será utilizado. Es una norma viajera. Eso sí, procura que únicamente sea una cosa, llevar 20 mudas para 15 días de viaje, resulta contraproducente (para tu espalda y tu armario).

 

3. Ser inflexible con la planificación

Viajar es libertad. ¿Por qué motivo quieres seguir tu itinerario al pie de la letra? Siéntate en un banco, habla con los locales, disfruta de la gastronomía, relájate y deleitate con el placer de “il dolce far niente”.

 

4. No ubicar los lugares que queremos visitar en el destino

Lo sabemos, un gran viajero no planifica demasiado su viaje. Pero dicho esto, no te imaginas el tiempo que ganarás si antes de salir de casa, coges un mapa y más o menos te haces una idea de la ubicación de los lugares que quieres conocer. Tu tiempo en un viaje vale dinero, no lo olvides.

 

5. No reservar con tiempo los vuelos, hoteles…

No hay nada peor para tu bolsillo que esperar a última hora para reservar los vuelos o los alojamientos del viaje. ¿Ofertas de última hora? Eso es tan poco probable como que te toque la lotería. Adelántate y hazte con las mejores ofertas registrándote en las aerolíneas o siguiendo webs como Mejorvuelo que publican ofertas de vuelos y te aseguramos que no volverás a viajar pasándote de presupuesto.

 

6. Perder la paciencia

Hay momentos en los que, por muy expertos que seamos o por mucho que hayamos viajado, perdemos los papeles. Y es que ante una huelga de controladores aéreos, un monumento cerrado o el lugar de tus sueños en plena restauración, hasta el viajero más curtido es capaz de perder la paciencia.

 

7. No mirar el tiempo en el destino

Cuántas veces has salido de casa prácticamente con lo puesto, pensando que en pleno mes de agosto no podían ser necesarios más que unas chanclas y un bikini en cualquier lugar del mundo. Pues no, agosto no significa sol y calor en todo el planeta. Y si no mira el tiempo en Islandia en pleno verano.

 

8. No conocer (aunque sea un poco) la cultura del país que vamos a visitar

Saber ciertos datos sobre la cultura del país que vas a visitar te puede ahorrar muchos quebraderos de cabeza, te lo aseguramos. Y si no, prueba a viajar a China sin llevar ni un lugar apuntado en chino.

 

9. No comprobar los días festivos

Conocer las festividades en el destino puede ahorrarnos situaciones como museos y monumentos cerrados o incluso encontrar un horario diferente en el transporte público. No te costará más de un minuto comprobar los días festivos y así evitar situaciones incómodas.

 

10. Viajar sin seguro

He viajado por medio mundo y nunca me ha pasado nada. ¿Por qué iba a pasarme ahora? No hay nada más imprudente que pensar así. Contrata un seguro de viaje y ahórrate quebraderos de cabeza y dinero en caso de que te pase algo…