1. Amarás las tlayudas sobre todas las cosas… Bueno, pero también amarás las garnachas, los siete moles, las memelas y toda la comida típica.

 

2. No abrirás una botella de mezcal en vano… O te la tomas o la convidas hasta que se termine.

 

3. Comenzarás y concluirás tus fiestas con una buena dosis de música oaxaqueña, bailando Piña, Pinotepa o la Sandunga.

A photo posted by Yadani Mtz (@yadani666) on

 

4. Respetarás toda la diversidad cultural que posee Oaxaca: sus lenguas maternas, sus costumbres y oficios.

A photo posted by Memo Vasquez (@el_memov) on

 

5. No le llamarás queso Oaxaca al quesillo…  y reprenderás a todo aquel que así lo llame.

 

6. Celebrarás todas las fiestas y ferias tradicionales: la feria del mole, las velas istmeñas, la feria del tamal, la del tejate, la fiesta en honor al Santo Patrón, los bautizos y las bodas.

 

7. No regatearás por textiles o artesanías hechas a mano… les darás el valor justo y reconocerás el arduo trabajo de nuestros artesanos.

 

8. Honrarás y apreciarás un buen mezcal de quince años elaborado artesanalmente… y lo acompañarás de su mejor pareja: una cerveza bien fría.

A photo posted by Nadia Luna (@nadialuna91) on

 

9. Nunca de los nuncas le harás el feo a comer chapulines o gusanos de maguey.

A photo posted by Aurélie Galzy (@forfeta) on

 

10. No dejarás que pasen más de seis meses sin ir de vacaciones a una de las maravillosas playas de la costa oaxaqueña.

A photo posted by Iván (@ivnux) on

 

Crédito de la imagen de portada: Fernando Tapia Rodríguez