1. ¡No aceptarás que nadie hable mal de Yucatán! Nadie excepto los yucatecos, claro…

A photo posted by gwabir (@gwabir) on

2. Nunca olvidarás lo que es un COLLAZO. Yucateco que tuvo infancia sabe que eso era cosa de todo los días…

A photo posted by @paigejannise on

3. Comerás frijol con puerco por lo menos un lunes del mes.

4. Sufrirás cuando pienses en vivir en otra ciudad -sobretodo en lugares sin acceso al mar-. No sabrás qué es eso de ser una persona de frío y mucho menos de montaña.

A photo posted by Style Meets Me (@stylemeetsme) on

5. Usarás uay para esto y pa’ lo otro. Ya sea porque te encuentras con una escena como la de la foto, o porque te has majado tu dedo chico del pie con algo muy pesado.

6. La Catedral será tu gran lugar de referencia. “Te veo en la puerta de Catedral”, se convertirá en la gran muletilla de todas tus citas.

7. Cuando llueva, ¡te prepararás a la de ya para el maldito bochorno! Y deberás apurarte a buscar el pan.

A photo posted by Julio Camejo (@camejoel007) on

8. Te irás de vacaciones a Cancún, Playa del Carmen o Miami y, al tirar un panucho al aire, no caerá al piso de tanto yucateco que encontrarás allí.

A photo posted by @carocstorey on

9. Irás de vez en cuando al béisbol. Ya sea porque de verdad te gusta el beis, o para comer piedras en el estadio.

A photo posted by Marco Paredes (@mapc78) on

10. Sin importar cuan lejos estés de Yucatán, los domingos siempre extrañarás la cochinita.