Nauru

¿Por qué no visitarlo?
Si pensás hacer un viaje a una isla del Pacífico, lo más probable es que esté soñando con playas paradisíacas, de agua cristalina y arena dorada. Pero eso no lo vas a encontrar en la rocosa costa de Nauru. Sumale que para llegar tenés que volar desde Brisbane (Australia), Islas Marshall o Kiribati (dos de los países de este ránking), lo que lo hacen un país sólo para personas con mucha determinación.
¿Por qué sí hacerlo?
Con sólo 21 kilómetros cuadrados de territorio, podés darle toda la vuelta caminando. ¿En cuántos países podés hacer esto? Gran razón para hacerte un viaje a Nauru, la república independiente más chica del mundo, donde el único semáforo que hay sirve para frenar el tránsito cuando llega un vuelo, ya que la pista de aterrizaje es parte de la ruta que rodea la isla. Además, es el país con mayor promedio de obesos, un 95% de la población tiene exceso de peso.
El turismo seguramente no es su principal fuente de ingreso. En el 2014 se registraron 160 visitantes, pero si calculamos que la población total es de 11.000, entonces el número no es tan desalentador. Digamos que el hecho de pisar el país menos visitado del mundo es la razón que debería motivarte.

Crédito: Hadi Zaher

Kiribati

¿Por qué no visitarlo?
Aunque no te lo imaginabas, cuando llegues a Tarawa te vas a encontrar con una de las ciudades más densamente pobladas del mundo, por lo que no vas a querer pasar mucho tiempo ahí. El costo agregado de ir a otras islas te hará replantear el destino…
¿Por qué sí hacerlo?
El 31 de Diciembre es el día para visitar Kiribati; la isla Christmas es el primer lugar del mundo en recibir el año nuevo. La superficie total del país podrá ser diminuta (811 km2), pero sus islas están esparcidas en ¡3,5 millones de kilómetros cuadrados! Y son la razón de ese raro quiebre que hace la Línea Internacional de Cambio de Fecha cuando se encuentra con el Ecuador.
Según un informe de la ONU, Kiribati sería uno de los países en desaparecer completamente durante el Siglo XXI por el calentamiento global. El plan del gobierno es mover toda la población a Fiyi. Como pocos en el mundo, Kiribati es un país en peligro de extinción.

Crédito: Luigi Guarino

 

Libia

¿Por qué no visitarlo?
Podrá haber mucho para ver, pero la seguridad no es el punto fuerte de Libia en este momento. Desde que el régimen de Gadafi terminó, la violencia sólo fue en aumento. Desde Julio del 2014 que el Aeropuerto Internacional de Trípoli está cerrado por ataques que se dieron durante la guerra civil de ese año.
¿Por qué sí hacerlo?
El potencial turístico en Libia es tan grande como el de Marruecos o Egipto, sólo que no escuchaste de él porque nunca se desarrolló. Es donde el Sahara se encuentra con el Mediterráneo; tierra de históricas ciudades romanas y griegas en perfecto estado de conservación. Y si además de ruinas querés dar un paseo por el desierto, el 90 por ciento de la superficie es de arena.

Crédito: mvongrue

Sudán del Sur

¿Por qué no visitarlo?
El país más nuevo del mundo no tuvo la independencia más pacífica. Años de guerra tuvieron su evidente impacto en la infraestructura y el país está actualmente en guerra civil. La seguridad general mejoró últimamente, pero sigue siendo un destino en el que tomar máximas precauciones.
¿Por qué sí hacerlo?
Si no viniste sólo para tener en tu pasaporte el sello del país más nuevo del mundo, agregale un tour al Parque Nacional Boma, donde vas a poder ver la migración de mamíferos más grande del mundo.

Crédito: Parque Nacional Boma – Sudán del Sur

Guinea Ecuatorial

¿Por qué no visitarlo?
¡Porque el gobierno no quiere a los turistas! Desde el momento que intentás obtener el visado, son todos dolores de cabeza. Si querés sacar fotos te hará falta un permiso fotográfico, y para moverte fuera de la capital un permiso de viaje. Tener todo en regla no es suficiente y las coimas y estafas de policías y militares te acompañarán durante todo el viaje.
¿Por qué sí hacerlo?
El hecho de que sea el único país africano con el español como lengua oficial puede ser una buena razón para los hispanoparlantes, pero sabemos que no es suficiente. Ya que hiciste el esfuerzo (burocrático y económico) de visitar Guinea Ecuatorial, tomá un barco a la pequeña isla de Corisco, donde sus maravillosas playas desérticas te harán olvidar de la corrupción aunque sea por un rato.

Crédito: William Krapp

 

Tuvalu

¿Por qué no visitarlo?
Con sólo dos costosos vuelos semanales, y encima desde Fiyi, Tuvalu nunca queda de paso. Otros destinos del Pacífico tienen mucho más para ver, haciendo que sólo se interesen en Tuvalu los viajeros que buscan los destinos más exóticos.
¿Por qué sí hacerlo?
Según las tristes predicciones, Tuvalu sería uno de los primeros países en desaparecer producto del calentamiento global. Este archipiélago del Pacífico tiene una elevación máxima de ¡2 metros! No vas a tener que transpirar mucho para escalar el pico más alto.
Lo mejor de Tuvalu está en sus atolones tropicales, en acostarse abajo de una palmera a hacer absolutamente nada, en su pista de aterrizaje que se convierte en parque público cuando ninguno de los dos vuelos semanales está a la vista, y en su dominio de internet .tv, principal fuente de ingreso del país.

Crédito: Stefan Lins

 

Islas Marshall

¿Por qué no visitarlo?
Como en la mayoría de las islas del Pacífico, lo que aterra al turismo son los costos y la accesibilidad. De hecho las dos van de la mano, porque no alcanza con llegar a Marshall en uno de los costosos vuelos de United Airlines desde Hawaii o Guam, sino que una vez en Majuro, la capital, vas a tener que volar o tomar uno de los irregulares barcos a las islas más alejadas para encontrar esas playas que viste cuando buscaste imágenes de “Marshall Islands” en Google.
¿Por qué sí hacerlo?
Miles de especies marinas y corales hacen de Islas Marshall uno de los mejores lugares del mundo para bucear. Ni siquiera las pruebas nucleares que hizo Estados Unidos entre las décadas del ’40 y ’60 alcanzaron para destruir este paraíso del Océano Pacífico, ubicado a mitad de camino entre Hawaii y Australia. Algunas de las islas están cerradas al turismo debido a contaminación nuclear o a la presencia militar estadounidense.

 

Somalia

¿Por qué no visitarlo?
¿Querés visitar uno de los países más inseguros del mundo, donde las fuerzas del gobierno y grupos armados relacionados con Al-Qaeda están en guerra desde hace décadas? No tengas miedo, la seguridad en Mogadishu, la capital, mejoró considerablemente en los últimos años. ¿Todavía no estás convencido? No te preocupes, no sos el único.
¿Por qué sí hacerlo?
Un viaje a Somalia es posible, creénos. La región autónoma de Somalilandia es un oasis de estabilidad (relativa) dentro del país, y las visas de turismo no son un problema de conseguir. Hargeisa es una de las capitales más seguras del Este africano, aunque para viajar fuera de las ciudades es obligatorio ir acompañado por guardias armados.

 

Santo Tomé y Príncipe

¿Por qué no visitarlo?
Razones para visitar estas islas sobran, pero si tan pocos turistas lo hacen es por las incómodas conexiones y por los costos altísimos. Hay sólo tres vuelos semanales desde Lisboa, Portugal, y desde Angola. Además, al ser casi todo importado, no es un país económico en el que viajar.
¿Por qué sí hacerlo?
Estas diminutas islas ubicadas en la Costa Atlántica de África Central tienen algunas de las mejores playas del continente y, lo mejor de todo, ¡lo más probable es que las tengas para vos solo! Pero no creas que es sólo playas lo que vas a poder disfrutar, ya que la mayor parte del país es selva tropical prácticamente intacta. ¡Un verdadero paraíso natural!

 

Guinea Bissau

¿Por qué no visitarlo?
Guinea Bissau tiene uno de los índices más altos de robo y crímenes violentos en todo África, lo que no es poco decir. Desde su independencia en 1974, ningún presidente pudo cumplir su mandato de cinco años, todos fueron derrocados por golpes de estado o asesinados. A la histórica inestabilidad hay que agregarle el temor mundial hacia los países del Oeste africano por la expansión del virus Ébola. Como resultado nos da un lugar en el que muy pocos quisieran pasar sus vacaciones.
¿Por qué sí hacerlo?
Olvidate de los safaris en Sudáfrica, Kenia o Tanzania; el eco-turismo en Guinea Bissau es un encuentro cara a cara con la naturaleza, sin el ruido de la cámara ni los “oooooh!”, “woooow!”, “mom, is that a lion?” de los turistas que te acompañan arriba del Jeep. En la costa de Bissau, la capital del país, está el archipiélago tropical Bijagos, donde hay muchas posibilidades de ver hipopótamos y tortugas marinas.