Foto: Sylvia

1. LA CASA DE LOS ENANOS

Se dice que en la casa ubicada en Avenida Juárez #1702 vive una familia de enanos que han mandado cubrir las rejas para evitar que la gente mire los jardines de tan hermosa mansión. Cuenta la leyenda que ahí vivía una familia que no dejaba salir a sus hijos, quienes terminaron enamorándose y teniendo enanitos.

Otros dicen que ahí vive una niña con deformidades, razón por la que no se abren nunca las ventanas ni las cortinas. No importa qué versión te cuenten, esa casa siempre ha sido un verdadero enigma.

2. EL BARRIO DEL ARTISTA

Los rumores dicen que antiguamente este bello callejón era el prostíbulo de la ciudad. Lo que hoy son pequeños cuartos ocupados como estudios por un pintores, antiguamente eran las habitaciones de las chicas que trabajaban para el placer de sus clientes.

3. EXTRATERRESTRES EN EL POPOCATÉPETL

Cientos de personas se reúnen diariamente en lugares cercanos al Popocatépetl, ya que Puebla está en el top 10 a nivel mundial de avistamientos ovnis; Se dice que en ciertos lugares, como “punto Marconi”, uno puede ser testigo de sucesos extraños como coches avanzando en punto muerto o agua que corre hacia arriba al regarla en pendientes. Algunos aseguran que ahí han tenido contacto con extraterrestres. Entre que si es verdad o no, mejor yo no me acerco.

4. LA BATALLA DEL 5 DE MAYO

Es una de las celebraciones más importantes de la historia de Puebla y de México. Los rumores y las malas lenguas aseguran que esa batalla fue ganada de pura “chiripa” y no por grandes estrategias militares. Los Fuertes de Loreto y Guadalupe se ubican en una zona alta y montañosa, por ello los franceses se vieron obligados a cargar sus pesadas armas y arrastrar cañones cuesta arriba. Poco antes de la batalla, comenzó a llover; esto atascó los cañones en el lodo impidiendo que pudieran seguir avanzando, y la pólvora de las armas francesas se mojó. Por eso los franceses quedaron desarmados ante un grupo de mexicanos que velozmente bajaban armados con espadas y machetes… ¡Así cualquiera gana!

5. EL ANTIGUO PASEO BRAVO

Según cuentan algunos abuelos, allá por 1768 el Paseo Bravo era un campo de práctica militar; entre 1812 y 1833 se convirtió en el cementerio de cientos de cadáveres de poblanos que murieron a causa de la viruela y el cólera. Finalmente se convirtió en lugar de horca para criminales a finales del S.XIX. ¿Quién lo diría?

6. CASA DE LOS MUÑECOS

Seguro que has pasado por la calle 2 Norte del centro, y si has sido lo suficientemente observador, te has topado con la famosa Casa de los Muñecos que debe su nombre a los 15 peculiares tableros de Talavera con figuras grotescas que tiene en su fachada. ¿Te has preguntado por qué fueron puestas?

Los rumores dicen que el regidor de Ovando y Villavicencio decidió construir esta casa con 3 niveles; pero la gente del ayuntamiento trató de impedirlo ya que, según ellos, ninguna casa podía tener más altura que el palacio municipal. Después de tiempo de disputa el regidor consiguió los permisos necesarios, y para restregar su victoria, colocó los 15 tableros como burla a los 15 funcionarios del ayuntamiento que intentaron detenerlo.

7. LA CHINA POBLANA

La historia cuenta que la china poblana era en realidad hija de un Rey Mongol. Su nombre era Minah. Después de ser raptada por unos piratas portugueses y vendida en Filipinas, fue enviada a la Nueva España. En su paso por Puebla, una familia española de apellido Soza compró a Minah. Rápidamente se hizo famosa por su forma tan pintoresca de vestir. Sus trenzas llenas de listones de colores estaban tan apretadas que sus ojos se estiraban y rasgaban, razón por la que comenzaron a llamarle “China”. Las mujeres indígenas de la ciudad comenzaron a imitar su vestimenta agregándole un gusto indígena, dando pie a la famosa vestimenta de “la China Poblana”. Murió el 5 de enero de 1688 a la edad de ochenta y dos años y se le comenzó a rendir veneración como santa, hasta que en 1691 la Santa Inquisición lo prohibió. Sus restos descansan en la sacristía del Templo de la Compañía, también conocida como la tumba de la China Poblana. Como quien dice: ni china, ni santa.

8. LA FUNDACIÓN DE PUEBLA

La propia historia de cómo, dónde y cuándo se decidió fundar esta interesante ciudad es leyenda. Ésta cuenta que el obispo Fray Julián Garcés tuvo una visón brindada por el Arcángel San Miguel, en ella le mostró una bella y fértil tierra a 5 leguas de distancia de donde él se encontraba, e incluso le dejó unos planos de cómo debía ser trazada la ciudad.

Años después saldría una leyenda más donde un grupo de ángeles ayudarían a subir la campana más grande de la Catedral. Nombrada “María de la Concepción”, dicha campana pesa 226 kilos, razón que hacía imposible que la fuerza humana la subiera a la torre más alta. Una noche un guardia soñó que un par de ángeles la subían y colocaban. Al día siguiente la campana estaba colocada en su sitio en las alturas. ¿Ahora entiendes por qué es conocida como Puebla de los Ángeles o la angelópolis? ¿Será que en verdad la ciudad está custodiada por ángeles?

9. EL MOLE POBLANO

Hay muchas versiones de cómo fue creado y en qué circunstancias, pero mi favorita es aquella que incluye la explicación de por qué lleva ese nombre. Y a pesar de que la palabra mole en náhuatl significa salsa o guisado, el mito dice que Sor Andrea, la mejor cocinera del convento de Santa Rosa, preparaba un nuevo platillo para sorprender a un importante virrey. Mientras ella trituraba diferentes ingredientes en su metate, sus compañeras rezaban – ¡San Pascual Bailón, yo pongo el trabajo y tú la sazón! –

En una de esas pasó la madre superiora, Sor Andrea de la Asunción, que exclamó fuertemente: “¡pero qué bien mole!”. Entre risas todas la corrigieron – Muele hermana, se dice qué bien muele -. Por eso Sor Andrea decidió ponerle este nombre. Horas después recibieron felicitaciones especiales del virrey que quedó fascinado con dicho platillo. ¿Será?

10. EL CALLEJÓN DE LOS SAPOS

Según rumores le debe su nombre al Río San Francisco, ya que se desbordaba con frecuencia e inundaba el callejón de la 6 Sur. El agua estancada se convirtió en el hábitat perfecto para grandes cantidades de sapos, lo que llevó a la gente a llamarle Callejón de los Sapos.

11. LA CASA DEL ALFEÑIQUE

¿Sabías que además de tener una hermosa fachada, tiene una historia de amor oculta? La leyenda dice que por allá de 1790 un herrero español, de nombre Ignacio Morales, estaba perdidamente enamorado de Ana, una hermosa poblana que solicitó a su enamorado, como prueba de amor verdadero, una casa construida de dulce.
Ignacio construyó la actual casa con caramelos hechos con azúcar de caña (alfeñiques). Su promesa de amor fue tan profunda que los caramelos se solidificaron tanto que cualquiera juraría que es material de construcción. ¿Ven como el amor crea imposibles? Si no me crees, ve a ver este milagro ubicado en la 4 Oriente #416.