Crédito de la foto de portada: Thomassin Mickäel.

“El que es perico donde quiera es verde”

Un dicho muy emotivo que denota que el que es chingón, es chingón sin importar las circunstancias… como los mexicanos. Por favor, hagamos caso omiso de los periquitos australianos y sus múltiples colores y enfoquémonos en los pericos más cabrones, que siempre son verdes.

“Ves burro y se te antoja viaje”

Si en el burro caben dos… pues hay que aprovecharlo.

“Lo Cortés no quita lo Cuauhtémoc”

Octavio Paz es el responsable de este juego de palabras que es también un reflejo de la identidad mexicana. ¿Que por qué se exalta la valentía del emperador mexica? ¿Cuántos de ustedes seguirían recitando poesía y haciendo metáforas floridas si les estuvieran quemando las patas? Yo nada más digo…  

“Alegre el indio y le das maracas”

En su forma más general, este dicho hace referencia a las personas que provocan a alguien aprovechándose de sus debilidades; sin embargo, también apela directamente al potencial fiestero del mexicano. Entiéndase “alegre” como el estado eufórico consecuente del inicio de la intoxicación alcohólica y las “maracas” como un perfecto potenciador de dicha euforia. Una versión más moderna es el también famoso “si ya saben como me pongo, para qué me invitan”.

“Cuando hay para carne… es vigilia”

Dicen que los mexicanos nos reímos hasta de nuestra desgracia y este dicho es la perfecta prueba de ello. Noten que el detalle católico de la frase aplica al pie de la letra para la gran mayoría de los mexicanos… no pisamos una iglesia a menos que vayamos a una boda, pero qué tal le entramos a las empanadas de camarón en Semana Santa.

“Ahora es cuando chile verde, le has de dar sabor al caldo”

Acciones y no palabras. ¡Rífese!

“¿No que no tronabas pistolita?”

Aplica cuando el individuo al que apela el refrán anterior, efectivamente, se rifa.

“A falta de pan, tortillas”

Esta frase explora la versatilidad del mexicano, que siempre tiene una solución ingeniosa a sus carencias. También es una frase un poco truqueada, ya que cualquier mexicano cambiaría con gusto un bolillo por unas tortillitas recién salidas del comal, pero ¿cuántos de ustedes se sentirían en plenitud gastronómica en la situación contraria? ¡Ah, verdad!   

“Echando a perder se aprende”

Máxima filosófica del mexicano que explora la lógica del proceso didáctico. Nosotros no la regamos, estamos en un proceso de aprendizaje contínuo.  

“El que se fue a La Villa, perdió su silla”

Frase dominguera que nos enseñó, desde pequeños, que nada tenemos asegurado en esta vida. Este es uno de esos ejemplos de la sabiduría popular que quedó rebasado por el ingenio mexicano. Hoy en día es bastante común ver gente que va a La Villa llevando sus propios banquitos, especialmente esos que son un Transformer bastón-banquito-arma de corto alcance. ¡Qué tiempos!

“Viejos los cerros y todavía reverdecen”

Bonita frase que nos invita a poner nuestra edad en un contexto más geológico, pa’ sentirnos jóvenes, ¿verdad? También es una alegoría a la sabiduría de las personas mayores y al bonito paisaje de México, lleno de cordilleras y volcanes… a menos que vivas en la península de Yucatán, donde los cerros son considerados entes mitológicos.   

“El que no conoce a Dios, a cualquier barbón se le hinca”

Está bien, esta frase no tiene mucho que ver con la identidad de los mexicanos, pero es uno de nuestros dichos más chistosos, sobre todo en estas épocas de nuevas religiones y hipsters de barbas tupidas.  

“Al que nace para tamal, del cielo le caen las hojas”

Determinismo mexicano en su forma más pura. El libre albedrío palidece frente a esta y otras sentencias como “el que nace para maceta, del corredor no pasa” y el clásico “árbol que nace torcido, jamás su tronco endereza”.

“El que no transa no avanza”

Lamentablemente, este dicho sigue presente en la ideología de muchos mexicanos. Por ahí dicen que a México no le va peor en el Índice de Percepción de la Corrupción porque ha dado mordida en los últimos conteos… Pero fuera de chiste, ya va siendo hora de no ser tan pinches transas. Políticos, pueblo e instituciones, va parejo para todos.  

 

Espero que encuentren un poco de sabiduría mexicana encerrada en estos refranes y recuerden que el que madruga… encuentra todo cerrado.