Granada es una ciudad muy especial por muchas cuestiones. Por ejemplo: tenemos el monumento más visitado de toda España y posiblemente uno de los más bellos del mundo, la Alhambra. Pero también tenemos otro monumento que atrae y fascina por igual: la tapa gratis.

En Granada se suele cobrar una media de 2€ por consumición, con la que te corresponde una tapa. Lo importante es saber donde ir para que no te den gato por liebre, aquí mis ocho mejores recomendaciones.

1. Los Diamantes (Navas, 26)

Una publicación compartida de marc. (@lafarsa) el

Abierto desde 1942, todo el mundo conoce Los Diamantes. El clásico, el genuino, el inimitable. Tienen una segunda sede en Plaza nueva, pero ese en el que te tienes que abrir paso a codazos hasta obtener un mínimo trocito de barra, ese donde apenas hay guiris, ese donde un sólo camarero parece metamorfosearse en un pulpo de mil brazos repartiendo tapas a diestro y siniestro… ¡ese es el bueno!
Especialidad: pescaíto frito.

2. Casa Enrique (Acera del Darro, 8)

Una publicación compartida de Fusconi Luca (@piccololenin) el

Abierto en 1870, se autoproclama el tercer bar más antiguo de toda Andalucía y el primero de toda la ciudad. Quizás es lo que le da derecho a pasarse por el forro una de las tradiciones más cumplidas de esta bendita ciudad: la tapa gratis. Aquí hay que pagarla aparte… Especialidad en vinos y embutidos.

3. Bodegas Castañeda (Almireceros, esquina con calle Elvira)

Una publicación compartida de Mirek Całka (@mirek_calka) el

Estas bodegas es uno de los lugares más tradicionales de Granada y parada obligatoria en una ruta de tapas por la ciudad. Decorada al más puro estilo añejo andaluz: barricas, botellas, botas de vino, jamones colgados, además del busto de un imponente toro y farolillos.
Es especialmente famosa por sus vinos, pero sobre todo no te vayas sin probar el vermú y su popular “calicasas”, una mezcla potente de varios vinos.

4. Aliatar (plaza Aliatar, Albaycín)

Una publicación compartida de Isa S (@isanchezcas) el

“ Quedamos en los caracoles!” Esta es la señal para saber que vamos a subir al barrio del Albaycín, a sentarnos en una de sus preciosas plazoletas a tapear en el Bar Aliatar, que toma el nombre de la plaza. Obviamente su especialidad son los caracoles desde que cualquier vecino recuerde, receta del caldito picantico, con sus almendras y sus guindillas, se sigue manteniendo intacta desde tiempos inmemoriales.

5. Casa Julio (Calle Hermosa, 5)

Aunque muchos piensan que Casa Julio “ya no es lo que era” debido a su cambio de dueños, lo cierto es que ese pequeño rectángulo, con su barra y azulejos castizos, situado en un estrecho callejón de Plaza Nueva, sigue siendo toda una institución en la ciudad. Para los primerizos no es fácil de encontrar. Las berenjenas y los boquerones fritos, así como el cazón en adobo, son todo un clásico. De bebida recomiendo acompañar con Barbadillo, ese vino blanco de tierras gaditanas que tanto apreciamos por el sur.

6. La Bella y La Bestia II (Cárcel Vieja, 1)

Este es un ejemplo de que “el tamaño SÍ importa”. No es de extrañar que esté siempre a reventar, en particular por gente joven. Decir que con dos tapas has cenado no es una exageración, es la puritica verdad. Tapas enormes, que hasta hay que compartir a veces: patatas con alioli, croquetas, hamburguesa pequeña, jamón serrano…

Además de los caracoles picantes, no vayáis sin probar: callos de ternera caseros, aguja a la pimienta verde, choto al estilo campero, jamón serrano de las Alpujarras y su tortilla Al-Yantar.

7. Bodeguilla de al Lado (Tendillas de Santa Paula, 4)

También conocida como Casa Fuensanta, en honor a la carismática dueña. Este local de dos alturas y mucho aparejo y cachivache y adornito colgando de las paredes es un entretenimiento y un paraíso para fotógrafos. Fuensanta, que es muy entendida en vinos, nos ofrece una selección tanto nacional como internacional, muy interesante. Como especialidades, aconsejo: Melva canutera y mejillones de Barbate, alcachofas y espárragos de la Vega de Granada, tomates negro y raf de la Costa Tropical, anchoas del Cantábrico, sardinas en salmuera, queso de cabra de Zuheros, jamón y embutidos ibéricos.

8. La Ballena Alegre (Plaza de Toros)

Este bar situado en otra de las zonas de tapeo mítica de la ciudad es considerado por muchos el mejor bar de tapas en Granada. No sé, no sé… la competencia es alta, pero sí que se aprecia por su sencillez, sus precios económicos y por poder elegir la tapa que prefieras. Pincho moruno, carne en salsa, boquerones en vinagre…